Rasel: “Quiero que mi familia se sienta orgullosa de mí”

Con “Jaleo”, junto a Danny Romero, el sevillano Rasel vuelve a lograr un hito más en una trayectoria donde, con mucho esfuerzo y dedicación, todo son cifras, altas y positivas, que hablan por sí mismas

por Ricardo Castillejo

 

Más de 40 millones de visitas en youtube a sus diferentes videoclips, más de 25 millones de streams en Spotify, más de 100.000 seguidores en Instagram, más de 107.000 en Twitter y más de 135.000 en Facebook. Está claro que, a nivel de cifras, Rasel ocupa un lugar privilegiado. Pero nada viene por casualidad porque el sevillano es un trabajador incansable, autor de sus temas y, en lo personal, un hombre felizmente emparejado y padre de dos hijos (una de quince y uno de tres). Una de esas personas honestas que con su ejemplo demuestra que no hace falta pisar a nadie para llegar alto, habiendo compartido duetos con figuras como Carlos Baute, Melendi, Anitta o, ahora, Danny Romero, compañero de una nueva aventura musical titulada “Jaleo”.

-Aunque ahora muchos artistas tienen un sonido similar al tuyo tú has sido pionero en este sentido en España, ¿verdad?

-Pues sí. Cuando nadie creía en lo urbano empecé yo con él. Hace once años de mi primer disco, aunque ya entonces llevaba tiempo con ese estilo, y hoy día se ha convertido en el referente por todos lados. Hasta los más grandes tienen algún tema o alguna colaboración en esta línea. Yo estoy muy contento porque siempre he sido fiel a mis principios y he hecho lo que me gusta.

-¿Cómo se diferencia lo bueno de lo malo? Al subirse tantos a ese carro, es difícil diferenciar…

-Bueno, es complicado eso. Fíjate Luis Fonsi, que viene de la balada y se metió a hacer un reguetón que ha sido número uno mundial. Cuando hay una buena composición y calidad vocal es la gente la que hace viral esa melodía. Por mi parte estoy con productores muy buenos desde mis inicios y en la actualidad estamos valorando dar el salto a América, pero no me gusta opinar de los demás.

-¿Lo de los duetos es porque se ha perdido fuerza en solitario?

-Es la tendencia. Como los colores en la moda. A mí me parece muy buena opción para quienes colaboran porque ganan todos y es divertido. Me gusta mucho el formato.

-Hay quien piensa que la imagen de la mujer ha sufrido un retroceso por los mensajes que transmite el reguetón…

-Yo estoy en contra de las letras machistas y es cierto que muchas veces, lo que dicen los reguetoneros es para echarles de comer aparte. Intento hacer canciones que no ofendan a nadie y que inviten a bailar y a pasarlo bien aunque mi hija, que cumple 16 años en septiembre, escucha algunas cosas de fuera que no me agradan nada y en las que no se cortan ni un pelo.

-Ahora Jennifer López pregunta que para cuándo el anillo… ¿Es ella alguien con quien te gustaría colaborar?

-Hombre, la tía, con la edad que tiene, es una verdadera máquina y muchas de las veinteañeras que empiezan encuentran una rival que, por mucho que pase el tiempo, ahí sigue. Es una de las más grandes. Coincidí con ella la pasada edición de los Billboard y te impone porque es artista desde que se levanta a tomar café por la mañana. Desprende un aura increíble y la admiro desde siempre.

-¿Y a Kiko Rivera? ¿También lo admiras?

-Kiko es mi hermano. Tengo la suerte de conocerlo y desde por la mañana hasta que se acuesta está pensando en hacer temas, en llevar su sello discográfico para adelante… Es un tío currante pero le han puesto un sambenito encima que no es cierto. Está intentando superarse continuamente y eso, con más o menos talento, es destacable.

-¿Volverá?

-Claro. Ha sido un bajón como nos dan a todos los que nos dedicamos a esto, porque tenemos mucha presión. Pienso que ha sido una pausa para poner en orden su vida y regresar después.

-¿Has tenido tú alguna vez depresión?

-Sí que he tenido mis momentos difíciles en los que he pensado dejarlo todo y montar una churrería, por decirte algo. El problema de los músicos es que no tenemos estabilidad. No hay un sueldo todos los meses y debes salir a la calle a buscarte la vida, sin sentirte igual de continuo para poder componer). Luego viene el período de noviembre a marzo, que es frío y en el que vienes de una gira de 30 o 40 galas tras la que paras de golpe y piensas: “¿Y ahora qué?”. Encima, si hay hijos de por medio, todo se dificulta mucho más.

-¿Tu entorno te acompaña?

-Por supuesto. Gran parte de por lo que estoy aquí es por los míos. Si estoy mal ellos estarán mal. Por eso intento desprender siempre positividad. Quiero que mi familia se sienta orgullosa de mí.

-Hemos hablado de Jennifer López pero podríamos mencionar a Ricky Martin o Carlos Baute quienes, a pesar de tener una cierta madurez -y un público muy nuevo-, siguen en primera línea. ¿Cuál es el secreto para no quedarse atrás?

-Mi público de Instagram tiene entre 18 y 25 años. Como sabemos, la imagen ayuda. Desde que tengo uso de razón he sido muy deportista y me ha gustado cuidarme y, haciendo ejercicio, me evado. Voy al gym, corro (para tener fondo, que es esencial en “shows” como los míos, donde paso todo el rato moviéndome y saltando)…

-¿Las nuevas generaciones son sanas?

-Hay de todo. Cuando yo tenía 18 estábamos los que nos gustaba entrenar y también los que tenían otro tipo de hábitos pero, desde fuera, me parece que los jóvenes van un poco desfasados, aunque no quiero parecer un abuelo porque yo también estoy metido en este mundillo. Cada uno es libre de vivir como quiera, pero hay que tener cabeza.

-¿Con tu hija te vas de marcha?

-Aún no, aunque vamos a conciertos y ella puede disfrutar con su padre (risas).

-¿Eres padre-padre o padre-amigo?

-Soy padre, confidente, colega… No soy estricto para decirle qué tiene o no que hacer sino más bien para escucharle y aconsejarle. Es una edad la suya muy complicada y hay que dejar espacio y no agobiar.

 

(Visited 157 times, 1 visits today)

Leave a Reply