Nina, “En el amor no puede haber medias tintas”

Nina, que protagoniza hasta el día 20 “Mamma Mia!” en FIBES, se viste en exclusiva de flamenca para el número de abril de “Sevilla Magazine”

por Ricardo Castillejo

Solo se vistió una vez de gitana para una Feria de Abril de hace ya muchos años. Sin embargo, Nina recuerda esa experiencia con tanto cariño que ha querido volver a posar, esta vez como modelo, con complementos de Anfermoda y diseños de Aires de Feria, Paco Álvarez y Arte y Compás en una sesión que, completa, todos podremos disfrutar en el número de abril de “Sevilla Magazine”. Mientras, la cantante se convierte cada noche en Donna, el personaje protagonista del musical de Stage Entertainment “Mamma Mia!”, basado en las canciones del mítico grupo Abba.

-¿Qué tal se ha sentido vestida de flamenca?

-Ha sido maravilloso. Es como si el traje te condujera a un estado especial del cuerpo, como si se estirara más y no tuvieras que darle ninguna orden específica para posar. Yo que no me pongo estos vestidos, sin mirarme al espejo sabía que estaba favorecida.

-Porque de andaluza, ¿qué tiene?

-Bueno, raíces andaluzas para empezar. Mis abuelos eran de Almería y yo he vivido con ellos en casa mucho a nivel cultural y musical. La niña de los Peines, Dolores Abril, Juanito Valderrama, Camarón…Todo eso estaba muy presente en nuestro hogar. Antes no me atrevía a cantar nada de eso pero, conforme mayor me hago, es como si la voz me llevara a este tipo de cosas.

nina 01

Paco Álvarez, una de las empresas más veteranas del sector, también apostó por vestir a la cantante.

-¿Es presumida?

-No mucho. Y cuando me he visto tan bien maquillada, siendo testigo de cómo se cuidan las mujeres aquí, que van por la calle tan elegantes, pensaba… “Tendría que ser más coqueta” (risas).

-¿Cuáles sería sus armas como mujer?

-La sonrisa. Es agradable siempre ver sonreír a la persona. Ésa viene de fábrica. Luego, pocas. No soy de ir arreglada. Cuando salgo del escenario siempre llevo ropa cómoda. No pienso qué ponerme para ir más guapa.

-La mujer andaluza es muy pasional… ¿Usted también?

-Sí, aunque con los años te vas asentando. En el amor no puede haber medias tintas.

-¿Qué le enamora?

-El sentido del humor. Y tengo suerte porque mi pareja tiene mucho. Es más, tengo que llamarle la atención porque no hay manera de hablar nada en serio (risas). Y el positivismo. Eso es lo que más me convence de alguien.

-Nunca ha entrado al “trapo” de las revistas “del corazón”… Mantenerse sin pasar por ahí tiene mérito, ¿no?

-Depende. Hay quien por oficio tiene ser famoso y hay quien se dedica a la música o a la interpretación. No he vivido ni de mi imagen, ni de ser popular. Mi trabajo está en el escenario y lo que le puede interesar al público ya lo ve desde la platea de un teatro. De todos modos tampoco me he negado a la “prensa rosa” pero no va con el “pack”. Es más, cuando los medios contactan conmigo lo hacen para asuntos artísticos porque tú misma has trazado una línea.

-Vamos a la función… ¿No se cansa de hacer el mismo personaje doce años?

-Bueno, no son doce. Fueron siete muy intensos y otros que paramos y, en cuanto supe que volvía “Mamma Mia!” y que contaban conmigo, me hizo una gran ilusión, lejos de cansarme. Es como el director. Lleva casi veinte años ahí y, lejos de aburrirse o caer en una rutina, se divierte y ha crecido y madurado como profesional. Y a mí me ha pasado lo mismo y encima la vida me devuelve algo que ya he hecho e intentar mejorarlo. ¿Cuántas veces pensamos? ¡Uy! ¡Si ahora hiciera eso! ¡Qué distinto sería! Pues eso me ha pasado con esta función. Es muy distinta del resultado final.

La intérprete posa con una propuesta rociera de “Arte y Compás”.

La intérprete posa con una propuesta rociera de “Arte y Compás”.

-Decía la otra semana que no echaba de menos la televisión…

-No. Es imposible que se pueda hacer un proyecto con los valores y el rigor de “Operación Triunfo”. Y tampoco no sé si haría algo así. Estoy en otra historia. Si me dices si podría dejar el teatro te digo que no. Soy bestia de escenario, de directo y, hasta que el cuerpo y la voz me acompañen, estaré ahí. La tele ahora mismo no me aporta nada. Tal vez como actriz sí, en series. Pero presentando, no.

-¿Y Eurovisión? Estamos en pleno proceso de ebullición…

-Ni idea. Hace años que no lo sigo. Para mí fue un paso más que está muy lejos… ¡De eso sí que hace tiempo!

-¿Le gusta verse en esas épocas? ¿Siente nostalgia?

-Estoy muy orgullosa y he repasado esta trayectoria en un libro que presento el lunes en Sevilla. Lleva dos años editado en catalán y se llama “Con voz propia”. Es una “vozgrafía” en la que repaso mi trayectoria para hablar de la voz y del oficio. Es un homenaje a mi profesión, al oficio de actriz y cantante y a mi instrumento y no es un texto para entendidos sino con clara voluntad divulgadora. Lo escribí de 2012 a 2013 y fue una sacudida impresionante. Empieza de pequeñita cuando alguien me sugiere que estudie música… hasta el día de hoy. Darme cuenta de todo lo que he hecho fue muy terapeútico y me dio sensación de vértigo. Pensaba… ¿Todo eso he hecho? (risas). Estoy muy feliz, en una etapa muy bonita.

Nina difrutó de la sesión de fotos para Sevilla Magazine con trajes como éste de la firma “Aires de Feria”.

Nina difrutó de la sesión de fotos para Sevilla Magazine con trajes como éste de la firma “Aires de Feria”.

Fotografía: Selu Oviedo
Ayte. Fotografía: José M. González
Vestuario: Aires de Feria, Paco Álvarez y Arte y Compás
Maquillaje y peluquería: Javier Mascareña
Localización:  Casino de la Exposición (ICAS)
Complementos: Anfermoda

(Visited 1.587 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión