Todo es tan feo…

Si pienso en esta época que nos ha tocado me acuerdo de una escena de la película de Ana Belén “Cosas que hacen que la vida valga la pena” cuando ella llega a un restaurante chino, mira alrededor y dice: “Es que es todo tan feo…”. Pues eso es lo que pienso yo. Que estamos metidos de lleno en el “feísmo”.

Los ídolos, por ejemplo, ya no son como los de antes y hemos pasado de personajes que tenían un arte por el que se les admiraba -y que marcaban con su impronta- a gente que se hace popular por la “tele” pero que no tiene más brillo que el de la lentejuela barata con la que se visten. Se fue Rocío Jurado, la “más grande”, la voz de España, y ahora tenemos a Rosa Benito, señora que me cae bastante bien pero que no es sino un reflejo de todo esto a lo que me refiero. Ella, que reconozco que se gana su pan como buenamente puede, representa un “cutrismo” al que, en lugar de huir, nos acercamos cada vez más. Igual que esos y esas tronistas que ocupan una tribuna a través de la que se les escucha decir una barbaridad detrás de otra y que, sin embargo, son las celebridades preferidas, los ídolos de una gran parte de la juventud que ve en el suyo un referente a seguir.

ODIO, y lo pongo con mayúsculas, estancarme en el “cualquier tiempo pasado fue mejor” pero tengo claro que, en cuestión estética, hemos perdido más que ganado. Y si no, esperemos a ver qué escriben los libros de historia acerca nuestra.

Rosa-Benito-ART

(Visited 326 times, 1 visits today)

Leave a Reply