Una “desesperada” carrera en busca del amor

Recién estrenada su nueva aventura con Carlos Baute, “Te sigo pensando”, analizamos el currículum sentimental de Marta Sánchez, a quien se relaciona en la actualidad con el empresario Federico Sierra

 

por Pepe Zarza

 

Desde el viernes está disponible en plataformas digitales, diez años después, la ‘segunda parte’ de ‘Colgando en tus manos’ pues, como ya anunciamos hace unas semanas, Marta Sánchez se ha vuelto a unir con Carlos Baute para cantar ‘Te sigo pensando’, single que habla de que hay amores que no se olvidan… Y es que en esto del amor Marta es toda una experta y una veterana en batallas sentimentales, pues han sido numerosas las parejas que se le han conocido a lo largo de sus 52 “primaveras” (sin que precisamente se hayan caracterizado por sus finales felices).

De su primer novio, Fernando Aranguren, poco se conoce siendo el fallecido Juan Tarodo, batería de Olé Olé –grupo con el que se hizo famosa–, la primera pareja con la que verdaderamente se la recuerda. De hecho, sus compañeros de dicha formación volvieron a memorar este romance en 2013, cuando Marta declinó asistir a un homenaje musical que el resto de sus antiguos compañeros sí le hicieron. Ella misma lo explicó con estas palabras en una entrevista: “No participé porque no me creí los intereses que había, porque no me gustó la canción del todo y porque no se me presentó un plan concreto del proyecto”. Una banda que dejó en 1992 para irse a vivir a Nueva York con su entonces novio, Sterling Campbell, batería de Duran Duran, con el que la ‘sex symbol’ apenas estuvo cuatro años.

En 1993, vio la luz su primer trabajo en solitario, ‘Mujer’ y el año siguiente fue muy agradable para ella pues, por una parte se confirma el éxito de su disco y, por otra, se casa completamente enamorada de Jorge Salatti. Un matrimonió breve pero seguro que muy intenso, como todo en la vida de Marta. Quizá su error fue mezclar lo personal y lo profesional ya que Jorge también tuvo el cargo de manager de su carrera en ese tiempo aunque, sea como sea, volvió a llegar Cupido y cayó prendada, esta vez, de un torero, Javier Conde, que duró menos aún que el anterior.

Todo parecía haberse reconducido en 2002 cuando contraía matrimonio, por segunda vez, con Jesús Cabana junto a quien permaneció… ¡ocho años! Él es todo un profesional de los medios audiovisuales y la publicidad –seguro que todo el mundo recuerda el mítico ‘Amo a Laura’, de MTV– y, a pesar de ser tímido, alguna vez ha hablado de aquella etapa: “Lo valoré, pensé dónde me metía cuando empecé con Marta y sopesé las consecuencias”… Pero se dejó llevar por los sentimientos. Tuvieron una hija juntos, Paula, que es lo único que les une a día de hoy pues algo –hay quienes afirman que terceras personas–, les separó en 2008, cuando se forjó colaboración con Baute. Tras su segundo divorcio, fue Hugo Castejón quien le devolvió la sonrisa a la intérprete, pero sus diferentes puntos de vista sobre si afianzar o no su unión, los condenó al fracaso.

Daniel Terán, productor y coautor del que, hasta ahora, es su último álbum, “La que nunca se rinde”, el joven treintañero Casey Ustick… Sin duda alguna, Marta Sánchez no puede afirmar que no se haya arriesgado y que no lo haya dado todo para ser feliz. Lástima que no todo saliera como sería deseable, pues muchas han sido las decepciones que se ha llevado y que se han ido acumulando en su currículum sentimental. Y aunque no todos con los que se la ha relacionado aparecen en estas líneas, estos han sido los que con más fuerza han sonado. A día de hoy, tras haber mantenido un idilio con el argentino Alexis Rosenfeld -y haber sido pillada en actitudes algo subiditas de tono con él-, se le une a un empresario millonario alejado del mundo de la prensa rosa, Federico Sierra… ¿Será éste su hombre definitivo?

 

(Visited 30 times, 1 visits today)

Leave a Reply