Miguel Bosé: Cumpleaños ¿en pleno “infierno”?


El artista suma mañana 63 años después de haber vivido una difícil etapa en su vida de la que aún se está recuperando.

Por Pepe Zarza

Mañana es el cumpleaños de Miguel Bosé y la celebración llega después de unos meses que no han sido nada fáciles para el cantante. Hace poco tuvo que ver cómo salía a la luz la relación de 26 años que mantenía con Nacho Palau debido al divorcio entre ambos y la batalla judicial por la custodia de los niños que se ha despertado. Además, ha tenido que hacer frente a los problemas de su madre con la justicia y a los rumores sobre sus problemas de salud. Todos estos contratiempos le han llevado a refugiarse en México con dos de sus hijos y una vida muy discreta en la que apenas es visto en público. 

“Acciones de filiación paterna y medidas paternofiliales de hijos no matrimoniales” y “medidas cautelares para el establecimiento urgente de visitas y alimentos” es lo que le reclama su ex pareja, el escultor Ignacio Palau, en una demanda presentada en octubre. Y es que tienen cuatro hijos fruto de dos gestaciones subrogadas, dos de cada padre, por lo que Palau exige ver a los vástagos de Bosé aludiendo al término jurídico de “apego” que recoge el Código Civil, ya que han crecido en el seno de la familia creada por ambos. Pero no solo eso, sino que también pide el reconocimiento de derechos por su contratación en las sociedades del cantante. 

La noticia estalló como una bomba en la prensa que, hasta entonces, desconocía los vínculos entre ambos. La periodista Beatriz Cortázar ha sido la última en arrojar algo de luz sobre el asunto, abriendo un debate importante: “Los niños, desde julio del año pasado, no se han visto, y estamos en marzo. Emocionalmente, todos se han destrozado aquí”. Puede que sea este el motivo por el que ha surgido el rumor de su bajón físico pues, después de que reapareciera en noviembre en los Grammy Latinos, muchos han sido los que han apuntado que se le vio más delgado y con una voz rota y quebrada distinta a la que nos tiene acostumbrados, más allá de las varias pausas que tuvo que hacer para poder seguir hablando. Sin embargo, lejos de olvidarse el asunto, la preocupación aumentó cuando, a finales de 2018, Miguel publicó un vídeo en el que volvía a lucir un aspecto igual de demacrado que su anterior aparición: “Estoy de vacaciones, estoy tranquilo, estoy feliz, y no voy a contestar ninguna tontería. Feliz año”, decía entonces con el timbre igual de robusto. La última en hablar sobre el asunto ha sido, hace tan solo unos días, su propia hermana, Paola Dominguín, intentando calmar a sus seguidores: “No sé lo que puede tener, pero no es nada grave. Tiene un problema de voz y ya está. Con el estrés que tiene no termina de mejorar. Me imagino que debería estar tranquilo”, ha asegurado dándole la menor importancia posible. 

Lo que sí es cierto es que su entorno tampoco le ayuda a desconectar y reponerse pues, la que ha sido su refugio todo este tiempo, su madre Lucía Bosé, ha estado sentada ante los tribunales el pasado 7 de marzo por una supuesta apropiación indebida de una pieza de Picasso. Un juicio en el que ella defendía ser la propietaria del dibujo por el que la Fiscalía le pide dos años de cárcel. Y es que, según el fiscal, realmente vendió la obra que pertenecía a Remedios Torres, conocida como “La Tata” y que estuvo al servició de los Bosé durante 50 años. Su hijo la apoyó desde la distancia, entrando por videoconferencia en la sala y apoyándose en su derecho a no declarar para no perjudicar a su madre. 

Todas estas situaciones han propiciado que Miguel Bosé se convierta en un tema diario en los programas de televisión y en la prensa, por lo que la presión podría estar pasándole factura. Un estrés al que ahora se le añade el último escándalo: una periodista mexicana, Shanik Berman, asegura que fue agredida por el cantante en una cena. Según su versión dada en el programa “Sálvame”, Miguel acudió afónico porque está “muy triste y afectado” por sus problemas y le tiró el móvil de un “manotazo” gritando: “¡No grabes coño!”. Los colaboradores del espacio se mostraron incrédulos ante las declaraciones y pudieron comprobar, en una grabación de ese momento, que no se veía nada de lo que contaba la periodista. Muchas son las personas que tratan de sumarse a esta vorágine mediática que se ha destapado en torno al artista que mañana cumple 63 años, fecha para la que estamos seguros de que encontrará (aunque le cueste) motivos para que celebrarla. 

(Visited 169 times, 1 visits today)

Leave a Reply