“No boyfriends, no problems”

ana-obregonPara estar en pareja existen muchas modalidades. Hay quien la mantiene por no estar solo. O los que están bien pero, en realidad, aburridos. Algunos tienen hijos para soportar el desamor y otros se echan amantes para encontrar un aliciente sexual. Para unos pesa demasiado el paso del tiempo y para otros la pasión es suficiente aliciente para sostener una historia. Por no hablar de los que discuten sin parar o ni siquiera se hablan o de los que, enamorados del amor, se montan una fantasía ajena a la realidad. Al final, si se echan cuentas y se piensa fríamente… ¿cuánta gente vive de verdad feliz acompañado de alguien? ¿Cuántos casos de ÉXITO con mayúsculas existen en asuntos del corazón?
Así que, el otro día, cuando después de una opípara cena me comentaba mi amigo Jero que estaba fenomenal sin nadie y que no tenía intención de cambiar su estado civil, comencé a entenderlo y a ponerme hasta de su lado, recordando la entrevista que me concedió hace un tiempo el psicólogo Walter Riso y donde hablaba de las claves que no seguimos nunca pero que son esenciales si queremos que nuestra “media naranja” sea duradera y dulce y no termine convirtiéndose en un trago amargo. A saber: compartir risas y aficiones, estar de acuerdo en lo que a ambos les desagrada y tener un proyecto común de vida.
“No boyfriends, no problems” (“No novios, no problemas”), decía una camiseta que hace poco lució Ana Obregón y que me encantaría encontrar. Lo mismo, a partir de ahora, la convierto en mi lema porque visto lo visto…

(Visited 175 times, 1 visits today)

Leave a Reply