Nyno Vargas: “Cuando empezaba, los que se dedicaban a la música comentaban que lo mío sería una moda pasajera”

Desde muy joven sabía que su destino estaba en la música y encontró en YouTube, el canal perfecto para darse a conocer y desde donde ha conseguido convertirse en un referente para millones de seguidores

 

por Ricardo Castillejo / Pepe Zarza

 

Ha pasado por Sevilla para firmar su nuevo disco ‘Dicen de mí’, álbum donde reinterpreta el sonido urbano con un toque flamenco, pero, sobre todo, donde alza la voz contra el qué dirán. Nyno Vargas, un joven valenciano nacido en 1993, salió de un barrio humilde para, gracias a las redes sociales -en las que supera el medio millón de seguidores-, convertirse en un referente a través de una música que evoluciona, como él, con el paso del tiempo.

-Aprovechaste, como dice tu canción, “La oportunidad” que te brindó el destino y aquí estás…

-Oportunidades, en esta vida hay pocas y, siempre que aparezca alguna, hay que aprovecharla al cien por cien.

-Lo que has conseguido, ¿de qué ha dependido más? ¿De la suerte, del trabajo, del talento…?

-Si te digo la verdad, todo tiene que ver. Tienes que tener talento para enganchar a la gente, trabajar (porque sin esfuerzo no vas a conseguir nada) y también debes tener algo de suerte…

-Todo importa, la parte física también… Tú eres muy atractivo, y lo sabes, y debes tener a las chicas locas…

-Eso me dicen, aunque está feo que lo diga yo… ¡Tengo ‘sex appeal’!

-A muchos ídolos las fans le tiran ropa interior en los conciertos o hasta se las encuentran en la habitación del hotel, en la cama… ¿A ti te ha pasado algo así?

-Una de las cosas más ‘heavy’ que me han sucedido fue en Zaragoza hace bastantes años, cuando una fan estaba escondida en el baño de la habitación que habíamos reservado. Fue una locura. Dejé las maletas y la descubrí cuando fui a darme una ducha. ¡Menos mal que no me había desnudado!

-¿Y cómo reaccionaste?

-Se me tiró a abrazarme con mucho entusiasmo, y me resultó bonito porque había hecho lo imposible para poder verme. Me comentó que no podía ir al concierto pero que sabía que podía encontrarme allí. Bajamos porque, claro, le dije que ahí no podíamos hacernos ninguna foto.

-¿No te asustaste?

-No, me quedé más bien en estado de ‘shock’. Fue una situación rara porque no sabía si realmente era yo el que se había equivocado de habitación. Cuatro segundos un poco incómodos. Luego ya ella reaccionó y me abrazó.

-Nyno, eres especial por muchas circunstancias: naciste en un barrio humilde, eres gitano y no haces flamenco… Entiendo que de ti habrán dicho muchas cosas porque, cuando uno se sale de la norma, se convierte en objetivo fácil de comentarios, ¿verdad?

-Por supuesto. La gente siempre va hablar. Da igual lo que hagas, a lo que te dediques… Nunca vas a terminar de agradar a todo el mundo porque eso es imposible y, aparte, sería aburrido. Yo soy consciente de lo que hago y de lo que quiero hacer y dejo que hablen. No hay publicidad mala. Por todo eso este trabajo se llama ‘Dicen de mí’. De mí han dicho de todo. Cuando empezaba, los que se dedicaban a la música comentaban que lo mío sería una moda pasajera, que no iba a poder conseguir nada. Diez años después seguimos aquí, con nuestro disco número tres y, además, nos comunicaron ayer que es el tercer álbum más vendido de España en esta semana. Nosotros nos esforzamos y detrás de mí hay un gran equipo que siempre me apoya y me da fuerzas, aunque, al final, todo esto se lo debemos al público.

-En ‘Dicen de mí’ vuelves muy latino

-Yo es que soy muy ‘sabrosón’ (risas). La salsa, el merengue y la bachata me encantan.

-Eres muy presumido, un chico que se preocupa de estar bien consigo mismo, pero, ¿esto es para ti o para los demás?

-Me gusta cuidarme y lo hago, fuera de los tópicos de porque soy cantante y tengo que hacerlo, porque me gusta y porque creo que uno tiene que mimarse. Si no, ¿quién lo va a hacer? Antes de dedicarme a esto ya hacía mucho deporte, comía sano y me preocupaba por vestir bien.

-A propósito, ¿el amor ha llegado ya a tu vida?

-Puede ser, aunque no hay que cerrar nunca la puerta.

-Hay muchas posibilidades en esto del amor, ¿tú dónde te ubicas? ¿Clásico? ¿Más liberal?

-En esta profesión necesitas algo estable porque, cuando uno está detrás de los focos, con las fotos, viajando, te apetece tener a una persona que esté para ti, igual que tú para ella. Lo que sí es cierto es que es muy difícil compaginar la realidad del artista con una relación.

-Tu relación con tus admiradoras es muy estrecha, ¿no? Les podría molestar verte con pareja…

-Sí, de hecho, cuando hicimos la portada de “Sevilla Magazine” con Nuria Fergó, anuncié que me casaba y se lio muy gorda. Había muchos que me felicitaban y demás, pero a otros que no les hacía mucha gracia, algo que no entiendo porque un artista debe tener también su vida.

 

 

(Visited 101 times, 1 visits today)

Leave a Reply