Oprah es… mucha Oprah

 

 

El mito de la televisión estadounidense, Oprah Winfrey, cumple hoy 64 años en uno de sus mejores momentos profesionales y entre rumores sobre su candidatura a las próximas elecciones a la presidencia de Estados Unidos

 

por Iván Alcázar

 

“Cuando Oprah habla, todo el mundo se para y escucha”. Esas fueron las palabras que usaron en la pasada ceremonia de los Globos de Oro para presentar a Winfrey, el pasado 7 de enero, antes de recoger su premio honorífico a toda su carrera. Y así es. Esta mujer, nacida en Missisipi en 1954 -cumple hoy, por tanto, los 64-, es todo un referente en la televisión americana e incluso mundial, convirtiéndose en la presentadora más poderosa e influyente según las revistas ‘Forbes’ y ‘Time’ en varias ocasiones, cuando se encontraba al frente de su programa de actualidad –el que más audiencia tuvo del planeta- durante 25 temporadas y hasta su final, en 2011. Pero no solo es conductora de en la pequeña pantalla, sino que también es actriz –llegando a estar nominada en 1985 a un premio Oscar como Mejor actriz de reparto por su papel en la película ‘El color púrpura’-, productora y crítica de libros… En definitiva, una mujer todoterreno y que es creadora de opinión pública.

Más allá, nuestra protagonista recibía el citado galardón de este año ante la atenta mirada los allí presentes por su discurso, el cual fue el esperado y, cómo no, uno de los momentos de la velada. Su temática, como no podía ser de otra manera, giró en torno al racismo y el acoso sexual –ahora en pleno auge-, para los que dedicó el siguiente mensaje: “He entrevistado y representado a gente que ha sufrido muchísimo en la vida. Lo que tienen en común es mantener viva la esperanza de un mundo mejor. Quiero que todas las niñas que ven esto sepan que tenemos por delante un nuevo día. Y cuando amanezca será gracias a mujeres magníficas, muchas de las cuales están en esta sala. Y hombres que van a luchar unidos para convertirse en líderes y para llegar a ese momento en que nunca haya que decir: ‘Me too’ (yo también)”, haciendo referencia a la campaña llevada a cabo por las mujeres de Hollywood para denunciar los abusos que han salido a la luz estos últimos meses y en la que han participado personajes de la talla de Angelina Jolie, Ellen DeGeneres o Jennifer Lawrence.

Tras sus palabras, no se podía oír nada más allá del estruendo de aplausos que se generó en el auditorio. Y, cómo no, las redes sociales también echaban humo con mensajes de admiración hacia nuestra protagonista, destacando mensajes de muchos usuarios que pedían su candidatura para la presidencia de los Estados Unidos en las próximas elecciones con el hashtag #Oprah2020 (algo a lo que el círculo de amigos de la presentadora afirmaba a la CNN que “se lo está pensando”).

Sin embargo, hace pocos días fue la propia Oprah quien rompió su silencio sobre este tema en un reportaje para la revista ‘InStyle’ en el que descartó su participación en el camino hacia la Casa Blanca alegando que “siempre me he sentido segura de mí misma con lo que puedo o no hacer. Y no es algo que me interese. No tengo el ADN para eso”. Por lo tanto, no veremos finalmente al rostro televisivo más popular de Norteamérica enfrentándose contra Donald Trump dentro de dos años en las urnas. Y eso que muchos famosos habían manifestado públicamente que, si se postulaba como presidenta por el partido demócrata, tendría sus votos, como es el caso de Lady Gaga o Tom Hanks.

En el ámbito personal, Winfrey lleva con su marido, Stedman Graham, desde el año 1986 y no tiene hijos por elección propia. Según comentó, orienta su instinto maternal en las casi doscientas jóvenes de su academia de liderazgo Oprah Winfrey Leadership Academy for Girls, fundada en 2015. En definitiva, Oprah soplará las velas sabedora del cariño y el apoyo de todos los que le siguen desde el principio de su carrera y que, seguramente, continúen así hasta que decida dejarlo. Porque Oprah es… mucha Oprah.

 

(Visited 48 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión