Miriam Rodríguez: “Detrás de mi carácter fuerte, hay alguien muy emocional que se rompe fácil”

Miriam Rodríguez, “la leona” de “OT 2017”, triunfa en “La Voz” como asesora de Pablo López, nos presenta su álbum, “Cicatrices”, y desmiente su relación con el malagueño

Por Ricardo Castillejo

Los fans la conocían como “la leona” por su pelo rizado y voluminoso. Quedó tercera finalista en una apoteósica edición de “Operación Triunfo”, hace un año, que marcó el renacer por todo lo alto del formato y, desde entonces, hizo una gira por todo el país con sus compañeros, se ha estrenado en solitario con “Cicatrices”, ha realizado un cameo en la serie de FOX, “Vis a vis”, y está participando como asesora en “La Voz” de Antena 3 junto a Pablo López, junto al que se la ha relacionado de una forma más personal que profesional… Miriam Rodríguez nos habla de su momento actual, algo con lo que siempre soñó…

-Tu disco es el resultado de todo el proceso de «OT 2017» y algo que todo intérprete desea…

-Forma parte de esta experiencia, que me ha dado para contar mucho… Al mismo tiempo es algo que llevo mucho buscando y que viene de atrás. Era uno de mis objetivos desde que me quise dedicar a esto, y no son solo historias centradas en lo que me ha pasado en este año.

-Las cicatrices siempre están unidas al dolor…

-Lo que engloba el concepto del título son sucesos que me marcaron o, incluso, miedos y fantasmas que me acompañaban y de los que me he querido deshacer. Fue todo como el resultado de una catarsis o una autoterapia, porque me cuesta mucho exteriorizar lo que me pasa, aunque sea muy extrovertida y hable un montón… Tomé la responsabilidad, como compositora, de abrirme e indagar dentro de mí. Las cicatrices te ayudan a no olvidar lo que te pasó, pero las miras y ya no duelen. 

Miriam Rodríguez durante la entrevista con Ricardo Castillejo

-¿Eres de muchas cicatrices superficiales o de pocas muy profundas?

-Hay un poco de todo porque, además, tengo un montón de cicatrices reales en el cuerpo de cuando era pequeña (risas). Hasta una mordedura de un perro enorme… Es cierto que hubo asuntos que crearon en mí inestabilidad, dolor y cierta angustia, y están reflejados en el disco. 

-¿Cuál es la mayor que tienes?

-Abro el álbum con una letra dedicada a mi abuela y al concepto de «irse». Me costó escribirla porque sabía lo que quería contar, pero también a lo que, íntima y laboralmente, me enfrentaba metiéndolo. Es una de las que más duelen. 

Con Pablo (López) no tengo nada más que una buena amistad. Trabajamos juntos, somos amigos y tenemos una muy buena relación personal, lo cual no quiere decir que exista más de eso”

-Las colaboraciones que hay, ¿cómo las has hecho?

-Algunas fueron de forma muy natural, como la de Pablo, que surgió más de lo personal a lo profesional. Fue algo no buscado como tal y no pactado, salió de la amistad que teníamos, una tarde de jueves en su casa. A Andrés Suárez ya lo conocía y tenía muchas ganas de sentarme a componer y de aprender de él. En el caso de Vega no me lo esperaba, porque ella no hace coautorías y ésta fue la primera. 

-¿Qué te parece que, con cualquier persona a la que te puedas acercar, salten las alarmas de las relaciones sentimentales?

-No le doy ninguna importancia la verdad. Somos seres humanos que tenemos nuestras vidas. En este caso, con Pablo no tengo nada más que una buena amistad. Me dedico a trabajar, a compartir la música con otros (aunque, evidentemente, estamos expuestos como cualquiera a algo más). Nosotros trabajamos juntos, somos amigos y tenemos una muy buena relación personal, lo cual no quiere decir que exista más de eso. 

-Te hemos podido ver también como actriz…

-Tuve la oportunidad de hacer un cameo en «Vis a vis», a raíz de haber dicho en la Academia que la seguía. Pude vivir desde dentro una serie en la que admiro a sus actores y sus actrices y fue un aprendizaje y una experiencia muy bonita. Es como pasar de estar viéndola en el sofá de tu casa a estar en el plató grabándola. Todo un un shock… (risas).

-¿La interpretación forma parte de tu camino?

-Empecé a estudiar arte dramático y siempre me gustó. Ahora estoy en un momento clave en el que me dedico exclusivamente a la música, pero es una faceta que no querría dejar de lado y, si en algún momento surge, poder desarrollarla. 

-¿Qué ha pasado en ti desde que terminó «Operación Triunfo»?

-Sigo siendo la misma Miriam que vuelve a su casa y va a la compra con su madre. Normalizar la situación fue lo mejor que pude hacer porque esto es mi trabajo y tengo la suerte de levantarme cada día pensando que me dedico a lo que me gusta y a lo que llevaba persiguiendo muchos años. Innegablemente todo es gracias a un programa de televisión que nos dio una plataforma, una gente que confió en nosotros, un gran equipo de trabajo como es la discográfica… Pero, al final, relativizas y lo digieres de una manera «normal», dentro de que pasó mucho en un corto espacio de tiempo. 

-¿La gente ha cambiado respecto a ti?

-Mi círculo más cercano no, pero es verdad que algunos no eran tan cercanos y me veían desde la lejanía, ahora te miran con otros ojos. 

-Hay nuevas ediciones de «OT», otros programas, salen nuevos participantes… ¿Eso te genera un estrés añadido?

-No me genera ni estrés ni preocupación, todo lo contrario. Es un ciclo, etapas. Tuvimos la suerte de poder vivirla y cerrarla. Ya hay otra generación que viene detrás, con las mismas oportunidades. Esto es una carrera de fondo que nunca termina y sin constancia ni dedicación, nada pasa. 

-La relación de Amaia y Alfred formaba parte de la magia de vuestra edición y han roto…

-No entro para nada a las redes, solo en Instagram para publicar… Y por nuestro grupo tampoco se habló apenas (risas). También es que yo no me meto en la intimidad de nadie, ni me interesa. Ellos sabrán… Al final cada uno es libre de estar o no estar con quien quiera y yo no me voy a meter ahí desde luego…

-¿La Miriam que va a escuchar el público es musicalmente tan fuerte como personalmente?

-Detrás de mi carácter fuerte, hay mucha sensibilidad, alguien muy emocional que se rompe fácil… Y eso en los conciertos se nota bastante. Van a encontrar verdad absoluta, que supone disfrutar. En muchos saltaré, otros lloraré…

-¿Qué te provoca escucharte?

-No me provoca, soy yo (risas). Me gustó, cuando terminé de grabar, comprobar cómo había aprendido mucho a lo largo de este ciclo, la evolución de la Miriam que empezó a cantar a la que soy a día de hoy. 

(Visited 1.962 times, 1 visits today)

Leave a Reply