Unos Goya que, en Sevilla, hacen historia

¿Cómo vivió la gala “Sevilla Magazine”? ¿Qué vimos? El análisis de lo que pasó ayer en nuestra ciudad, en tan solo unas líneas…

por Ricardo Castillejo

Y los Goya llegaron a Sevilla. Después de mucho anunciarlo, de tanta expectación como se había generado en la ciudad, los premios del cine español tuvieron lugar ayer en el Palacio de Congresos y Exposiciones y, tal y como se esperaba, tirando la casa por la ventana. Claro que, entre las “estrellas” de la “alfombra roja”, brillaron con luz propia las de aquí, las nuestras, las que estaban en su hogar y con su gente. Nombres como los de Paz Vega, acompañada en todo momento de su inseparable marido, Orson; o Belén López, guapísima de rojo apoyando la moda andaluza  (sus pendientes eran de Esther Amo); o Paco León, elegante y seductor, y su hermana, María, auténtica en todo su pequeño pero poderoso ser; o Belén Cuesta, de Oscar de la Renta.

Rosalía
Silvia Abascal

Muchos, muchísimos medios pero todo perfectamente organizado para saber dónde estabas, qué podías hacer, con quién tenías que hablar si surgía alguna duda. “Chapeau” en este sentido porque, a nivel moda, la verdad es que, aunque se vieron maravillosos modelos, también hubo algunas decepciones. ¿Lo más? La mencionada Paz Vega, Toni Acosta (con un The 2nd skin) y, en especial, Silvia Abascal, impecable siempre y con un maravilloso vestido de Marchesa que hacía suspirar nada más verla, y, cómo no, Nieves Álvarez, con un Elie Saab que quitaba el hipo. ¿Penélope? Sí, estuvo –de Chanel– pero, al menos ante la prensa, fue tan fugaz que, en mi caso, la vi poco y, más que nada, de espaldas. Ella y Almodóvar, sin duda, los más esquivos.

Paz Vega

Muy bien también Belén Rueda, de Benjamin Friman, con la que estuvo, mano a mano, Alejandro Amenábar. Y también María Adánez, de Santos Costura, Hiba Abouk, nuestra querida Antonia San Juan, con un patrón joya “Nilo” Dname Couture y la simpatiquísima Cayetana Guillén Cuervo. Y sorprendente,  como siempre, Macarena Gómez, de blanco y con capucha y con su esposo, a juego (él sin capucha). Claro que la más orgullosa fue Tamara Falcó quien, a pesar de que desconocemos el por qué de su presencia en la gala –tampoco tiene que haberlo pero sí que llamó la atención-, allí estuvo con un “look”, en blanco y negro, creado por ella mismo.

Macarena Gómez
Foto: Miguel Córdoba

No podemos olvidar otras como Leonor Watling, Lola Dueñas, Natalia de Molina o las siempre divertidas Loles León y Rossy de Palma, ambas muy “lentejueladas” la primera, de rosa, y la segunda, de dorado, tirando para nuestra tierra, del utrerano Alejando Postigo. Capítulo aparte, las “señoras”, Julieta Serrano o Marisa Paredes, divina de blanco con un Christian Dior.

Sin embargo, los que de veras arriesgaron en materia de vestuario fueron los hombres. Eduardo Casanova, Álex González, Rubén Ochandiano, Miguel Ángel Muñoz, Antonio Velázquez, Berto Romero, Carlos Acosta (bailarín protagonista de “Yuli”), Andrés Velencoso, Antonio de la Torre… Los hombres vienen pisando fuerte en lo que a la imagen se refiere y muy atrás quedaron ya los “looks” aburridos se refiere. Ellos se cuidan, les gusta arreglarse… y qué mejor lugar que demostrarlo que en citas como ésta que hoy referimos.

Eduardo Casanova

Más allá, Juan Antonio Bayona, Alex de la Iglesia y Carolina Bang, Isabel Coixet, Karra Elejalde, Mariano Barros, los presentadores –Andreu Buenafuente y Silvia Abril-, y las cantantes Rozalén, de un inmaculado Juana Martín, y Rosalía, con unas uñas de diamantes que no podías dejar de mirar. Porque de eso se trataba (y a eso invitamos con nuestro reportaje fotográfico). De mirar, comentar, soñar a veces, alucinar otras. Todo eso que provoca la gran pantalla y que, tras la entrega de galardones, continuó con fiestas, privadas, como la que organizó nuestra paisana, Paz Vega –en los jardines Villa Luisa– o la que la propia Academia tenía preparada en la planta baja de FIBES. Allí no sabemos qué ocurrió pero nos enteraremos para próximas crónicas. Ésta, por ahora, termina. Aunque lo que en estas líneas se cuenta, difícilmente podrá olvidarse.

(Visited 254 times, 1 visits today)

Leave a Reply