Pascual González “El pueblo quiere que yo sea pregonero”

Con la ‘Pasión según Andalucía’, Pascual González y Cantores de Híspalis recrearán esta noche en Fibes la vida de Cristo, desde su nacimiento hasta la resurrección, paseando de una forma muy singular por las costumbres y tradiciones procesionales del pueblo andaluz.

Josan Muñoz

Ha llevado el nombre de nuestra ciudad por todo el mundo a partir de unas sevillanas, cantadas hasta en japonés, que se han codeado en las listas de ventas con los grupos más exitosos del panorama nacional durante más de tres décadas. Gran impulsor del género, ha conseguido, junto a Cantores de Híspalis, que importantes intérpretes de nuestro país canten temas tan famosos como “A bailar, a bailar” o “Micifuz y Robustiana”, al igual que ha sido embajador de una Semana Santa en la que ha participado desde niño y para cuyo pregón resuena su nombre, año tras año, como un claro candidato a pronunciarlo.

CANTORES FOTO_-¿Es “La Pasión según Andalucía” un musical?

-Diría que se trata de un drama litúrgico de vanguardia en el que cuatro hombres, a través de la música y sus voces, exaltan una fiesta tal y como antes el pueblo lo hacía en el interior de las iglesias. Es un óleo diferente en cada sitio desde que se presentara en 2005 y que ya ha pasado por toda España. Una persona puede ir a verlo diez veces y nunca sentirá que es igual.

-¿Se consideran embajadores de nuestra Semana Santa?

-No existe un espectáculo que la exporte de forma tan pasional como nosotros. Empezó siendo “Sevilla reza cantando”, que además sirvió para unir a Pascual González con Cantores de Híspalis tras un tiempo separados. Supuso un lleno tras otro en el Teatro Imperial. No hemos inventado nada, solo somos mediadores y portavoces de lo siente la gente. Tengo un amigo argentino no creyente y me dijo que, como fuera dos veces más, tendría que empezar a confiar en Dios. La saeta es un lamento con tanta verdad que te remueve por dentro más allá de las creencias.

-¿Es “capillita”?

-No, pero sí tengo esa crianza al nacer en una familia muy cristiana. La Semana Santa me gusta por dos razones. Es una manifestación artística, costumbrista y cultural donde el teatro son nuestras calles y plazas y el pueblo ejerce de actor en una obra escrita por ellos. Además, es una parte esencial de esta Sevilla a la que amo. He dejado pasar muchos trenes por ella.

-¿Y le ha devuelto la ciudad ese cariño o no se siente profeta aquí?

-Yo no quiero reconocimientos. Prefiero vivir muchos años con el cariño de un pueblo. La administración es ciega antes estos casos. El Pali, el “trovador de Sevilla”, lleva 25 años esperando un monumento, con proyectos guardados en unos cajones por los que han pasado varios partidos. Quienes hacen cosas por la ciudad caen rápido en el olvido. Es una pena que se tenga que morir alguien para poner una placa en la plaza donde nació. En Estados Unidos eso no sucede.

-Ahora le han puesto una escultura a Peregil…

-Él ya fue “Medalla de Oro” de la ciudad y la organización para su reconocimiento lo ha hecho muy bien. Yo lo conocí hace muchos años y nunca supe si era amigo, hermano o un padre. Lo mismo te daba un consejo que te contaba un chiste. Tenía un imán y por eso iba tanta gente a su bodega. Era un monumento en vida.

-¿Será algún día pregonero?

-El pueblo quiere que yo lo sea pero las propias directrices de este evento ya están cansadas de escuchar mi nombre. Me siento pregonero del pueblo porque, con nuestros temas cofrades, toda España canta eso de “El puente te esta esperando”, “Capataz”, “Jesús Preso”… Todos los sevillanos tienen escrito un pregón en su cabeza pero yo no necesito tener un borrador en el bolsillo. El mío seria muy sevillano, como yo. Adoro a todo el que escribe letras sin saber, al que entona una saeta aunque no cante bien o pinta una imagen como puede, porque todo eso sale desde el amor.

-¿Cuándo ocuparán las sevillanas el lugar que merecen?

-La administración tiene que defenderlas y pasa totalmente de ellas. Parece que olvida que dejan mucho dinero. No es solo el cante, es el baile y, para eso, los trajes, y eso lleva una moda, y desfiles con modelos, y compositores que hacen letras, y se necesitan guitarras, tambores y flautas… Encierran a muchos sectores y no lo están queriendo ver a pesar de una asociación, “Sevillanas para el mundo”, que no para de luchar.

A5.cdr

-¿Ha pensado alguna vez en retirarse?

-Mientras el público nos quiera yo estaré ahí, aunque administrando las fuerzas. Con sevillanas hemos competido en ventas con “Mecano” o “Olé, Olé” y siguen sonando éxitos con muchos años como “A bailar, A bailar” o “Que no nos falte de ná”. Tenemos un espectáculo tipo “medley” en el que hacemos 50 temas que si nos calláramos cantarían a la perfección los espectadores. Ahora nos ha escrito un grupo muy joven rock de Castilla y León para que colaboremos en su disco. Eso nos llena de orgullo y nos indica que estamos vivos. Tampoco voy a terminar mendigando por los escenarios. Eso, en la vida.

-¿Cómo ve nuestra ciudad?

-Preciosa pero parece que estamos cohibidos. Nos amedrentamos y no sacamos pecho por ella. Hace poco estuvimos en Nueva York y no parábamos de escuchar que era la capital del mundo pero nosotros decíamos: “Con el permiso de Sevilla”…

(Visited 544 times, 1 visits today)

4 Comments

  1. marcelo
  2. Daniel Pascual
    • juan carlor
  3. Pregonero de la Corchuelas

Leave a Reply