No hacer lo que no quieres hacer

 

 

Hace mucho tiempo ya tuve la oportunidad de entrevistar a Amparo Rivelles, una de las damas del teatro más importantes que hemos tenido en España. Creo que fue coincidiendo con una función que ella hacía -y que me gustó tantísimo como “La dama de Chaillot”, de Jean Giraudoux-, cuando se produzco el encuentro del que os hablo y durante el que le pregunté a la actriz si durante su vida había hecho lo que le había dado la gana “Posiblemente no”, me respondió, “pero no he hecho lo que no quería”. Porque al final, no entrar en territorios en los que uno no se siente cómodo es mucho más conveniente que dejarse llevar sin destino pues en esto último nunca se sabe pero, en lo primero, tenemos la seguridad de que al menos estaremos serenos y en armonía.

¿Por qué toda esta reflexión inicial? Porque me ha encantado la respuesta que ha tenido Natalia Ferviú en el programa “Cámbiame”, el cual ha decidido abandonar porque no se terminaba de ver en su formato actual (que, por cierto, se come todos los días hasta diez minutos del Informativo de las tres de Telecinco). A mí, si ya antes me chocaba un poco, ahora es que no me cuadra en absoluto, con lo que coincido con la estilista en su percepción al respecto de un espacio que habrá ganado en tiempo de emisión pero, para mí, ha perdido todo el interés.

Sea como sea, a lo que voy es a que, esperando que no sea un montaje, la actitud de Natalia era la que tocaba. No estaba a gusto y se va. Tampoco hay que ir dando tantas explicaciones.

(Visited 96 times, 1 visits today)

Leave a Reply