Juana Martín: “2017 ha sido el peor año de mi vida”

 

 

Después de un año en el que, según ella, apenas nada ha sido bueno, la diseñadora -que nos habla en exclusiva- acaba de recibir la buena noticia de que la justicia le haya absuelto de la acusación de alzamiento de bienes en el caso Invercaria

 

por Ricardo Castillejo

 

2017 ha sido un año nefasto para ella, sobre todo tras producirse el fallecimiento de su padre, el hombre más importante de su vida. Sin embargo, entre lo positivo está, junto a haber recibido el premio a la “Mejor diseñadora” en “Favoritos 2017” -durante el quinto aniversario de nuestra revista, “Sevilla Magazine”-, la absolución judicial dictaminada por la justicia y que libera a Juana Martín de cualquier sombra de duda en relación al caso Invercaria. Una prueba más que la vida le tenía preparada y de la que la cordobesa, que siempre defendió su inocencia, ha salido victoriosa y reforzada.

-¿Qué ha supuesto esta sentencia absolutoria para ti?

-Fíjate que es un documento de 18 páginas en el que han explicado todo. Llevábamos cinco meses esperando y ha sido como imaginábamos porque, cuando no hay, no hay. Pero no solo en mi caso sino también en el de mi hermano y mi padre, que el pobre mío era consejero como algo simbólico. Ha sido mucho el daño gratuito y a la vista está que soy inocente de todo.

-Han sido cuatro años de ‘calvario’ que ponen algo de luz en 2017, ¿no?

-Bueno, es un desenlace esperado que me ha dejado muy tranquila. El equipo de abogados me pidió desde el principio que estuviera tranquila pero es que me acusaron de algo que no era cierto. Al final la justicia ha sido contundente pero 2017 ha sido el peor año de mi vida. No ha habido alegrías para mí. La pérdida de mi padre es lo más duro que me ha pasado. Ha sufrido muchísimo, aunque supiera que no había nada. Era un hombre enfermo y las malas noticias incidían en su enfermedad.

Juana Martín recibe el premio “Favoritos 2017” Sevilla Magazine de manos de la empresaria Teresa Moreno. Foto: Estudio Fotografía González.

-¿Qué sentiste cuando recibiste el documento?

-No lo recibí. Como había habido en el proceso muchas infiltraciones a la prensa, que no sabíamos de qué forma se producían y derivaban en titulares sensacionalistas, mi abogada, María Dolores Moreno, avisaron al juzgado para que se llamara al orden y que fuera yo la que me personara allí para recibir el acta y, después, decidir qué se hacía en cada momento y cuándo hacerlo público. El hecho de haber mencionado el nombre de mi padre, que no está y no ha podido vivir la inocencia con nosotros, fue muy emotivo.

-Eres una mujer consagrada a la moda pero, ¿qué es este mundo para ti?

-Una forma de vida. Mi vida gira en torno a la moda. No es solo un negocio, es una forma de sentir. A veces se trabaja sin la remuneración que se debería tener pero es mi manera de expresarme.

-¿Te sientes profeta en tu tierra?

-No, para nada. Creo que eso lo siente poca gente. He pasado cosas muy bonitas en mi tierra, con personas que me quieren y se han alegrado de mis éxitos, pero también he tenido experiencias muy duras. La envidia y la maldad de muchos que esperaban que me metieran presa ha sido muy extraña. No entendía tanta crueldad y cómo hay mentes tan cerradas pero bueno, supongo que hay quien se queda solo con lo que lee y escucha en los medios para, desde ahí, hacer sus valoraciones. Sea como sea, he visto barbaridades. No era “presunta” y que yo sepa, hasta que un juez no dice que eres culpable, en España existe la presunción de inocencia.

Foto: Nacho Álvarez

-¿Y todo esto cara a tu empresa?

-Hombre, no me ha beneficiado. Cada vez que hacía un desfile, una semana antes, toda la prensa nacional estaba esperando. Parecía que no hubiera más cosas que lo mío. Es más, me han llamado de medios para comentarme que estaban haciendo guardia en el juzgado esperando saber qué pasaba con mis asuntos, llamando constantemente para conocer la sentencia. Y mientras, el país cayéndose por lo de Cataluña… Parece que vende destrozar la imagen pero, ¿quién reestablece todo el dolor? ¿Quién le paga a mi padre enfermo esos malos ratos? ¿Quién me dice a mí que un hombre en sus circunstancias no ha sufrido cómo su enfermedad se removía por esto? Estoy segura que sí…

-¿Habrá alguna celebración, aunque sea pequeña, en Navidad?

-No, de momento no hay Navidad para mí. Y no sé tampoco cuándo la habrá. El cuerpo no me pide fiestas porque falta lo más importante de mi vida. No hay nada que celebrar.

-¿Pero piensas en 2018? ¿Tienes planes laborales?

-Hay un proyecto fuera de nuestras fronteras que se está valorando mucho. Estamos viendo posibilidades. Ha sido un tiempo, el de atrás, en el que he estado un poco en “modo off”. No me encontraba al cien por cien.

 

(Visited 242 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión