Tamara “He tenido una vida fascinante”

La intérprete que más ha cantado al amor a través de sus boleros da un importante giro musical con un nuevo disco, “Lo que calla el alma”, que nos presenta a través de un editorial donde muestra su cara más romántica

por Ricardo Castillejo

tamara 01

La sevillana posa en la Torre de don Fadrique (ICAS) con un modelo de Juan Vara

Lleva diez años casada con su marido, Daniel Roque, del que le separa, precisamente, algo más de una década (ella tiene 31 y él, 42). Con cuatro hijos de este matrimonio: Daniela, de 9 años, Leandro, de 6, Valentina, de 3, y el recién nacido Héctor, la suya es una de esas historias de amor con las que, desde niña, soñaba. Y es que la sevillana desde siempre supo que lo más importante de su vida sería su familia… y la música, profesión en la que comenzó cuando, con quince años, lanzó su primer trabajo discográfico, “Gracias”. Nieta de Rafael Farina y de la bailaora Fernanda Romero, a la que adoraba, nuestra protagonista celebra sus tres lustros en el mundo del espectáculo lanzando un disco, “Lo que calla el alma”, del que “Si tú quisieras” es el primer sencillo, conectando directamente con el pop de sus inicios. Con diseños de Misura, Juan Vara y Valeria Derbais, la solista vuelve a vestirse de novia ahora que está a punto de celebrar la renovación de sus votos de amor.
-Acaba de ser mamá… ¿Se planta aquí o tiene intención de seguir?
-No más (risas). Tampoco ha sido algo planeado. Ha ido surgiendo. Yo quería tener mínimo tres y, al final, han sido cuatro… Sea como sea es la experiencia más bonita de mi vida. Es increíble ver a Daniela y pensar que, hace poco, era como Héctor. Claro que supone un sacrificio pero si te gusta…
-¿Ayuda Daniel?
-Muchísimo. Cuando él trabaja estoy yo en casa y al revés. Yo soy un poco más estricta en cuestión de deberes, de la hora de comer, de ir a dormir y el padre, más consentidor.
-¿Cómo son los niños? Hábleme de ellos…
-Son distintos por completo. Daniela tiene carácter pero es aplicada y obedece; Leandro es muy tranquilo; Valentina es temperamento puro (es la que más se me parece físicamente y en el carácter); y Héctor es un bebé muy bueno. Viaja mucho conmigo y se porta muy bien.
-¿Sacrificaría su profesión por los suyos?
-Si lo tuviera que hacer por cualquier motivo importante, sí. De momento no se ha dado la circunstancia pero mi prioridad son mis hijos. Tenía ganas de ser madre pronto para disfrutar de ellos joven. Por otro lado, mi marido jamás me lo ha planteado mientras que a mí sí que se me ha pasado por la cabeza dejarlo y ha sido él el que me ha dicho que era una tontería.

Muy sonriente, nuestra novia, con traje de Misura, y su acompañante, de Protocolo

Muy sonriente, nuestra novia, con traje de Misura, y su acompañante, de Protocolo

-¿Cuál ha sido la clave para que su relación funcione?
-Los años, el tiempo hace mucho. Amar a esa persona más por sus virtudes que por sus defectos. El engranaje lo hace todo. Yo me casé con 20 años y desde los 18 vivía con él y lo más importante es que lo pasamos muy bien, que sabemos poner al mal tiempo buena cara, que nos apoyamos… Es un hombre divertido y afable y eso es lo que más me enamora. La pasión pasó y después llegan otras cosas. Es mi compañero de viaje y de vida.
-¿La diferencia de edad no ha sido un obstáculo?
-Al revés. Al tener una vida adulta desde adolescente me pegaba alguien un poco mayor que yo, para estar igualados. Además, la mujer es más madura que el hombre. Algunos no confiaban en mi elección pero nunca se sabe. La pareja que pensamos que puede durar se acaba y la que no, resiste. No existe una varita mágica. Es el tiempo el que decide aunque sí hay que dejar fluir las cosas.
-¿Hay algo que no perdonaría en asuntos del corazón?
-No sé. Incluso una infidelidad la miro desde otra perspectiva. Claro que depende de la infidelidad de la que hablemos… Una relación paralela, no y una pareja abierta, tampoco. Yo lo quiero para él y él para mí (risas). Por lo demás, soy muy moderna. Lo esencial es el respeto.
-¿Qué pone cada uno en su unión?
-Vamos al cincuenta por ciento. A veces soy yo más cariñosa, otras él… Si no, no funcionaría. En lo que a mí respecta, soy muy paciente y tengo mucha positividad. Siempre estoy sonriendo a pesar de que, por mi signo (cáncer), tengo muchos cambios de estado de ánimo (algo que, poco a poco, he ido controlando con los años).
-Acaba de protagonizar el último número de “Sevilla Magazine” que era un “Especial bodas”… ¿De qué forma recuerda la suya?
-La mía fue muy de princesa. Muy tradicional, de cambio de vestidos, de calesa, caballos, fuegos artificiales… Todo lo que puedas imaginarte, y más. Fue en Sevilla y pasé la noche en el Hotel Alfonso XIII.
-¿No piensa que, tal vez, ha ido más rápido de lo que le corresponde?
-He vivido más de lo que, a lo mejor, han podido los de mi edad. He viajado tanto, he conocido a tantas personas… Pero me considero afortunada de haber alcanzado muchos sueños. He tenido una vida fascinante, y lo que me queda… (risas).

Producción:  Josan Muñoz.
Estilismo  y  Maquillaje: Javier Mascareña
Fotografía: Selu Oviedo.
Ayte.  fotografía: José M. González.
Modelos: MMExpression (Jose y Jacinto).
Ropa novios: Protocolo Novios.
Tarta: Cupcakesandgo.
Joyas: Joyería Santamaría. Zapatos: Emporio Donna.
Ubicación: Torre de Don Fadrique (ICAS).
Tamara, de Misura y con un novio vestido por Protocolo, es una amante incondicional de la moda

Tamara, de Misura y con un novio vestido por Protocolo, es una amante incondicional de la moda

(Visited 3.992 times, 1 visits today)

Leave a Reply