Yo ya estuve allí

Cuando se es más inmaduro que joven (porque hay jóvenes maduros y adultos con cero madurez) no solo no se acepta otra realidad más allá que la que uno quiere sino que hasta se niega cualquier posibilidad de error, creyéndose poseedor (o poseedora) de la verdad absoluta. Es un tipo de personas ése que, se lo advierto por experiencia, si pueden tenerlas lejos mejor porque, tarde o temprano, terminarán causándoles dolor de cabeza. Además, seguro que tiene esto una explicación psicológica, mucha de la gente que se ajusta a este perfil se encuentra instalada alrededor de la treintena momento en el que, supongo, la mezcla de autoridad de lo experimentado -unida a una cierta soberbia de la juventud-, es casi como una bomba atómica…

Ésa misma es la que ha estallado esta semana con Cristina Pedroche quien, tras ir como invitada a “El hormiguero”, ha provocado reacciones tan airadas como las de Nuria Roca la cual, viendo el discurso de mujer enamorada de la presentadora de “Perdidos en la tribu”, no ha podido sino mostrar su disgusto por cómo Pedroche habla de su marido, David Muñoz, a quien considera ese “amor verdadero” que “solo existe una vez en la vida”.

Yo (que, como le pasa a Nuria, también tengo unos años para haber estado en la misma tesitura que Cristina) también he escuchado en los últimos tiempos muchas tonterías similares que ahora me provocan una cierta sonrisa y el pensar: “No te queda ná…”.

(Visited 137 times, 1 visits today)

Leave a Reply