Que vuelva a reinar la paz…

Hace unos años escribí un libro titulado “Se nos rompió el amor… ¿podemos ser amigos?” en el que reflexionaba sobre por qué cuando se rompe una pareja es tan difícil que quede una amistad entre quienes, en teoría, se han amado tanto como dos que, durante el tiempo que sea, han caminado en un mismo camino. Decía entonces algo que hoy día sigo manteniendo y es que, siempre que no haya habido una traición importante, cuando los sentimientos se van poco se puede hacer, siendo lo más razonable (y la mente es el motor que activa todo en nuestro cuerpo), aceptar que eso es así y que uno no tiene por qué odiar a quien quiso solo porque se haya decidido emprender una nueva etapa. Claro que el sentido de la propiedad juega malas pasadas mentales y, apoyándonos en él, no son pocas las ocasiones en las que se nos nubla la razón pensando que alguien nos pertenece y, en consecuencia, actuando de forma poco apropiada.

Recuerden que, cuando Melanie Griffith y Antonio Banderas dejaron su matrimonio, al principio todo parecía que iba a ir bien y tranquilo para, enseguida, desenterrarse el hacha de guerra (públicamente más ella desde luego) y empezar a tirar puyitas contra el que había sido su bien más apreciado. Por eso ver la fotografía que su hija Stella ha subido a Instagram de los dos juntos de nuevo, compartiendo sofá, es muy gratificante. Parece que las cosas se han calmado y vuelve a reinar la paz entre estas dos “estrellas” dispuestas, de alguna nueva forma, a seguir brillando juntas.

(Visited 92 times, 1 visits today)

Leave a Reply