Una Isabel Preysler de cera, pero con mucho “glamour”

Una estatua de la dama de la “socialité” española estará presente en el Museo de Cera de Madrid situada junto a la réplica de su actual pareja, el escritor Mario Vargas Llosa

por Pepo Rocha Bustamante

Será a comienzos de 2018 cuando la nueva figura de Isabel Preysler sea presentada en el Museo de Cera de Madrid con la intención de ubicarla junto a su actual pareja, el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Mientras tanto, la “reina de corazones” no ha dudado en acudir estos días a las instalaciones de tan singular espacio expositivo para que su equipo artístico tome buena nota de sus cuidadas y retocadas medidas y facciones con el objeto de que la réplique sea capaz de alcanzar su elegancia y belleza natural. Y es que Isabel se ha ganado un lugar muy especial para ser admirada por los curiosos que visitan este museo. Así que, acompañada de su actual pareja, compartirá espacio con las efigies de grandes escritores, deportistas, estrellas de cine, personajes históricos y hasta la Casa Real Española. Un motivo más para que su familia pueda estar orgullosa de ella.

Motivos no le faltan últimamente a Preysler para estar muy feliz. A la satisfacción por la consolidación de su relación sentimental con el premio Nobel -y más que previsible boda en un futuro no muy lejano- se le ha unido últimamente la buena nueva del enlace de la benjamina de su prole, Ana Boyer, con el tenista Fernando Verdasco, una de las más esperadas por todos. Sin embargo, lo que se prometía como una feliz celebración pronto ha resultado ser un poco más amarga de lo esperado pues, según se ha podido saber, la fecha y el lugar de las nupcias serán el 8 de diciembre en las Bahamas. Unos datos que nunca habrían sido confirmados a la familia Verdasco y que les ha provocado malestar al considerar que los están dejando en un segundo plano. Es más, todavía desconocen qué parte de la familia será invitada al enlace, sintiendo que es la parte de la novia la que tiene el control de la situación.

Aunque de cara a los medios nunca se ha mostrado ese disgusto, parece que el “buen rollo” termina ahí y que entre ellos todavía hay muchas aristas que pulir de cara al compromiso nupcial. Una situación que esperemos que se resuelva pronto y podamos contemplar a todos los protagonistas en su máximo esplendor, cual figura de cera…

(Visited 178 times, 1 visits today)

Leave a Reply