María Toledo: “Cuanto más sepan de ti peor, más saben por dónde pueden hacerte daño”

 

 

 

Cuenta atrás para que el sábado 14 de octubre podamos disfrutar en la Sala Al-Andalus de FIBES de la presencia de María Toledo, la primera mujer en el flamenco que hizo del piano su compañero de viaje más querido

por Ricardo Castillejo

 

María Toledo tiene carácter (que no mal carácter). Está acostumbrada a sacarse ella sola “las castañas del fuego” y se nota. Es más, si ella no defendiera su carrera, y no se implicara de la forma en la que lo hace, seguramente todo hubiera sido muy diferente en su trayectoria. Pero no. Ahí está. Al pie del cañón. Obteniendo éxitos como el de haber sido nominada dos años a los Premios Grammy Latinos o el de lanzar al mercado álbumes como “Magnética”, cuarta aventura discográfica y nueva excusa, dentro de su gira, para volver a Sevilla, ciudad a la que cada vez le atan más vínculos emocionales. Sea como sea, la artista opta por la discreción en lo que a su vida sentimental se refiere…

-Acabas de lanzar el single “Paloma Blanca”, que no se incluyó en tu último trabajo…

-No. Se quedó ahí y estaba pendiente. Con la evolución que ha hecho Manzanita en el flamenco… Retoqué muchas cosas de las bases del tema y he querido ofrecerlo en plataformas digitales mientras llega la próxima grabación, que será inédita.

-¿En el flamenco las mujeres tenéis que demostrar más?

-Es que yo no veo a la mujer pequeña. Ser mujer es fabuloso, un piropo. Es más, me parece que en lo que hago, si fuera hombre, me iría hasta peor. Lo mismo soy muy ingenua y no me doy cuenta. Como voy de feliz por la vida…

-Pero vosotras, a nivel de amor, ¿de qué forma recibís las relaciones?

-Somos muy sensoriales y hacemos un drama de todo. Le canto al amor y al desamor, a lo que todos nos pasa, en esta sociedad donde se han perdido tantos valores como la lealtad… No concibo faltarle el respeto a tu pareja.

-Por cierto, se te ve feliz en redes sociales con alguien que te ha robado el corazón, ¿no?

-Bueno, yo no he subido nunca en este sentido ninguna foto con nadie ni creo que la suba. Es algo muy íntimo y no me gusta hablar de ello. Prefiero tener mi faceta personal guardadita. Por ejemplo, cuando estuve en “Levántate All Stars”, de Telecinco, la única condición que puse es que no aparecieran mis padres, entre otras razones porque ellos tampoco quieren.

-¿No piensas que para triunfar con mayúsculas se termina entrando en la cuestión personal?

-Es verdad que no pasa nada pero no creo que esté ligado el éxito con mostrar tu privacidad. Claro que cuando tenga una niña seguramente que haré como todas y diré lo contenta que estoy pero he optado por estar en mi música. Cuanto más sepan de ti peor, más saben por dónde pueden hacerte daño.

-Sin embargo, te desnudas en tus letras y no con tus palabras…

-Hombre, todo, todo lo que canto no me ha pasado… (risas). Pero, ¿a quién no le han fallado o quién no se ha enamorado locamente?

-¿Se compone mejor desde el desamor?

-Yo era la típica de las que decían que sí, pero era porque no había tenido amor. Era mi argumento porque solo conocía eso. Con amor te comes el mundo y cuando estás triste porque te han fallado lo que tienes son altibajos.

-¿Cómo se sabe que la persona es LA PERSONA?

-Eso no se sabe. Uno se la tiene que jugar. Es una apuesta. Si te hacen daño, pues otro golpe más. Pero lo que no se puede es ir con miedos. A medias tintas no se puede estar.

-Ya que mencionas lo de los temores… ¿No piensas que tú puedes dar miedo entre el colectivo masculino?

-Ahora mi aspecto y mi forma de ser es muy natural y eso con los chicos es más fácil pero cuando tenía 23 años, que iba superproducida, no me extraña que diese miedo, pánico… y duden de ti sin conocerte. Lo mismo tenía que venir alguien valiente y decidido. Sí te digo que las que parecen más difíciles son las más asequibles pero como nadie se atreve… (risas).

-¿Ligas por Internet? Porque eres muy activa…

-El Instagram es una fuente de publicidad estupenda y sé que hay quien lo usa para relacionarse con gente pero no es mi caso. Jamás he usado las redes sociales para ligar. No me fiaría. Fíjate que por mi profesión puedo parecer muy moderna pero en realidad soy antigua, como de pueblo… Lo tengo que tener delante y, aunque algunas amigas se han casado conociendo a sus novios por una aplicación, no lo veo para mí.

-¿Por qué crees que has triunfado?

-Es que no he triunfado. Al menos, mediáticamente. Voy poco a poco y luchando mucho. Me encargo de todo y estoy encima de todo. Para mí un triunfo sería llenar FIBES, o lo es hacer esta entrevista. Porque es algo que me apasiona. La popularidad no me atrae. Cuando pasas la barrera ya no hay marcha atrás con lo que prefiero estar en una línea intermedia. Lo otro es una subida grande para luego sufrir un bajón igual.

 

(Visited 319 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión