¿No lo ves, Aída?

Nunca me ha gustado. Nunca me ha caído bien. Ni siquiera en el caso último de que esté interpretando un personaje y que gran parte de lo que diga y haga sea un paripé. No me agradan sus maneras, ni su agresividad, ni ese mensaje que supuestamente no se entiende y sobre el que lleva girando y girando desde que se hizo conocida. Vamos, que no me resulta cómoda ni su madre. Aída Nízar, y lo que representa, es, sencillamente, detestable.
Esta semana lo ha vuelto a demostrar en “Gran Hermano VIP” cuando, tras su expulsión, seguía empeñada en hablar de “malos” y “buenos” sin querer aceptar que, más allá de eso, es cuestión de sensibilidad y empatía. Porque no por decir una verdad –que siempre las verdades son matizables- uno es mejor persona o tiene más valía. Hay cojos, tuertos, feos, jorobados… ante los que no es necesario que nadie les recuerde su discapacidad o aquello en lo que la naturaleza ha sido menos generosa con ellos. Como tampoco aporta nada recordarle a alguien que igual en su evolución profesional no ha logrado el ascenso que habría deseado (lo que no te hace peor en tu trabajo que otros que sí hayan triunfado).
Ya sabemos que la verdad puede ser muy dolorosa y, en el caso de esta mujer, lo más cierto de todo es que no es querida por el público algo que, tarde o temprano, le pasará factura. Crear espectáculo está muy bien pero si el precio es el que tú estás pagando, a mí me parece que no merece la pena. ¿No lo ves, Aída?

Aida_PM

(Visited 55 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión