Mario Vaquerizo: “No sigo los dogmas porque acaban jodiendo la vida”


Por Ricardo Castillejo

Acostumbrado a estar en el “centro del huracán”, Mario Vaquerizo sigue hoy sincerándose para “Sevilla Magazine” durante la promoción de su nuevo libro, “Cuentos para niños rockeros”

Como dice la expresión popular, cuando habla, “sube el pan”. Consciente de esa capacidad mediática, este periodista reconvertido en mánager y posterior artista -con raíces familiares en la localidad sevillana de Lora del Río-, es capaz de convertir cualquier entrevista en todo un espectáculo. A las pruebas nos remitimos… 

-Dices que hay que ser de verdad, pero ahora tienes una parte de «cuentista»…

-Soy “contador de cuentos”, como un juglar (risas). Solo quiero mostrar lo que para mí es la música, que lo es todo. No deja de ser un reflejo de lo que es Mario Vaquerizo. He hecho este libro para niños, con educación y en tono de cuento para incentivarlos y generarles interés. No quería hacer una «Wikipedia», sino dar detalles más anecdóticos para que fuese más interesante. 

“Se me dan muy bien los niños, pero ser padres es cosa de dos y Alaska no ha sentido la llamada de la maternidad. Los dos nos hemos educado en un ambiente tradicional y si tuviésemos un hijo querríamos darle la educación que hemos recibido”

-¿Te habría gustado ser padre?

-Sí, siempre lo he dicho. Se me dan muy bien los niños, pero ser padres es cosa de dos y Alaska no ha sentido la llamada de la maternidad. Los dos nos hemos educado en un ambiente tradicional y si tuviésemos un hijo querríamos darle la educación que hemos recibido (y si no lo voy a poder ver los fines de semana porque tengo conciertos, tampoco voy a meter al niño en la furgo…). Por otro lado, es una cuestión de vitalidad. Con 30 años no quería ser padre. Ahora sí, pero no sé si voy a estar capacitado de darlo todo. Me conformo con ser el tío abuelo de los hijos de mis amigos y de mis ahijados.

“Si te molesta lo público y la fama, no puedes dedicarte a esto y hablar con los medios. Por eso muchas veces discrepo con el comportamiento de muchos actores. (…). A todos nos gusta el dinero, pero eso viene acompañado de una responsabilidad y un trabajo”

-¿Llevas bien ser público?

-Me encanta serlo y hacerme fotos. Antes de entrar aquí me han pedido 50 fotos y no me molesta. Cuando la gente te muestra cariño es bonito. Yo también lo hago cuando encuentro a alguien que me gusta. Por otro lado, hay que ser un poquito honesto. Si te molesta lo público y la fama, no puedes dedicarte a esto y hablar con los medios. Por eso muchas veces discrepo con el comportamiento de muchos actores, que solo quieren que se les conozca por sus películas… Entonces no hagas anuncios de publicidad porque, ¿cuál es tu profesión? ¿Modelo o actor? A todos nos gusta el dinero, pero eso viene acompañado de una responsabilidad y un trabajo. Me parecen personas muy ingratas. 

-Hay muchos personajes que dicen que saben cuál es el límite de hasta dónde llegar con la prensa… 

-Esos no saben lo que es la prensa. Si voy al programa de Juan y Medio no voy a estar solo hablando del libro, porque entiendo que el target y el público va por otros derroteros. Agradezco que me lleven a un programa de máxima audiencia y, si controlas el medio, ya sabes lo que vas a hacer. Si te vas a poner: «Pregúntame solo por mi película», pues vete a la mierda. El límite lo pones tú y lo haces después de trabajar mucho, hacer mucha promoción y de tener dos dedos de frente. 

-O sea, que tu controlas más de lo que parece…

-Controlo mucho, pero también descontrolo… Por ejemplo, me he dado cuenta de que no merece la pena hablar de política porque de una conversación que tenemos tú y yo, luego tienes que poner un titular y se descontextualiza. Ya me pasó con un periodista, cuando ocurrió todo lo de las mujeres maltratadas de Hollywood y tal… Me da rabia porque me autocensuro por la dictadura de lo políticamente correcto. Estoy hasta el coño… Hasta que un día que me pillen y lo suelte todo. 

-Entonces no te puedo preguntar por los resultados electorales…

-Sí, me puedes preguntar y yo te voy a contestar lo que quiera. Creo en la libertad de expresión y que cada uno puede decir en cada momento lo que le apetezca. No soy quién para censurar nada. Hay propuestas políticas que me gustan más, otras menos, pero estamos en una democracia y tenemos que entender que esas políticas que a ti te detestan, hay otros a los que le vienen bien. No somos quién para condenar ni acallar realidades porque seríamos pequeños dictadores… 

-¿Quién sería el político más rockero que conoces?

-Todos. En el fondo ellos son rockeros porque persiguen sus sueños. Lo que pasa es que mis rockeros favoritos quieren hacer buenas canciones y los políticos pretenden tener poder y dirigir países… Los admiro porque es una capacidad que yo jamás podría tener, pero ellos hacen giras como nosotros, se van a los mítines y, en lugar de cantar, dan sus discursos. Allí se va libremente a escuchar. Yo tengo una visión muy amplia de la política porque, igual que en mi libro de rock está Lola Flores, en mis ideas políticas caben también todas las cosas. No sigo los dogmas porque acaban jodiendo la vida. Soy un marciano rockero. Me siento muchas veces en tierra de nadie, pero mientras me dejen hacer lo que quiera, seré feliz, que para eso estamos en una democracia. 

(Visited 42 times, 1 visits today)

Leave a Reply