Norma Duval, una diva que siempre brilla

Portada de la edición impresa del último número de “Sevilla Magazine”, la vedette recibió el premio a “La más querida” durante la fiesta del sexto aniversario de la revista

por Ricardo Castillejo

No hay quien, conociéndola, no sucumba a sus encantos. Norma Duval es una mujer poderosa… y lo sabe. Sin embargo, la artista es, al mismo tiempo, cercana, cariñosa y muy agradecida, tal y como demostró en la gala de “Favoritos 2018” donde, la pasada edición, recibió el premio a “La más querida”. “Este reconocimiento me llena, más aún, de amor por Sevilla, ciudad a la que adoro, tal y como he demostrado a lo largo de mi toda mi trayectoria. Aquí he sido muy feliz: con mis hijos, en la Feria de Abril, trabajando… La primera vez que vine fue en el Álvarez Quintero, con 18 añitos. Luego volví al Maravillas, al Imperial… Cuando vengo es un sueño para mí”, comentaba ante el público del Cortijo Morera y Vallejo.

Encantada con dar autógrafos y que el público quiera hacerse fotos con ella, Purificación Martín Aguilera, su auténtico nombre, es generosa siempre y en todas las circunstancias. “Quien decide hacerse conocida es porque le gusta la gente, A mí me fascina el contacto con las personas y el hecho de despertar cariño es la recompensa más grande que puede desear alguien que se dedique a esta profesión”. Madraza de sus hijos, de sus sobrinas (las hijas de la siempre recordada Carla Duval), y hasta de su propia madre (enferma de Alzheimer), Norma se considera muy “gallina” de los suyos y, además, alguien con mucha energía. “Me nace del interior, del alma, y de saber, desde por la mañana, que tengo muchas cosas que hacer y que tienes que fuerte y estar ahí. Ante la adversidad, mejor ser positivo. Ése, al menos, es mi lema vital. Todos tenemos momentos malos y duros pero hay que seguir adelante. A pesar de todo, la vida es maravillosa”.

Miss Madrid en 1973 (el año que sería Miss España Amparo Muñoz), esta vedette inició entonces de la mano del mítico Valerio Lazarov -miembro del jurado de su certamen-, una carrera televisiva en la que debutó con el programa “Señoras y señores” (1974). A partir de ahí diversos espectáculos como bailarina serían el principio de un camino donde, en 1980, se cruzó la oportunidad de convertirse en primera vedette del teatro parisino “Folies Bergère” en el que sería, después de la Bella Otero, la segunda española en su historia en ser cabeza de cartel y una de las últimas “estrellas” del género de la revista.

Películas como “La mujer del juez” la llevan también al cine aunque, su popularidad máxima, la encontró gracias a la pequeña pantalla, medio donde la hemos visto en infinidad de ocasiones como “Contigo”, “Bellezas al agua”, “Desde Palma con amor”, “Los domingos por Norma”… O hasta en recordados anuncios como el navideño de Freixenet compartiendo grabación con el mismísimo Don Johnson. Así, con su carisma y simpatía ha conseguido, durante varias generaciones, meterse a los espectadores en el bolsillo e interesar, más allá de por lo laboral, por una biografía sentimental en la que hay varios nombres destacados: Marc Ostarcevic, José Frade y Matthias Kühn. Con el primero se casó en 1992 y se separó en 2001, naciendo de esa unión sus tres hijos: Mark Iván, Yeiko y Christian. El amor del segundo también terminó en boda, en 2004, y al lado del empresario permaneció hasta 2009. Y en torno al último hay ganas de que Norma vuelva a dar el “sí, quiero” aunque parece que, de momento, ese paso está tardándose un poco en dar.

Mientras, nuestra protagonista prepara una función de teatro en la que compartirá cartel con Andoni Ferreño y sigue cuidándose, consciente de la edad que tiene y sin obsesiones. “No creo que las caras artificiales sean una bonita forma de envejecer”, declaraba recientemente aclarando que, hasta el día de hoy, no ha pasado por ningún quirófano para rejuvenecer su rostro. Con su etapa de vinculaciones políticas ya casi olvidada, Norma Duval disfruta de un presente pleno lleno de proyectos y donde no deja de recibir llamadas para seguir siendo imagen de firmas de moda o productos de belleza. Su romance con las cámaras será eterno, al igual que esa belleza suya tan imperecedera como su fortaleza. Por eso la admiramos y por eso quisimos premiarla durante una fiesta, la de “Sevilla Magazine”, donde volvió a brillar con luz propia.

(Visited 197 times, 1 visits today)

Leave a Reply