Siete décadas de “dolor y gloria”


Nuestro director de cine más internacional, Pedro Almodóvar, cumple mañana 70 años rodeado de sus apoyos más incondicionales y, aunque su última película camine hacia los Oscars, cada vez más alejado del bullicio de la fama.

Por Iván Alcázar

Por todos es conocido que Pedro Almodóvar, que mañana cumple 70 años -no sabemos si, como pasaba con los veinte del tango “Volver”, son o no nada-, es un hombre bastante receloso de su intimidad y en pocas ocasiones ha dejado conocer detalles de su cara más personal. De hecho, gracias a su última película, Dolor y gloria –la cual ha sido seleccionada para representar a España en la próxima edición de los Oscars de Hollywood-, hemos podido acercarnos más a cómo piensa y siente el cineasta, que hace en el citado film una especie de autorretrato a través de una impecable interpretación de Antonio Banderas, ganador de varios reconocimientos por su reencarnación del manchego.

Atrás quedan esa época de fiesta y excesos de la “movida” madrileña, donde la figura de Pedro era imprescindible y podíamos verlo en todo tipo de eventos codeándose con infinidad de personajes de la farándula que formaron una generación salvaje y, a la vez, inolvidable. Eso sí, las relaciones del director con muchos integrantes de ese círculo que se formó en aquellos años han ido cambiando. Algunas se han mantenido a pesar de la distancia, como puede serla de Antonio Banderas.Otras sufrieron grandes crisis y reconciliaciones, como la de Carmen Maura, y otras son incondicionales contra del paso del tiempo, como la de Alaska, una de sus primeras musas. Eso sin olvidar nuevas incorporaciones de actrices “fetiches” y, a la vez amigas, como su querida Penélope Cruz.

Pedro Almodóvar junto a Penélope Cruz y Antonio Banderas

Pero sin duda-y fuera de todo el show y el glamour-, Almodóvar cuenta con tres pilares fundamentales en su día a día, gracias a los cuales puede hacer frente a todo lo que la fama le ha traído. Empezamos por su pareja, Fernando Iglesias Mas, con quien se le relaciona desde el 2002 y del cual no se separa desde entonces. Además de ejercer comoasistente del cineasta, Fernando es fotógrafo, actor y modelo y debe cierta popularidad a sus apariciones en la serie Águila roja. Además, desde “Hable con ella”hace algunos cameos en las películas de su compañero y ha publicado como fotógrafo en revistas como el Vogue francés. A pesar de tanto unidos, ambos viven en domicilios separados de Madrid y nunca se han pronunciado oficialmente sobre sus vínculos(de hecho, para muchos allegados de Pedro, esta pareja sigue siendo todo un misterio).

Pedro Almodóvar junto a su pareja, Fernando Iglesias

No pueden faltar en esta lista de apoyos vitales su hermano Agustín y la diseñadora de vestuario de su productora El Deseo, Esther García. Ellos completan esas piezas fundamentales de las que hablábamos antes y, sin ellos, la vida de nuestro protagonista no sería la misma. Por su lado, Esther trabaja con él desde 1986 y tiene su total confianza para temas tanto profesionales como personales y,por otro, su hermano -cofundador en 1985 de la empresa-, es la mano derecha del manchego y se encarga de la parte de producción y organización de todas sus producciones.

Sea como sea, Pedro Almodóvar tiene la cabeza ahora mismo en un sitio: la próxima edición de los premios Óscar (aunque no será hasta el 27 de enero de 2020 cuando conozcamos si Dolor y gloria ha sido nominada finalmente para alzarse con la estatuilla a “Mejor película de habla no inglesa” -logro que España no consigue desde el triunfo de Mar adentro en 2004-). Nuestros mejores deseos de cumpleaños y, como dicen en el argot artístico para desear suerte, llegado ese esperado instante que referimos,… ¡mucha mierda, Pedro!

(Visited 43 times, 1 visits today)

Leave a Reply