Una Feria ‘arreglá’ pero informal

Después de la celebración de las pasarelas de ‘We Love Flamenco’ y SIMOF os ofrecemos un resumen pormenorizado para que no quede ninguna duda de cómo debemos ir vestidas en el Real de la Feria

Macarena Franco

 Ya hemos podido disfrutar de los desfiles de las tendencias en moda flamenca para esta temporada, por lo que nos toca pararnos a reflexionar y a analizarlas. Comenzando por el elemento fundamental, el traje, hemos apreciado que el más visto es el de tipo canastero. Sea porque se necesita menos tela para realizarlo –con el consiguiente ahorro en precio- o simplemente por tendencia, estos volantes en todas sus versiones están de moda. Eso sí, se observa que la tendencia empieza a encaminarse hacia los clásicos volantes de capa, siendo un claro ejemplo las propuestas de Sara de Benítez las cuales, comienzan en la parte inferior del diseño y, al caminar, le confieren una gracia y un movimiento que sólo proporcionan los mencionados volantes de capa.

Diseño de Sara de Benitez FOTO: Pepo Herrera

Diseño de Sara de Benitez
FOTO: Pepo Herrera

La innovación del traje recae sobre todo en el volante al cual cada profesional dota de diferentes formas para poner su sello personal, como las hojas de Juana Martín o los picachos de Aurora Gaviño.

Diseño de Juana Martin FOTO: Pepo Herrera

Diseño de Juana Martin
FOTO: Pepo Herrera

Como apunte, los diseñadores que apuestan por creaciones superfemeninas (que logran una figura muy estilizada), suelen huir de los canasteros y apostar por los de capa muy rizados.

Pese a que este año, la Feria es en Mayo y, por tanto, el Rocío y las otras ferias se retrasan, la gran tendencia es a usar mangas largas. El calor puede verse algo aliviado porque, en muchas ocasiones, estas mangas están hechas con transparencias o son de forma ablusonada.

Diseño de Sofía Rivera. FOTO: Chema Soler

Diseño de Sofía Rivera. FOTO: Chema Soler

Por otro lado, si tienes algún vestido de años anteriores que quieras seguir aprovechando, una solución podría ser añadirle mangas de plumetti para darle un aire más actual. Si era corto, harías bien en incorporarle volantes porque el “estilo Marisol”  apenas si se ha dejado ver en la pasarela.

Si hablamos de tejidos, hemos podido observar una variada gama desde la seda, el satén o el raso, pasando por la lana y hasta incluso la “goma eva”. No ha habido muchas apuestas por materia prima costosa (uno de los elementos que más encarecen el precio) pero esto se ha compensado añadiendo plumetti, incrustaciones, tiras bordadas, encajes… los cuales, pese a no ser precisamente baratos, se aplican en menor cantidad. Es muy destacable también el uso de estas aplicaciones de forma estratégica para conseguir una mayor estilización de la figura, colocándolos, por ejemplo, en los laterales o bajo el pecho.

modaflamencaLos dos estampados “estrella” han sido los lunares (sobre todo de tamaño mediano) y las flores. La gama de pasteles, muy presente en años anteriores, desaparece para apostar por colores fuertes, clásicos y que no pasan de moda como los rojos, azules, verdes o negros.

Resaltar que hemos echado en falta más trajes de noche. La razón fundamental es que suele irse a la feria desde por la mañana y el presupuesto no permite llevar dos opciones distintas cada día. Sin embargo, esto se ha compensado con una variada gama de conjuntos, faldas, pantalones, e incluso monos que, tienen un gran toque flamenco pero son versátiles e ideales para cualquier evento.

Diseño de Javier García. FOTO: Chema Soler

Diseño de Javier García. FOTO: Chema Soler

Otra propuesta de Javier Garcia. FOTO: Chema Soler

Otra propuesta de Javier Garcia. FOTO: Chema Soler

Quizás siguiendo el mismo razonamiento de la crisis debemos señalar que no se han corrido grandes riesgos en la pasarela, sobre todo por parte de las firmas más veteranas. Sin embargo, los noveles -y los que llevan menos tiempo desfilando- arriesgan más presentando colecciones innovadoras, reinventando volantes o haciendo novedosas superposiciones de tejidos.

Diseño de ANTONIO GUTIERREZ FOTO: Pepo Herrera

Diseño de ANTONIO GUTIERREZ
FOTO: Pepo Herrera

En el apartado de los complementos, menos es más, pero menos es muy grande. Expliquémonos. Se reduce el número de complementos básicamente a dos o tres a lo sumo pero estos suelen ser bastante llamativos. Las pulseras, collares y peinas casi han desaparecido, pero los pendientes y flores eran lo suficientemente contundentes como para no pasar desapercibidos. Las flores vuelven a ser enormes y a colocarse en la parte superior de la cabeza, ya sea en forma de diadema o una flor en solitario. En cuanto a los pendientes, vuelven los clásicos con botón del que cuelga un círculo, que suelen ser de acetato e ir en la misma tonalidad que el resto del “look”. Los zarcillos grandes en tonos dorados combinados con rosas y verdes, con cierto sabor étnico, también han saltado a la moda flamenca. Mucho mejor, según nuestro criterio, sólo uno o dos complementos pues así evitamos el temido efecto “árbol de navidad” cuando nos colocábamos todos los “avíos” de flamenca a la vez.

Por último, el pelo va suelto, con ondas suaves, o con recogidos que dan el aspecto de poco elaborados. Nada de trenzas ni colas de caballo, la melena, ondulada y bien cuidada, se deja a su aire, enmarcando un rostro también muy natural. El maquillaje de esta temporada se centra en marcar los labios, en tonos rosáceos o rojos, siendo estos los totales protagonistas.

Y respecto a los zapatos, nada de zapatillas de esparto. Tacones para un vestido que se lleva en las fiestas. Observamos cómo se impone la tendencia a utilizar los clásicos tacones de salón, dejando a un lado los taconazos que hemos visto en ediciones anteriores.

(Visited 248 times, 1 visits today)

Leave a Reply