Sergio Frenkel, director del Festival de las Naciones: “Este Festival es un viaje sensorial lleno de nuevos descubrimientos”

 

 

 

Hasta el 1 de noviembre ha regresado al Prado de San Sebastián, desde el viernes, el Festival de las Naciones en la que es su edición número 24 y coincidiendo con el 25 aniversario de la Expo 92. Una gran fiesta sobre la que conversamos con su responsable y creador, Sergio Frenkel

 

Redacción

 

Cumple 24 años en Sevilla y en esta ocasión coincide con el 25 aniversario de la Expo 92. El Festival de las Naciones es “hijo” de aquel evento para el que su director e impulsor, Sergio Frenkel, vino a trabajar en el 89 desde Argentina. Aquí encontró su fuente de inspiración para crear la primera Feria de las Naciones, que se hizo en el Casino de la Exposición y cuya entrada costaba 100 pesetas, y aquí sigue, un cuarto de siglo después, renovándose siempre y con ganas de seguir convirtiendo su espacio en ese crisol de culturas donde todos aquellos con ganas de crecer y disfrutar son bienvenidos. 

-Sergio, ¿cómo recuerdas los inicios del Festival?

-Con mucha ternura. Había colas para entrar y para nosotros era sorprendente. Para que la gente no se aburriera hacíamos animaciones mientras esperaban. Por eso, poder hacer este año, el 12 de octubre, un “Día de la Expo”, es muy importante para nosotros. En esta edición, además, habrá cuatro conciertos muy destacados (Las Seventies, Marinah -la líder de Ojos de Brujo-, Alex Ubago -que acaba de sacar disco nuevo- y para el cierre, Navajita Plateá). Aparte, habrá días temáticos por países y, en esta ocasión, será Suecia el invitado, con una jornada en su honor. Pero también habrá un Día de Filipinas, de Argentina… Al final cada vez nos acercamos más a ese “modelo Expo” con la idea de que quienes nos visiten tenga la sensación de viajar por el mundo, enriqueciéndose y evolucionando. Ir de Cuba, a través de los mojitos, a México, con los nachos, o hasta a Australia, con la carne de canguro. Y es que los cinco continentes están reflejados aquí, siendo el único festival de España con una oferta gastronómica tan amplia y variada.

-Cada vez qué vuelves a Sevilla lo haces con una novedad… ¿Cuál es la aventura que propones en 2017?

-Hemos potenciado el atractivo turístico gracias a los elementos estéticos. La rotulación es diferente y cada stand tiene un “selfie” con imágenes típicas de esos lugares a los que representan. La internacionalidad es la nota diferenciadora pero no faltan los más de 100 espectáculos gratuitos, los 50 establecimientos culinarios de diversas naciones representadas, el gran zoco de artesanía… y el aspecto solidario. A muchas ONGs les cedemos un espacio y, como “broche de oro”, volvemos a celebrar los Premios Solidarios.

-¿Han pasado estas más de dos décadas, igual que en el tango, como si nada?

-Es mucho tiempo pero lo esencial es caminar con una mente abierta y dinámica. La actitud es la que cuenta, empresarial y personalmente, y nuestra intención es transmitir alegría y optimismo.

-Uno de vuestros grandes éxitos es seguir convenciendo a jóvenes a que os conozcan…

-Así es. Captamos, en el buen sentido, a todos los públicos. Aquí se han formado parejas, algunos abuelos han tenido nietos… Eso nos permite haber pasado de generación en generación. También es verdad que nos renovamos, que evolucionamos y nos adaptamos al presente con vehículos de comunicación como las redes sociales. Es más, hemos firmado un convenio con la Universidad de Sevilla y la Pablo de Olavide por el que todos sus alumnos, los martes y miércoles, tendrán ventajas.

-¿Potenciáis la vida saludable, que tan de moda está?

-Sí. Hay una tendencia hacia los superalimentos, que se producen en sitios como Perú (quinoa) o México (guacamole), que estamos potenciando vigilando por una alimentación sana. Igual que mezclamos en zumos naturales frutas exóticas apenas conocidas o contamos con comida vegana.

-Es que el Festival ha sido avanzado tanto en la nutrición como descubriendo figuras…

-Pues mira, desde Carlos Baute a Melody dieron sus primeros pasos con nosotros. O Junior, Triana Pura… Ha sido un trampolín para muchos nombres y una buena oportunidad para la fusión que defendemos a todos los niveles.

-¿Cómo describirías la experiencia de venir a conocer lo que hacéis en el Prado de San Sebastián?

-Es el Festival de las emociones y los sentidos. Hay que cerrar los ojos al entrar, abrirlos… y empezar a sorprenderte con lo que escuchas, lo que hueles, lo que tocas, lo que pruebas… Es un viaje sensorial lleno de nuevos descubrimientos. A mí me encanta mezclarme entre el público y escuchar tanto las críticas como los halagos y suelo encontrarme con reacciones de agradecimiento que me llegan al corazón.

(Visited 294 times, 1 visits today)

One Response

  1. Mari Carmen Lopez

Leave a Reply