Rosario Mohedano: “Yo lo que pretendo es vivir tranquila, sin más complicaciones que las que el día a día te da”

 

Ayer sábado cumplió 39 años en una etapa vital a la que ha llegado “Jugando al amor”, segundo single de su próximo trabajo. Vestida de flamenca por “Sevilla Magazine” en su número de febrero, Rosario Mohedano es una luchadora que, a pesar de los ataques que sufre en televisión, sigue adelante con su vida y su carrera

 

por Ricardo Castillejo

A Rosario Mohedano se le quiere nada más conocerla. Por su dulzura, por su amabilidad, por su cercanía. La sobrina de Rocío Jurado ama a su profesión y respeta a su público aunque, por encima de todo, el gran motor de su vida es su familia: su marido, Andrés Fernández, y sus hijos, Antonio (que tuvo con Antonio Tejado), de nueve años, Alejandra, de seis, y Andrés, de cuatro. Ilusionada con el que será su tercer disco -del que es autora de temas como “A la que venga” y el que acaba de estrenar, la ranchera “Jugando al amor”-, la artista está convencida de que 2018 será su año. Y aunque haya algunos foros televisivos que se empeñen en intentar destruir su carrera, su valentía y su entereza le impiden desfallecer, a pesar de que no oculta que está muy cansada y de que se le ha hecho mucho daño injustificado. Amante de nuestra tierra y de nuestra cultura, el traje de flamenca para ella es casi como una segunda piel…

Rosario vestida por Pilar Vera – Flores y complementos: Morlote

-Consideras que ésta será una etapa muy importante para ti…

-Tengo que pensar así, con una mente positiva. Quiero aportar cosas buenas y espero, igualmente, que lo que venga sea también bueno.

-Acabas de cumplir 39 años… ¿Ves las cosas desde otra perspectiva?

-Por supuesto. El tiempo te hace saber lo que no quieres, que es más importante hasta que saber lo que quieres. A veces consigues algo que deseabas y te das cuenta de que no era lo que de veras esperabas. Sin embargo, siendo consciente de lo que no quieres, lucharás por mantenerlo alejado y serás dichoso. Yo lo que pretendo es vivir tranquila, sin más complicaciones que las que el día a día te da. Mis niños están sanos, adoro a mi esposo, mis padres viven, mis hermanos… Estoy muy agradecida por disfrutar de lo pequeño. Con eso me basta.

-Son casi dos décadas en la música… ¿Te has arrepentido en algún instante aquel paso que diste?

-Mira, en mi primer espectáculo, que se llamaba “Estrellas para el 2000”, compartí camerino con Joana Jiménez, a la que adoro. Empecé con 18 años y recuerdo que en casa me decían que canté antes de saber hablar, algo que antes no creía pero que, ahora que tengo a mi hija (que es un calco mío) me tengo que creer. La música es una terapia para mí y me ha salvado de muchos momentos malos con lo que no puedo arrepentirme de nada que tenga que ver con ella. De hecho, animo a mi madre a que venga conmigo a actuar porque sé que le viene muy bien ese contacto con el público, el sentirte que eres válida. De lo único que puedo arrepentirme es, en alguna etapa, de haber prestado atención a otros asuntos pero, de los pasos que das, aprendes.

-¿Por qué hay ciertas personas que son tan crueles contigo?

-Cuando era pequeña, una señora me dijo: “Que la vida no te cambie”. Esa frase la he entendido después porque está claro que la vida te cambia por los palos que recibes. Yo tengo que agradecer todo lo bueno porque así se soporta mejor lo malo. No sé si podré tranquilizar la situación, pero es insufrible y esto no se lo deseo a nadie. Muy poquitos lo aguantarían.

-¿Cómo haces para no hundirte ante los ataques que recibes?

-Para empezar, no veo comentarios dañinos. Me concentro en mi realidad. Llevo a mis niños al colegio, organizo mi casa, compongo, me voy al estudio… Cuando tengo que desplazarme preparo lo que tenga que llevar, me concentro, quedo con mi equipo… Me encanta mi vida y no me quejo de nada. Lo que no entiendo es que haya quien se lamente de lo que se supone que yo tendría que lamentar. Aparte tengo muchos amigos de siempre porque quien ha coincidido conmigo tiene recuerdos bonitos míos y eso une.

-En ese sentido que hablamos tu sensación es de estar… ¿Maltratada? ¿Humillada?

-Es que esto es de antiguo ya. Desde siempre soy conocida y la gente te hace suya, tratándome como si fuera alguien más de los suyos pero sí, me siento acosada y dañada y me he vuelto mucho más asustadiza. Ser criticada por absolutamente todo hace mella y te roba parte de tu alegría. Cuando se analiza mi caso se sabe que se está cometiendo una gran injusticia pero solo me queda tirar para adelante. No pretendo ser un ejemplo para nadie salvo para mis tres hijos, que no me gustaría sufrieran por pertenecer a la familia de la que vienen. Y sí, es cierto que he hecho exclusivas pero llevo mucho sin hacerlas y con nadie que las hace se ha producido el mismo machaque que con nosotros.

Rosario Mohedano vestida por Arte y Compás – Flores: Florsali

-¿Qué ha sido la tele para ti?

-Trabajo, comunicación, un medio directo, aunque he sentido lo mal que viene una mala publicidad. No estoy de acuerdo con eso de que “que hablen, aunque sea mal”.

-¿Has tenido que echar mano de algún profesional que te ayude a superar todo esto?

-Sí porque en situaciones así necesitas a alguien que no sea de tu entorno ya que, desahogarte con los que te rodean, les hace sufrir. Lo peligroso no es lo que se ve en televisión, sino lo que pasa detrás. El poder que tienen unos y cómo lo manejan frente a ti, que eres más débil.

-¿Qué te dicen tus padres?

-Ellos están muy orgullosos de mí y me lo transmiten. Para mí es suficiente con eso.

-Has mencionado a tu marido en varias ocasiones… ¿Ha sido la estabilidad para ti?

-Lo conocí en el peor momento de mi vida, hace nueve años. Tenía mucha presión pública, acababa de ser madre por primera vez… Y vi luz. En todos los aspectos. Es alguien normal, a quien no le gusta complicarse la vida y que me lo puso fácil. Me vino muy bien porque me redescubrió cómo era yo. Es más, la fuerza que necesitaba la he sacado de él.

-Por cierto, para aclarar comentarios… ¿Has tenido, en tu trayectoria como artista, intención de imitar a tu tía?

-Sinceramente yo no lo veo. De hecho hay artistas en los que sí reconozco rasgos suyos en ellos y no pasa nada. Hay muchos que no son Rocío Jurado y se dedican al mundo de la música y yo solo quiero ser una más de todos esos. La primera que sabe que no soy ella soy yo, sobre todo porque la conocí y sé cómo era, dentro y fuera del escenario. Me daría con un canto en los dientes si me pareciera más en lo personal, donde era verdaderamente buena, que en lo profesional.

 

La protagonista vestida por Martín Gallardo – Complementos: Sabina

 

Reportaje gráfico: Selu Oviedo
Ayte. Fotografía: Braulio Salvador
Maquillaje y peluquería: Constan Sánchez
Producción: Iván Alcázar
Ubicación: Hotel Los Seises

 

El rojo, de Artesanía María Paz, siempre es una apuesta segura para la flamenca.

 

Rompedor diseño de Ventura con mezcla de grises, blancos y amarillos.

(Visited 267 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión