Miley Cyrus, cuando Disney pierde la inocencia

La “estrella” ofrece hoy en Madrid su segundo y último concierto en España ante un público expectante por saber las extravagancias de un “show” que ya sorprendió en Barcelona, donde la provocadora ex chica Disney sacó una bandera vasca mientras bailaba entre imponentes efectos visuales.

Josan Muñoz

La cantante está siempre en el punto de mira, ya sea por su música, sus atrevidas actuaciones, su indescriptible vestuario o las fotos que comparte en las redes sociales y que la han llevado a ser considerada la reina de las “autofotos”. En esta ocasión y para mostrar lo contenta que se encuentra con su breve paso por nuestro país, ha destapado su faceta mas “sexy” posando muy ligerita de ropa para unos seguidores de Instagram que han colapsado de comentarios tan exuberante publicación. No quería que su paso por España quedase en el olvido y para ello la joven no ha dudado en hacerse un “selfie” en “topless” aunque, eso sí, tapando sus pechos con un divertido muñeco en forma de pulpo mientras todas las miradas se posaban irremediablemente a su peinado de recién levantada.

Que hablen bien o mal, pero que hablen” debe ser el lema de este ídolo de adolescentes que siembra polémica allá por donde pasa. Tal fue el caso del concierto que el pasado viernes ofreció en Barcelona y en el cual, aunque vendió poco más de mitad de las entradas, la estadounidense hizo vibrar al público con un alarde de pirotecnia desde el que ofreció una combinación de pop-rock efectista y el “country” que mamó en su Tennessee natal. Pero lo suyo es transgredir y quizás por eso decidió sacar una “Ikurriña” en pleno espectáculo protagonizando así “un sonado despiste” que al día siguiente captaba la atención de numerosos medios. Mientras tanto, sobre el escenario, peluches humanos de tigre, mono, caballo y oso, marionetas gigantes de monstruos a lo “Barrio Sésamo” y muchos muñecos que parecen ser el único legado que dejó su pasado como figura televisiva de la Disney.

MILEYCIRUS

Ahijada de Dolly Parton, era aún una niña que crecía en una granja cuando comenzó a mostrar unas dotes como intérprete que la llevaron, con solo 14 años, a dar vida a la celebre Hannah Montana, serie original de Disney Channel de la que además grabó la banda sonora de sus cuatro temporadas, transformándose así en una diosa para los adolescentes. Desde ahí, su proyección fue meteórica si bien tanta inocencia pareció aburrirle rápido, no tardando en mostrar una imagen más adulta con el video de “Can´t Be Tamed”, donde se retrataba la faceta más sexual de quien, hasta entonces, suponía la mas pura candidez. Un trabajo que ya provocó oleadas de opiniones enfrentadas entre los que no podían olvidar que ella seguía siendo un referente para millones de niños. Pero el cambio también le funcionó y, con sólo veintiuna fechas, esa gira recaudó veintiocho millones de dólares (la segunda más rentable según la revista “Billboard”).

Desde entonces una vida plagada de triunfos y de controversias. Con sólo 15 años varias imágenes provocativas de Miley en ropa interior se filtraron en la web a través de un adolescente que “hackeó” su cuenta de correo para, poco después, posar envuelta en una sábana dejando la impresión de que estaba desnuda. Fue el comienzo de un proceso de “sexualización” del personaje en el que la “niña buena” se convertía aceleradamente en “mala” a golpe de talonario justificando que “era una artista y no le preocupaban las críticas”. Así, la aparición de fotos de Miley en fiestas donde abundaba el alcohol o sustancias psicoadictivas no hacían sino incrementar su atractivo de cara a las revistas.

miley-cyrus

Ajena a todo eso, ella ha lanzado líneas de ropa, ha escrito libros que han sido “número 1” y traducidos a diversos idiomas, o ha sido modelo de numerosos juegos y videojuegos, además de generar todo tipo de “merchandising” en torno a su persona. Un producto muy rentable del que pueden disfrutar nuevamente hoy sus “fans” españoles en un novedoso “circo” donde comer dinero, refrescar al espectador con agua lanzada de su propia boca, llevar un vestido de billetes verdes, contonearse exhibiendo sus ingles sobre un coche, colocarse unas gafas con forma de hoja de marihuana, dejar escurrir agua por su canalillo o incluir a una bailarina enana son algunas de las excentricidades de ésta que, haga lo que haga, llama la atención.

MILEYCIRUS01

(Visited 420 times, 1 visits today)

Leave a Reply