Salvatore Pagano, director “Clínica Golden”: “Estar bien contigo mismo, por dentro y fuera, nos lleva a estar bien con los demás”

 

 

Con el doctor Salvatore Pagano al frente, la Clínica Golden se ha convertido en nuestro referente en el sector de la estética más destacado, galardonada con el “Most Oustanding Aesthetic Surgery 2016” (“La más destacada estética sobresaliente”) de los “Excellence Awards (Adquisition International)”

 

por Ricardo Castillejo

 

Con el deseo y la ilusión de montar algo innovador, Salvatore Pagano, cirujano médico, estético y reparador, apostó hace una década por la creación de la Clínica Golden, cuyo nombre es un pequeño homenaje a la proporción aurea del mítico Leonardo da Vinci y su concepto de belleza relacionada con la armonía. Así, con la tecnología como primera señal de identidad de su centro, este profesional de la medicina de reconocimiento internacional, apuesta por la obtención de resultados óptimos en paralelo a un trato exquisito y personalizado que, junto a su equipo de profesionales -liderado por su esposa, Paloma Cuenca-, dispone en la sevillana calle Antonia Díaz unas instalaciones únicas tanto en imagen como en infraestructura. De ahí se explica un crecimiento de un 25 por ciento anual y galardones como el Most Oustanding Aesthetic Surgery 2016” (“La más destacada estética sobresaliente”) de los “Excellence Awards (Adquisition International)”, que no hace sino atestiguar el consolidado prestigio de esta empresa líder en el sector de la estética.

-Eres formador de cuatro de técnicas invasivas de renovación corporal y facial y te reclaman de países como China, Arabia Saudí, Brasil o Panamá… ¿Hacia dónde camina la estética?

-Para empezar, es un mundo que está creciendo. A todos nos interesa encontrarnos bien con nosotros mismos en un bienestar holístico de 360 grados. Lo que sí buscamos son tratamientos mínimamente invasivos, bien con láser, rellenos, productos lipolíticos… Se quiere estar bien pero que no se note y que sea algo rápido, natural, sin cicatrices y que nos permita reincorporarnos rápidamente al trabajo. Yo lo que he hecho es adaptar mi oferta a la demanda y, aunque tenemos la cirugía clásica, ésta la combinamos con nuevas tecnologías. Así, por ejemplo, si quieres operarte de aumento de pecho, tenemos un programa 3D que te permite ver tus nuevas medidas en la pantalla y que calcula qué prótesis te vienen bien.

-Haces mucho hincapié en la cuestión tecnológica…

-Es que hay que tener en cuenta que la mayoría de los cirujanos plásticos usa técnicas de los 50, 60 y 70 mientras que nosotros apostamos por la modernidad y lo más avanzado. Estadísticamente, el cincuenta por ciento de la información científica, después de cinco años, se queda obsoleta con lo que hay un choque entre la cirugía clásica y los avances. Llega un momento en el que el bisturí, por perfeccionista que seas, no da más de sí. Entonces, en beneficio de los pacientes hay que acudir a lo nuevo que ofrece el mercado porque, evidentemente, es un plus.

-Son 300 metros cuadrados los que tenéis en Clínica Golden con unas instalaciones impecables, 23 personas de equipo… ¿Es compatible esto con precios asequibles?

-Una vez me dijeron que mi clínica parecía una tienda de Apple, cumplido que me gustó porque tengo a Steve Jobs como referente. Sus productos tienen calidad y eso se sabe. Todo depende de lo que quieras ofrecer aunque, al final, lo bueno sabe apreciarse.

-A veces lo estético se reduce, popularmente, a botox y liposucciones… ¿Existen más opciones, desconocidas quizás, que podrían sorprender al público?

– La cartera de tratamientos era más reducida y la misma para todo el mundo. Por eso los efectos eran parecidos. Hoy lo que se busca es personalizar. Lo mismo tú necesitas botox pero a otra persona le viene mejor una radiofrecuencia. Por eso hay que estar siempre a la última. La estética está cada vez más democratizada. Antes se veía como un tabú y, cuando alguien se hacía un tratamiento, no lo comentaba. Sin embargo, el camino lleva a que lo nuestro sea tan normal como cuidarse los dientes. Si vas por la calle y ves a alguien con la dentadura mal, te choca. Pues lo mismo pasará con la cuestión estética sin que ésta sea sinónimo de artificialidad o superficialidad. Estar bien contigo mismo, por dentro y fuera, nos lleva a estar bien con los demás. Es un conjunto. Si no te cuidas externamente, algo pasa internamente. No eres social. Eso sí, ha habido excesos y eso no trae nada bueno. Por eso hay que ponerse en manos profesionales que, en la actualidad, buscan la naturalidad. Mantenerte con tu edad, pero bien.

-¿Cómo diferenciamos estar bien con querer ser perfectos?

-La perfección no existe. Es un punto relativo y la clave es el equilibrio. Cuando veo alguien que ha conocido un rejuvenecimiento acorde a su edad y cuerpo, le aconsejo hacer mantenimiento, aunque hay quien no lo entiende igual y de ahí salen las distorsiones.

-¿Qué reclaman más hombres y mujeres hoy día?

-La mujer se decanta por la lipoescultura, por el aumento de mama y por la cirugía de contorno (nariz y papada) mientras que el hombre para la cara es más conservador y opta por técnicas de remodelación corporal.

Clínica Golden

c/ Antonia Díaz, 7 (Esquina con Calle Adriano)
41001 Sevilla

(Visited 89 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión