“We love flamenco”: Un universo de volantes entre lo tradicional y lo transgresor

Concluye la séptima edición de “We love flamenco” demostrando que es una pasarela imprescindible y con grandes creadores jóvenes, como Ventura, que marcan un antes y un después en nuestro traje típico

por Ricardo Castillejo

Personalmente creo que “We love flamenco” necesitaría estar ya en otro espacio porque, aunque sus responsables quieran darle ese aire exclusivo que aporta el Salón Real del Hotel Alfonso XIII, lo cierto es que no es cómodo para los accesos y que, por la cantidad de público asistente, los desfiles no se disfrutan al cien por cien con las comodidades que podría dar a esta pasarela una nueva ubicación. Pero bueno, al final cada uno con su empresa hace lo que considera y hay un hecho incuestionable: Laura Sánchez y Javi Villa han logrado que su negocio, funcione. Otra cosa es que aún queden cosillas por solucionar como, sobre todo, la cuestión horaria -demasiados retrasos-, pero lo cierto es que, gracias a este evento muchos son los diseñadores que encuentran una plataforma en la que han nacido o en la que, como es el caso de Ángeles Verano, han podido seguir desarrollándose, que se dice pronto, 25 años después de empezar.

Un bonito aniversario, el de Verano, que le hizo rescatar a modelos míticas de la ciudad para desfilar una colección muy en la línea de esta amante incondicional de los estampados, los lunares y las suaves caídas. Una forma de contar la flamenca la suya que recibió sonoros aplausos en estas jornadas inauguradas, como viene siendo habitual en este certamen, por Rocío Peralta, quien, el miércoles, buscó en el “Génesis” un origen de la creación plasmado con muchos tonos tierras y mantoncillos en patrones sencillos adornados con, a modo de tocado, flores o cabezas de animales como ciervos, leones o tigres.

No faltaron, el jueves, los mantones de Foronda, además de firmas como Laura de los Santos, Manuela Martínez, Ángela & Adela o Flamenca Pol Núñez, más serena en sus propuestas, pero con esos imprescindibles “patchwork” que se han convertido en su santo y seña y que, en esta ocasión, se mezclaron mucho con los típicos lunares -lunaritos, más bien- en una gama cromática donde, los rojos, destacaron de forma especial. Por su parte, Eloy Enamorado dedicó a su abuela “Pepa” un trabajo que partió de una “glamourosa” línea en grises -muy costeada en tejidos y en todo lo que a ornamentación se refiere-, dentro de un tiempo donde se contó como invitadas estelares con Ángela Ponce, Miss España, y la cantante Lorena Gómez, increíblemente bella con un “look” en el que las gasas transparentes permitían interesantes efectos ópticos como el que, los volantes de las mangas, dieran la sensación de estar mágicamente en los puños, sin aparente unión de tejido con los hombros. Más adelante, este joven profesional de Burguillos, desplegó un abanico de colores, con aires zíngaros, idóneos para las más atrevidas.

El viernes fue el turno de Lola Azahares, Ángeles Fernández, Fabiola, Rocío Olmedo y, en el tramo final, Pablo Retamero y Juanjo Bernal, los Dolce&Gabbana de la flamenca, geniales en su manera de plasmar la Italia de los 50 -la de Sofía Loren y la Dolce Vita-, en escotes corazón y sexys tirantes, amplias faldas que se abrían desde la cintura y bajos que mostraban los tobillos con los correspondientes taconazos de aguja. Todo un espectáculo que mereció la pena y que dejó el listón muy alto para las jornadas venideras.

Además de la mencionada Ángeles Verano, el sábado vinieron “Notelodigo”, Paco Prieto, El Ajolí, Santana Diseño, Luisa Pérez y la siempre sorprendente Sara de Benítez, capaz de hacernos viajar de safari con un exotismo que se acentuó con los coloridos turbantes que usó como complemento para el pelo. De inmediato, Carmen Acedo nos trasladó a la “Calle Castilla”, título de un pase muy feriante y muy castizo, pero dentro del que también tuvieron cabida ideas más atrevidas en blanco y estampados naranjas o negro con aplicaciones en el pecho y espalda, a modo de ramas, también en blanco.

Por último, para el cierre de ayer, “We love flamenco” preparó platos fuertes, por la tarde, como Juan Boleco, Mónica Méndez, Javier Mojarro, Daniel Robles o Rosa Pedroche. Antes de este elenco, por la mañana, Mercedes Dobenal, El Madroñal y Ventura que, siendo honestos, merece un capítulo aparte. Porque Ventura es todo lo que, al menos a quien suscribe, reúne uno de esos raros genios que, de vez en cuando, aparecen en cualquier sector para volver a enamorarte de algo que pensabas había alcanzado su horizonte. Pero sí, en la flamenca existen nuevos destinos como los que marca este perfeccionista que mezcla a la perfección lo urbano con el “volanteo” desde, igual que en la nueva cocina, la deconstrucción de lo tradicional. Abrigos que se reinventan y que se complementan con bajos de volantes unidos al cuerpo con tejidos alambrados, chaquetas “Chanel”, bombers, espaldas confeccionadas con aros… Nuevos aires hasta en la forma de presentarse ante el público las desfilantes, los recogidos como trenzas invertidas, el sonido ambiente a ritmo de Lady Gaga… Una revolución del “olé” que, como el resto en general -cada uno con su estilo-, siempre deja con ganas de más. Por eso, y mucho más, larga vida a “We love”…

Algunas de la propuestas flamencas de Ventura.
Diseño de Juan Boleco
(Visited 185 times, 1 visits today)

Leave a Reply