We Love Flamenco, una pasarela de volantes y emociones

El emocionante desfile a beneficio de la Fundación Sandra Ibarra frente al cáncer volvió a convertirse en la cita obligada de los viernes de We Love Flamenco. En su quinto aniversario quiso quiso volver a dar protagonismo a las mujeres que luchan frente a esta enfermedad, quienes sirvieron de modelos para las propuestas de los diseñadores participantes en We Love Flamenco.

La tarde la abrió el Rafa Valverde con su colección ‘Mi Cosaría’ que dedica cariñosamente a su abuela, a quien apodaban “La Cosaría” y quien sirvió junto a las raíces francesas del diseñador, como hilos conductores de su desfile. “El toque parisino de ‘moda’ está muy presente”, asegura el diseñador, que apostó por los rojos, los blancos y los negros, dejando también lugar al fucsia, el verde, el azul y el amarillo. Una mujer sensual, femenina y elegante, cargada de esa “esencia parisina” es la que pudimos ver en el desfile de Rafa Valverde.

 

no images were found

 

Lola Azahares llegó con ‘Cuatro elementos’  basada en la naturaleza, dónde animales, plantas, bosques y atardeceres inspiraron trajes confeccionados con bisofoil, lame plisado y jacquard, donde reinaron la asimetría, las faldas innovadoras, los escotes y las aplicaciones hechas a mano. Toda la gama cromática estuvo presente en lo nuevo de Lola Azahares que según nos cuenta es “una colección mimada y muy cuidada, para una mujer poderosa como es la madre tierra”.

 

 

Fabiola, que en la pasada Edición cumplió su 30 aniversario, volvió una vez más a vcon su visión para la nueva temporada flamenca. ‘Fabiola 1987: nardos, jazmines y naranjos’ es lo nuevo de la firma sevillana, para la cual ha bebido de los patios y las calles de Córdoba y Sevilla. “Entiendo que es un patrimonio diferente, lleno de esencias únicas, por estar en lugares mágicos en los que la cultura te envuelve y sientes y piensas de otra manera”, explica la diseñadora, que dejó más que claro que las gasas transparentes podían simular el aroma de un jazmín, y sus propuestas más visuales pudieron recordar a la viveza de un naranjo. Los mantoncillos, imprescindibles para la firma, volvieron a lucir sugerentes flecos.

 

no images were found

 

Recordando a Murillo llegó  Rocío Olmedo con su  nueva colección inspirada en el barroco pintor sevillano en la que se mantuvo fiel a su estilo. Los algodones y el satén fueron los claros protagonistas de las creaciones de la diseñadora, cuyas máximas fueron dispares: talles altos y bajos, volantes grandes y chicos, estampados de lunares y flores, y colores lisos.. Los diferentes tipos de manga hicieron que cada traje se viera característico, y es que la diseñadora confeso que estaban hechos “sobre todo, con mucho amor”. Además de trajes de flamenca, pudimos ver cuatro propuestas de faldas rocieras, con las que Rocío Olmedo también se atreve.

no images were found

 

Fotos: Aníbal González

(Visited 86 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión