Una década de amor auténticamente incondicional

Manu Tenorio y Silvia Casas celebran hoy diez años de casados en un momento complicado para el cantante durante el que, el apoyo de su familia, ha sido esencial

 

Una boda es algo que jamás se olvida y mucho menos si, después de diez años, el amor continúa como el primer día. Manu Tenorio vive hoy el décimo aniversario de su enlace con Silvia Casas en una celebración que será diferente a lo esperada después del susto que el cantante vivió el pasado mes de agosto al volver de sus vacaciones.

Recordemos que el sevillano había disfrutado de unos días de relax en las playas de Sancti Petri (Cádiz) con su familia. Al volver a Madrid, las luces de su domicilio no funcionaban y fue entonces cuando decidió comprobar el estado de los plomos, ignorando que se iba a producir un cortocircuito accidental que le iba a provocar quemaduras de segundo grado en el brazo y el antebrazo, además de un gran susto que le llevó al hospital La Paz. Allí lo intervinieron de urgencia en una delicada operación donde le pusieron una especie de segunda piel con grapas para que, de esta forma, pueda regenerarse la parte quemada.

Un dolor insufrible ése del que nuestro cantante ya se está recuperando mientras celebra una década de un matrimonio donde, su pequeño Pedro, de cinco añitos, es quien más ha ayudado a su papá para seguir adelante después de uno de los momentos más dramáticos de la vida de éste. De hecho, nada más salir del centro hospitalario, lo único que Manu quería era abrazar a su hijo y a su mujer, para la que también tuvo bonitas palabras pues, según él, ha sido la que más lo ha apoyado, manteniendo siempre la entereza en los peores instantes.

En cuanto a la ceremonia que los unió, y que hoy rememoramos, tuvo lugar en una iglesia de El Escorial, donde se dieron el ‘sí, quiero’ ante 200 invitados, entre los que se encontraban Elena Tablada y Natalia, excompañera de ‘Operación Triunfo’ de Manu. En aquel momento, los novios dijeron que no tardarían en llegar los niños y dicho y hecho, formaron una familia que todos los veranos nos enternece con sus fotos más entrañables. Este año han sido las playas de Cádiz, pero, hace dos años, disfrutaron un viaje a ‘Disneyland’ que nos dejó las instantáneas más divertidas y adorables del pequeño de la casa conociendo a ‘Winnie the Pooh’.

Ahora, la pareja se encuentra mejor que nunca e, incluso, no descarta tener un nuevo hijo pronto. Una felicidad que, además, se une a la que le ha provocado a Manu regresar a los escenarios en Marrakech, descartándose una segunda operación tras el accidente (algo que ha recibido con gran alivio pues, para él, tocar la guitarra es una base fundamental y, con las quemaduras y las vendas, ha tenido que estar un tiempo sin hacerlo). Está claro que el destino le ha dado una nueva oportunidad para renacer siguiendo, como hasta ahora, enamorándonos con su voz… y con su alma.

 

(Visited 58 times, 1 visits today)

Leave a Reply