Casillas cumple años en el limbo profesional


A falta de confirmación oficial, medios portugueses apuntan a que el guardameta, que hoy cumple 38 años, anunciará pronto su retirada. Íker, que no terminaría de distanciarse el mundo del fútbol, deberá pasar una temporada refugiándose en el amor de su mujer, Sara Carbonero y sus dos hijos.

Por Pepe Zarza

El jugador cumple hoy 38 años ante una agria decisión que tomar: continuar o no en el mundo del fútbol. Su principal motivo para soplar las velas es que lo que ocurrió el primer día de este mes se haya quedado en un susto, un gran susto. Todo comenzó cuando, tras un entrenamiento con su equipo, el Oporto -preparatorio para el encuentro de la Liga portuguesa frente al Desportivo Aves-, sufrió un infarto de miocardio.

Las alarmas de la prensa internacional saltaron: Íker Casillas había sido trasladado al hospital privado CUF Oporto, donde los médicos le detectaron graves problemas de corazón. Sin embargo, el alivió llegó cuando comunicaron que estaba fuera de peligro tras hacerle un cateterismo (es decir, se le introdujo un catéter para comprobar el estado de sus funciones cardiovasculares y ver cuánta sangre bombeaba). A raíz de la noticia muchos futbolistas, clubes e, incluso, políticos, fueron los que le mostraron su apoyo por redes sociales, entre ellos, su excompañero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo: “Mucha fuerza, amigo”, le escribió. Mientras tanto, Sara Carbonero se encontraba en Tarifa, realizando una de sus entrevistas para Cuatro, puesto que ocupa desde que terminó su período de excedencia. En cuanto se enteró de lo sucedido puso rumbo a la ciudad portuguesa para llegar lo antes posible al centro donde estaba ingresado su marido. 

Así, de forma inesperada y abrupta ha terminado la temporada para el portero, que ahora dedicará tiempo a estar con su familia, su mujer y sus dos Martín y Lucas, de dos y cinco años de edad. Tanto Íker como Sara llevan disfrutando de un día a día mucho más tranquilo desde que, hace tres años y medio, se instalaran a Oporto, lejos del ajetreo de Madrid. Un cambio de Club, de ciudad y de vida que le ha otorgado a la pareja grandes éxitos personales y profesionales. De hecho, la última explosión de alegría para el portero fue cuando en marzo su equipo se clasificó para cuartos de final de la Champions League. Por su parte, la estilosa periodista ha estado viniendo a España para colaborar como embajadora con distintas marcas (acumula 2.3 millones de seguidores en Instagram) y ha vuelto a su trabajo en Mediaset con una sección de entrevistas en “Deportes Cuatro”. Una realidad completamente estable la que disfruta quienes protagonizaron el beso más famoso de la historia de la televisión en España y para los cuales, aunque se hayan topado con un bache, todo parece seguir viento en popa. 

Eso sí, ahora Casillas se enfrente a la difícil decisión de si continuar parando goles o, por el contrario, disfrutar de un ritmo más relajado, sin tantos sobresaltos, y curarse en salud. Según la prensa portuguesa, el madrileño tiene intención de comunicar pronto su retirada de los terrenos de juego. Sabemos que aún le queda un año de contrato, con posibilidad de alargarse otro año más, sin embargo, este último susto podría precipitar su retirada. El presidente del Oporto, Pinto da Costa, le habría ofrecido continuar en la estructura técnica como una especie de “embajador internacional” aprovechando su gran tirón mediático… Y es que, como todos sabemos, en el mundo hay héroes que disfrutan de un momento de gloria que, al poco tiempo, se convierten en los llamados “juguetes rotos”. Sin embargo, aunque Íker Casillas haya dejado de ocupar el trono del fútbol español, el cariño que hace desprender del público es algo que parece no terminar nunca. Sin duda, una recompensa emocional bien merecida.

(Visited 29 times, 1 visits today)

Leave a Reply