Silvia Marsó: “Todos estamos condicionados por la opinión de los demás”

 

La actriz protagoniza, desde hoy y hasta el domingo en el teatro Lope de Vega, “24 horas en la vida de una mujer”, apasionante musical donde nos invita a pensar en aquellas cosas que pudimos hacer y no hicimos…

 

por Ricardo Castillejo

 

Ha asumido el reto como productora de sacar adelante esta función en la que se juega mucho y que llega a Sevilla coincidiendo con el Día de la Mujer Trabajadora. Una fecha muy significativa para nuestra protagonista, profesional comprometida y de larga trayectoria que nos sigue sorprendiendo con cada reto interpretativo.

-Nos ofreces un musical con una temática muy fuerte… ¿Es posible esa combinación? Los musicales suelen asociarse a argumentos luminosos…

-Bueno, este espectáculo también tiene momentos de esplendor, pasión, lujuria, belleza aunque, a la vez, los personajes son profundos. El autor, Stefan Zeig, reflexionaba mucho sobre la condición humana y, aunque un sector del púbico se quede con la parte de la música, otro encontrará un trasfondo casi existencialista en el que se pone sobre la mesa cómo somos capaces de no vivir cosas por el qué dirán y los convencionalismos sociales, familiares, religiosos, el status… 

-¿Te ha condicionado a ti, ya que lo mencionas, la opinión de los demás?

-A todos y, quien diga lo contrario, miente. Desde la de tu madre, cuando eres pequeña, hasta lo que piensa tu grupo de amigos en la adolescencia, pasando por tus jefes en el trabajo, todos estamos condicionados por la opinión de los demás. Huir de eso, y ser verdaderamente libre, es algo que solo muy pocos privilegiados logran. Y ésa es la moraleja de la obra: cómo el ser humano tendría que escucharse más a sí mismo y saber qué quiere hacer con su vida. Pero eso es una utopía. Solo con lograr que alguien cambiase a raíz de vernos sería feliz y encontraría una motivación coherente de por qué estamos haciendo esto.

24 horas en la vida de una mujer. Silvia Marsó.

-Coincide esta representación con el Día de la Mujer, que llega con varias corrientes de protestas sociales… ¿A cuál te unes tú?

-A las tres: la diferencia salarial injusta, al grave problema que padecemos con la violencia de género y a la denuncia del acoso sexual en los trabajos, artísticos o no. Son tres lastres que arrastramos y no hemos conseguido vencer. Leeremos el manifiesto en el escenario, un cuarto de hora antes de la función uniéndonos a los grupos que están luchando por ello. No hacemos huelga pero sí todos los actos posibles para manifestar nuestro apoyo en este sentido.

-¿Cómo reaccionarías en caso del acoso sexual o en relación a los sueldos menores de la mujer?

-Manifestándolo. La Federación de la Unión de Actores ha lanzado un protocolo para que cualquier actriz (o actor) que sufra una insinuación más allá de lo laboral, lo denuncie. Con respecto a los salarios es algo que debe empezar a visualizarse. Y en relación a la violencia de género no puedo expresar el rechazo y la repulsa que me provoca. Es una lacra muy en conexión con la educación que se les da a los hombres.

 

24 horas en la vida de una mujer. Silvia Marsó y Felipe Ansola.

 

-Descríbenos 24 horas en la vida de vida de Silvia Marsó…

-Como es un montaje que produzco yo sola son bastante movidas… Está la promoción, la interpretación luego, la gerencia y la producción… Es arduo, difícil… Me juego mucho. Somos nueve de compañía y estoy demostrando, a través de mi propio ejemplo, que las mujeres empoderadas podemos sacar adelante, y salir airosas, de proyectos tan potentes.

-¿Hay muchas diferencias entre aquella Silvia Marsó que hacía revista en televisión a la de hoy día?

-No, soy la misma. Con la misma ilusión, las mismas ganas y el mismo sentido de seguir haciendo las cosas cada vez mejor. No dejar nunca de aprender sería mi lema.

 

24 horas en la vida de una mujer. Sesion de fotos.

(Visited 127 times, 1 visits today)

Leave a Reply