Una novia con 50 primaveras

 

La icónica actriz de ‘Pretty Woman”, que nació un 28 de octubre de 1967, celebra hoy sus 50 años mientras continúa cosechando éxitos en la “gran pantalla”

 

por Iván Alcázar

 

Fue bautizada como Julia Fiona Roberts, aunque pasará a la historia como Julia Roberts. Porque, a pesar de sus cincuenta flamantes años, la también conocida como “novia de América” escribe su nombre con letras de oro en la industria del cine desde que, sobre todo, en 1990 protagonizara junto a Richard Gere su título fetiche, “Pretty Woman”. Fue esta revisión actualizada del cuento de la Cenicienta la que a nuestra protagonista le abrió las puertas de los corazones de medio mundo que, a día de hoy, sigue recibiendo dicha producción con la misma pasión de entonces, siendo siempre uno de los “valores seguros” en audiencia de cualquier cadena de televisión que decida programarla.

Antes, una infancia marcada por el divorcio de sus padres en un hogar liberal con dos hermanos (luego tendría una hermana de madre que, parece ser, murió de una sobredosis), cuyo recuerdo más traumático fue el fallecimiento del padre de cáncer de faringe cuando Julia tenía solo diez años. Y aunque lo que quería ser de pequeña es veterinaria, terminó estudiando periodismo para, paradojas del destino, convertirse después una actriz que hasta llegó a conseguir, entre otros muchos galardones y reconocimientos, el Oscar a la Mejor Interpretación en el 2000 con “Erin Brockovich”.

Sin embargo, el primer gran papel para la intérprete fue en “Magnolias de acero” (1989) a la que fueron siguiendo otras, más allá de la mencionada “Pretty Woman”, como “Durmiendo con su enemigo” (1991), “El informe Pelícano” (1993), “La boda de mi mejor amigo” (1997), “Novia a la fuga” (1999) o “La gran estafa” (2001). Una carrera en continuo ascenso dentro de la que destaca el haber cobrado, precisamente por “Erin Brockovich”, 20 millones de dólares, amasando en total una fortuna de unos 170 millones de dólares que le hace estar considerada como la fémina más rica del “star system” incluso en la actualidad ya que, según un informe de “Forbes” de 2016, ostenta uno de los puestos del “Top 10” de los rostros femeninos del celuloide mejor pagados, ganando 12 millones de dólares por sus participaciones cinematográficas de ese año (lo mismo que Cate Blanchett).

Ha compartido sets con Steven Spielberg, Robin Williams, Dustin Hoffman, Denzel Washington, Nick Nolte, Dennis Quaid, Woody Allen, Drew Barrymore, Goldie Hawn, Brad Pitt, Cameron Díaz, Rupert Everett, Mel Gigson, Susan Sarandon, Meryl Streep, Hugh Grant, George Clooney, Matt Damon, Catherine Zeta-Jones, Jude Law, Natalie Portman… Y hasta con Javier Bardem en “Come, reza, ama”. Porque Julia Roberts ha trabajado mucho… y muy bien. En comedias americanas, thrillers, metrajes de acción, dramas… Lo que se dice una auténtica “estrella” desde los 23 años algo que, en una reciente entrevista a El País, ella valoraba con estas palabras: “Como madre, miro atrás y pienso: “¿Dónde estaba la mía? ¿Cómo es posible que ella no me siguiera a todas partes?”. Pero era una época ligeramente distinta. No había redes sociales ni existía esa curiosidad constante sobre lo que hace la gente todo el tiempo. Podías estar cómoda siendo tú misma y te podías presentar a un acto simplemente pasando antes por la ducha, en lugar de completamente maqueada. Pero, visto lo visto, creo que no lo hice tan mal”

Imagen de varias marcas de cosméticos, en lo sentimental tuvo varios “affaires” con algunos compañeros, como Liam Neeson o Benjamin Pratt, y alguna relación más seria como la que le unió a Kiefer Sutherland, con el que llegó a fichar fecha de boda el 14 de junio de 1991 (para romper tres días antes a causa de una infidelidad del novio). Con quien sí llegó a casarse fue con el cantante de country Lyle Lovett (el 25 de junio de 1993), separándose ambos en 1995. Un currículum amoroso que le llevó hasta el cámara Daniel Moder, a quien conoció en el rodaje de “El Mexicano” (2001), y junto al que ha tenido a tres hijos: los mellizos Phinnaeus Walter y Hazel Patricia (2004) y Henry Daniel (2007). “Cuando apareció Danny… me encontré a mí misma. Cuando pienso en qué consiste mi vida y en qué es lo que le da sentido, o me pregunto qué es eso que brilla dentro de mí, es siempre él. Todo ha venido de ahí para mí”, comentaba Julia al respecto de su pareja en “Vanity Fair”, apuntillando que, coincidir en algunos proyectos con él, le ha hecho ser una persona mucho más calmada de lo que antes había sido. “Es una sensación agradable, pero también es terrorífica. Y esa es una buena combinación. Terror porque la persona a la que más quiero impresionar está enfrente de mí”.

Hinduista de creencias, Roberts se vuelca en causas solidarias como las de Unicef mientras continúa metiéndose en aventuras como “Wonder”, cuyo estreno en nuestro país se espera para el 17 de noviembre, o “Today Will Be Different”, una serie de televisión que mostrará más facetas suyas aún por descubrir. Haga lo que haga, esté donde esté, a se le admira y se le quiere. Con solo su sonrisa nos tiene a todos rendidos a sus pies. Y ella, lo sabe.

(Visited 113 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión