Rocío Carrasco pierde la “guerra” contra Antonio David

La hija de Rocío Jurado ve cómo el juez archiva la querella contra su ex marido

El conflicto judicial entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores podría darse por finalizado pues, el Juzgado Sobre Violencia de la Mujer de Alcobendas (Madrid) ha archivado la querella con la que, la hija de Rocío Jurado, pretendía mandar a prisión a su ex marido (algo que supone un alivio para él y una derrota para ella).

La historia de esta pareja trae cola y ha estado siempre ligada a tribunales, jueces y abogados pero, para saber cómo han llegado hasta este punto, hay que remontarse hasta 1999 cuando, después tres años casados y dos hijos en común – Rocío y David –, decidieron poner fin al matrimonio. “La” Carrasco pronto rehízo su vida al lado de Fidel Albiac y Antonio David encontró la estabilidad con Olga Moreno y la relación entre nuestros protagonistas parecía ser correcta: tenían la custodia compartida de los niños.

Sin embargo, los problemas siempre han estado ahí, ya que la unión de Rocío con sus hijos nunca fue buena del todo, lo que llevó a que, primero ella y luego él, se fueran a vivir con su progenitor. Unas decisiones que a la primogénita de la Jurado no le sentaron bien, prueba de ello es la demanda de custodia que presentó contra el padre de sus hijos después de que el pequeño, menor de edad, decidiera quedarse con él y éste no cumpliera con los plazos dados por el juez (demanda que fue retirada después de que el joven cumpliera 18 años).

Aun así, Rocío siempre ha tenido una especial confianza en los Tribunales y, en 2016, presentó una nueva demanda en la que pedía para su exmarido 5 años de prisión por delito continuado de maltrato y lesiones psicológicas que, supuestamente, llevaría sufriendo desde 2002. Una petición, que, tras ser admitida a trámite, ha llevado a Antonio David a juicio y, además, podemos decir que no se puso a la ligera, pues contaba con 22 escritos firmados por médicos, psicólogos y trabajadores sociales a los que ella había pedido respaldo judicial.

Ahora, 22 años después de que se casaran, parece que el calvario judicial del ex guardia civil podría llegar a su fin ya que se ha archivado dicha demanda por falta de pruebas (tirándose así por tierra más de dos mil folios en los que una psicóloga forense aseguraba que Rociíto sufría una depresión a consecuencia de las declaraciones del que fuera su pareja). Antonio puede respirar tranquilo, de momento, pero la batalla aún no está perdida para el bando Carrasco, que ha decido contraatacar de nuevo en los tribunales. Esta vez es contra la mujer de Flores, por atentar contra el derecho al honor y a la intimidad, en unas declaraciones en las que Olga cuestionaba como madre a Rocío. Unas nuevas demandas que ya han sido admitas a trámite y que habrá que esperar para saber quién de las dos lleva la razón.

(Visited 205 times, 1 visits today)

Leave a Reply