Más flamenca y enamorada que nunca

La pianista y cantante flamenca, María Toledo, vuelve, recién casada, al Lope de Vega, siete años después de su anterior presentación, prometiendo dar una noticia importante

por Pepe Zarza

Hace tan solo dos meses pasaba por el altar casándose en una boda de ensueño con su gran amor, el torero Esaú Fernández, y mañana María Toledo viene a Sevilla para cantar ante el público del Lope de Vega siete años después de su última visita a este teatro y, como siempre, con la única compañía de su voz y un piano, reinventando el flamenco como solo ella sabe. Su presencia en nuestra ciudad se debe a la gira del disco ‘Magnética’, en la que está inmersa y en la que se recoge, mediante la música, el carácter de Camarón, la personalidad de Rocío Jurado y la modernidad de Las Grecas. Un “cóctel molotov” que sale por la boca de nuestra cantaora pero que se crea en su corazón, lugar donde ya no queda espacio para nada más pues, desde hace un mes, María y todos los que la conocen tienen claro a quién pertenece (al menos, la mitad de él).


Así, en el Monasterio San Juan de los Reyes de Toledo, Esaú se convirtió en su marido viviendo un cuento que parecía sacado de las mismísimas películas Disney y poniendo fin así a un noviazgo que comenzó, según nos declaraba en exclusiva la artista a “Sevilla Magazine”, “a lo antiguo”. Ella entró en la ceremonia interpretando ‘Como las alas al viento’, uno de los temas de ‘La más grande’ y con el que sorprendió a todos los invitados, incluido el novio. Ahora, según ha confesado, le hace ilusión formar una familia pues para ella, que sigue el ejemplo de sus padres, “es lo más importante”.


¿Querrá esto decir que será madre pronto?
Quizá sea el próximo año, tras el lanzamiento de su quinto álbum, cuando María se anime a buscar un hijo (o, al menos, eso es lo que ella misma ha confesado en una entrevista). Que está muy enamorada es algo indiscutible, tan solo hay que ver su perfil de Instagram donde, entre sus publicaciones más profesionales, podemos ver algunas
como un vídeo casero en el que, de forma completamente improvisada en un coche, ella canta y Esaú le toca las palmas, con una complicidad palpable. “Oye cómo vas, eh…”, es lo que le dice a su ya marido tras escucharle. Sin embargo, no todo ha sido un camino de rosas pues en el camino también hay algún que otro susto, como el que sufrió en su luna de miel con el avión: “Qué poco valoramos a veces la vida…”, comenzaba contando la flamenca, que reconoce no haber pasado un trago peor que ese nunca. Lo que ocurrió es que la pareja de recién casados, en una de las muchas vueltas que dieron en el viaje, se encontraron con que el vuelo de Seychelles a París tuvo que retroceder y
hacer un aterrizaje forzoso en las islas porque había fallos en el motor. “Gracias a Dios tenía conmigo a mi alma gemela, mi compañero de vida, mi marido y en ese momento crucial nos miramos y pensamos: lo que pase nos pasará juntos”. Al más puro estilo de Romeo y Julieta, María encuentra siempre consuelo en Esaú, hasta en los instantes más difíciles.

Y por si alguien se queda con dudas sobre lo sanamente envidiables que son, aquí otra prueba más contada por la propia protagonista: “Voy andando por la playa y, de repente, veo un arco de flores pienso: “Jo, qué chulo’, qué suerte la novia”. Y de repente me acercan un ramo y me dicen: “María es para ti”.” Si esto no es amor verdadero que
venga Dios y lo vea…
Seguro que en la noche de mañana estará también pletórica al, por fin, poder dar este concierto que tanto ha deseado y ha anunciado a bombo y platillo. Nosotros no nos lo vamos a perder porque hace algunos días avanzó que desvelará algo sobre ella que nos sorprenderá a todos… ¿Qué será, será?

(Visited 53 times, 1 visits today)

Leave a Reply