Pastora Soler: “El trabajo es muy importante, pero la música no es mi vida”

Pastora Soler es más Pili Sánchez que nunca, tal y como demuestra en su DVD+CD de “La Calma”, grabado en directo el pasado mes de junio en un escenario con el que llevaba soñando toda su vida: el Auditorio Rocío Jurado

 

por Ricardo Castillejo

 

Cuatro años han pasado ya desde que abandonara los escenarios por problemas derivados del miedo escénico, pero Pastora ha vuelto por todo lo alto y más segura que nunca. Actuó en su tierra en junio pasado con toda su fuerza y grabó ese espectáculo para el trabajo que acaba de publicar y que llega tras haber aprendido a digerir el éxito de su profesión y a separarlo de su vida personal. Está feliz, aunque siempre desea volver a casa a seguir ejerciendo como madre de su hija Estrella.

-Estás más segura que nunca hasta en entrevistas, que eso antes te costaba…

-Me costaba la vida. Hice hasta un curso de cómo hablar en público en la Universidad porque me descomponía hasta el hecho de decir algo en los conciertos al terminar. Hoy día no hay quien me calle… (risas).

-¿Y qué ha pasado?

-No hay otra cosa que la experiencia, la vida, ser un poco autodidacta y adquirir seguridad. Me acuerdo en la época que trabajaba con Luis Sanz, que me enseñaba muchas cosas (incluso cómo tenía que gritar en los conciertos).

– Cuando un artista se atreve con un disco en directo es porque es muy buen artista…

-Claro, tiene que haber mucha seguridad. Lo decidimos porque, en principio, este concierto de Sevilla era el último de la gira (aunque al final no lo ha sido, porque hasta febrero no terminamos), pero era una espinita que yo tenía de volver a mi tierra después de todo lo que había pasado y hacerlo con esa seguridad.

-Cuando te escuchas, ¿te sacas defectos?

-Me da mucho coraje escucharme a mí misma (risas). Cuando recibí el DVD y me iba a ver hablar y en imagen, me acuerdo que estaba en la playa y le dije a los de la compañía que no tenía ‘wi-fi’. Luego me sorprendió porque lo vi y me gusté (risas).

 A lo mejor con el tiempo uno se vuelve más generoso consigo mismo…

-También. Yo aprendí la lección, con mi crisis, de que era muy exigente conmigo misma y eso no vale para nada. Si eres responsable y disciplinada, das lo mejor de ti, pero no es necesario castigarte tanto.

-¿Qué más has aprendido de ese momento crítico?

-A quererme más y a tener una escala de valores completamente diferente. Para mí, el trabajo es muy importante, pero la música no es mi vida. Además, siempre lo he hecho desde que era muy niña el querer vivir mi infancia, luego mi juventud, la etapa de la universidad… No me he perdido nada nunca.

-En eso ha hecho mucho tu única hija, de momento…

-Y definitivamente (risas). Tengo que convencer a mi marido porque no quiere. Yo lo tendría por ella más que por mí. Tengo dos hermanos y los valoro mucho y no me gustaría que ella no tuviera.

-¿Cómo se hace cuando se canta a tu hija, como tú en “Estrella”, para no emocionarte?

-Fue el único momento, en el concierto de Sevilla, que me atraganté un poco y no sabía ni donde estaba en el público. Todo depende de la concentración porque si no, no puedes. Fíjate que lo he disfrutado más cuando lo he visto como espectadora.

-Miguel Bosé afirma que hasta que no tuvo sus hijos no supo de verdad lo que es el amor…

-Es un amor brutal. Cuando me voy es como eso que se siente cuando te enamoras, pero multiplicado por mil y, con el tiempo, se va haciendo cada vez más grande.

-¿Y qué te parece el mundo que tenemos para ella?

-Sobre todo quiero que ella sea una buena persona, algo que ya se ve, aunque tenga solo tres años. En el mundo en el que estamos, gracias a Dios, se ha avanzado mucho. Me gustaría que fuera un mundo tolerante y libre. Creo que hay muchísimas más oportunidades que antes.

-Como madre ¿eres muy sobreprotectora?

-Para nada, Mi marido sí, pero yo no. Incluso la he dejado que se caiga para que no vuelva a tropezar la próxima vez. Además, ella es muy independiente y no es llorona, ni caprichosa.

-Para terminar, ¿conservas ‘la calma’?

-Desde que empecé he tratado de tener ese equilibrio entre lo profesional y lo personal y, ahora, después de terminar la promoción del disco, volveré a casa a hacer de madre. Aunque a veces sea inevitable que lleguen tormentas, hay que aprender a salir de ellas y eso, lo he aprendido.

-¿Te enfadas alguna vez?

-A veces me digo que me tengo que enfadar más, porque solo lo hago con mi marido o mi madre (risas). Tengo mucho aguante, eso sí.

 

 

(Visited 242 times, 1 visits today)

Leave a Reply