Paco Arrojo: “No he sufrido acoso, pero los he visto con mis propios ojos”

El extremeño termina hoy el ciclo de representaciones de “La Corte del Faraón” en el Festival de Teatro Clásico de Mérida

por Ricardo Castillejo

Su paso por “La voz” fue decisivo para que el gran público conociera al que es uno de los mejores solistas de España. Frecuente en los elencos de musicales como “Hércules”, con el que también visitó el Festival de Teatro Clásico de Mérida, a éste ha vuelto con “La Corte del Faraón”, zarzuela reconvertida en musical donde comparte cartel, entre otros, con Itziar Castro. Con multitud de proyectos siempre entre manos, como el espectáculo de los clásicos de Disney con el que volverá en septiembre a Mérida, Paco Arrojo es ahora “el casto José”, personaje en torno al que se articula esta entrevista…

-¿Cómo ves el desarrollo de la función en estos días?

-Estoy contento. Empezamos con un “No hay entradas” y el público lo recibe de forma muy positiva, se ríe a carcajadas y se lo pasa bien. Ésa es nuestra finalidad con esta producción.

-Y tú, como protagonista masculino, ¿de qué forma la vives?

-Pues como decía la canción, con “Alma, corazón y vida”. Salir a este escenario siempre es un regalo y bastante emocionante.

-Encima en tu tierra… ¿Te sientes profeta ahí?

-Sí… Sientes el cariño y ésa es la profecía (risas). Los extremeños somos muy majos y se hacen notar por la calle.

-¿Entienden los espectadores actuales el mensaje de un texto tan concreto como el de “La corte del faraón”?

-Yo creo que sí. No es tan complicado y el equipo, además, lo ha acercado al musical, para que los jóvenes lo acepten mejor. Al fin y al cabo, la Zarzuela, el “género chico”, es un género para melómanos, que lo valoran más. Llevándolo al pop, con bromas más de nuestros días, se ha intentado actualizar.

-Propaga un mensaje de libertad en la cultura, en la sexualidad… Con la noticia de Plácido Domingo, en este sentido, se ha vuelto a poner sobre la mesa la cuestión de los acosos… ¿Los has sufrido tú?

-No, pero es algo que he visto con mis propios ojos. He tenido la suerte de que no me haya tocado personalmente pero hoy todo se reivindica de otra forma y las redes tienen un eco tremendo para alzar la voz enseguida. Y luego está la censura que, gracias a Dios no está tan presente pero que, en ciertos casos, como con los raperos, sí que sigue apareciendo.

-Eres la gran voz de esta Corte… ¿Desde dónde vives eso? ¿Responsabilidad? ¿Orgullo?

-Son muchos años dedicándome a esto y lo llevas con naturalidad, pero también con responsabilidad. La voz es un instrumento que, si no lo cuidas, se agota y estos son días muy intensos. Descanso lo que puedo y, sobre todo, le pongo mucho amor.

-¿Y la castidad la practicas? ¿La has practicado en algún momento?

-Mira, no (risas). El mundo está para poca castidad. En ocasiones no te queda más remedio porque no tienes cómo ni por qué ni dónde pero también está el onanismo. La castidad está para el que la elija.

-Bueno, en América existe una corriente que la practica…

-Desde luego que los americanos son muy raros (risas)…

-Lo mismo nosotros estamos en el punto contrario, en el exceso…

-La virtud está en el punto medio pero el ser humano es caprichoso e incongruente. No unimos lo que pensamos, decimos y hacemos y no somos consecuentes. Habría que analizar cada caso. De joven te dejas llevar por la testosterona, pero, conforme pasa el tiempo, valoras otras cosas.

-¿El sexo es lo que mueve el mundo?

-Para mí, el amor. Por tu familia, padres, hermanos… Ahí no hay sexo. Luego dicen que el dinero, pero yo soy demasiado romántico como para pensar de otra manera…

(Visited 244 times, 1 visits today)

Leave a Reply