Merche “Mi felicidad no depende de si estoy enamorada”

La cantante se vistió por vez primera de novia en un reportaje exclusivo para el segundo número de la edición impresa de ‘Sevilla Magazine’ cuya entrevista, y making off, rescatamos hoy

Ricardo Castillejo

Merche es una muy buena artista… y una muy buena persona. Y, por si fuera poco, tiene unas medidas de modelo, posa como tal y posee una belleza que, a sus 38 años confesados, permanece intacta. Sin embargo, la cantante, emocionada por el concierto que mañana dará en Sevilla, aún no ha pasado por el altar porque, a pesar de haber tenido varias parejas con las que ha estado bastante tiempo, no ha llegado el hombre que le haga decidirse a dar ese paso. Eso no significa que, festejando el mes de Mayo –primaveral tiempo de las bodas-, no quisiera dejar pasar la oportunidad de vestirse con cinco modelos de cuatro diseñadores de nuestra tierra que imaginaron, a través de nuestra protagonista, cinco conceptos distintos de novia. Está claro que, candidatos, no le van a faltar…

merche

-¿Cómo ha surgió la actuación de Sevilla? ¡No la esperábamos!

-Pues ha sido un poco sorpresa, la verdad. Vine con Cadena Dial hace un par de meses con un concierto en el que hacía seis o siete temas y, a partir de ahí, fueron cerrándose cosas. Madrid, Cádiz, que es mi ciudad, y Sevilla son para mí muy importantes.

-¿Cómo es sobre el escenario?

-Igual que debajo pero cantando y trabajando. Merche artista y mujer es la misma. Para crear un personaje hay que mentir y yo me muevo por sensaciones. Todo en mí es espontáneo. Digo lo que pienso aunque a veces no me doy cuenta de que debiera controlar. Me gusta la libertad, no vivir encorsetada. Si me equivoco, me equivoco yo.

-¿Se siente entonces “profeta en su tierra”?

-Sí. En Cádiz soy muy querida y sería injusto decir otra cosa. Me da apuro reconocer eso pero es la verdad. Recientemente grabé allí el videoclip de “Luna” y fue alucinante cómo todo el mundo se volcó para facilitarnos el trabajo.

-Es que usted ha luchado mucho para conseguir lo que tiene…

-He sido el productor del pelear y el esfuerzo. Soy de una familia humilde. Nadie se dedicaba en ella a esto y para mí la música era una utopía. Me formé, me hice profesora de música y llevo veinte años subiéndome a los escenarios considerando igual de digno estar en una orquesta o cantar en solitario “Si te marchas”. Todo lo bueno y lo malo es responsabilidad mía. Nadie ha venido a allanarme el camino ni ha sido fácil. Alguna gente en un año se hacen muy conocidos pero lo mío ha sido poco a poco. Mi padrino ha sido el público.

-¿Qué le parece si mira hacia atrás y se encuentra con la Merche que fue?

-Yo me siento una privilegiada de poder vivir de lo que me gusta. Me considero una persona ingenua y poco a poco he ido aprendiendo. Tampoco me gusta que los días se vayan en vano sin regocijarme de lo conseguido. La suerte es una mezcla de oportunidad y preparación. A mí me llegó la oportunidad, y la aproveché.

-¿Ha aprendido mucho?

-Latín (risas). Cuando trabajaba como secretaria pensaba: “Ojalá pudiera dedicar estas ocho horas a la música”. Ahora puedo hacer un disco, aprender, evolucionar, manteniendo la esencia, pero incorporando sonidos diferentes… Luego, como persona, es cierto que he dejado de creer un poco en la gente. Amigos de verdad hay muy poquitos. Cuando empecé pensaba que mis compañeros eran amigos pero no, son conocidos. Siempre se dice que, conforme más éxito tienes, más envidia generas y eso ha hecho que me encuentre desencantada. Nunca seré feliz con la desgracia de otros.

-Está a punto de cumplir los 39… ¿No le preocupa la edad?

-Es que yo lo que vendo son canciones, no un cuerpo. Me cuido pero tampoco te creas que tanto. Una habitación de mi casa es un gimnasio, equipado, y apenas lo uso. Tengo una genética privilegiada y a mí me encanta vivir. Estoy enamorada de la vida, tengo mi profesión, mi familia… ¿qué más puedo pedir?

-¿Su carrera no es lo primero en su escala de valores?

-Para nada. Lo más importante es mi familia. Mi vida empieza cuando acabo de trabajar. Me gusta ir al supermercado, salir… Es cierto que hay cosas que no puedo hacer, como emborracharme, porque hay chicas y chicos que te siguen y con los que tienes una obligación moral de comportarte bien. Pierdes un poco esa normalidad pero es un pequeño precio al lado de las satisfacciones.

-¿Y el amor? ¿Dónde queda?

-Bueno, si no tengo pareja no creo que sea por ser artista. También es complicado… ¿Dónde voy? ¿Quién me va a “entrar”? Nunca he tenido problema con los hombres desde luego. Ni de anónima, ni de conocida. Tampoco soy enamoradiza y, si a eso le añades que estoy siempre de un sitio a otro…

-¿No se imagina casada?

-Por ahora, no. Es una manera de legalizar una situación de pareja que hace falta pero nunca he tenido la ilusión de pensar en el traje, el viaje… Nunca he sentido las ganas de casarme. Eso sí, he tenido cinco parejas y soy amiga de todas.

Making off de la sesión de fotos de Merche para Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

Making off de la sesión de fotos de Merche para Sevilla Magazine. Foto: Antonio Cid

-Entonces, ¿qué tal se ha visto de novia?

-Rara… Como una niña buena (risas). Las novias son como ángeles y a mí misma me he dado esa sensación (risas).

-¿Le resultan cómodos los posados?

-Es lo que peor llevo: las sesiones de fotos y los videoclips. Y pasar por una alfombra porque, aunque no lo parezca, soy muy tímida. La noche de Dial, una de las más bonitas de mi vida, me quería morir.

making off (19)

Javier Mascareña fue el autor del estilismo de la sesión de fotos.

-Dicen que los que se dedican a lo suyo sufren mucho la “soledad del artista”… ¿Le ha pasado?

-La siento continuamente. Es horroroso. Pasas de una ovación increíble a estar sola en la habitación de un hotel. En mi caso tengo la suerte de que me acompañe mi hermana pero, si ella no estuviera, sería mucho más difícil.

-Podría tener su familia propia…

-En ello estoy. En pleno proceso de adopción desde hace cinco años. Si Dios quiere, antes de que termine 2013 tendré conmigo a mi niña. Quisiera adoptar y también tener los míos propios.

-¿Y qué más?

-Continuar mi sueño. Ser feliz, escribir, componer para mí y para otros…Tengo salud. Mi felicidad no depende de si estoy enamorada. Hay que aprender y mejorar.

 

El equipo de Sevilla Magazine con Merche.

El equipo de Sevilla Magazine con Merche.

 

(Visited 966 times, 1 visits today)

Leave a Reply