María Espejo: “La vida me ha tratado bien porque yo he tratado bien a la vida”

La actriz y presentadora de “La banda”, de Canal Sur, presenta su obra teatral ‘3 patas ‘pa’ un banco’, con la que ha colgado el cartel de “No hay entradas” en su debut en el Teatro Quintero de Sevilla

por Iván Alcázar

 

María Espejo es, sin duda, el ejemplo de una mujer todoterreno. Actriz, presentadora, escritora, directora y empresaria, no hay nada que se le resista a esta chica que alcanzó su máxima popularidad a los 16 años gracias al programa infantil ‘La banda’, de Canal Sur. Ahora, con 34, es una mujer mucho más madura que se ha aventurado a escribir, dirigir y por primera vez “auto-protagonizar” una obra suya: ‘3 patas ‘pa’ un banco’. Una comedia de la que, junto a sus dos compañeras de reparto, y también amigas, Lidia María Jaime y Ana Salas, asegura que “nadie saldrá de la sala sin reírse ni una sola vez” ofreciendo una trama sobre tres mujeres muy distintas con el objetivo de romper los moldes que hasta ahora nos ha marcado la sociedad.

-En tu función sois todas chicas… ¿Los personajes y la historia encajan en la reciente ola feminista?

-Como mujer sí que tenía claro que me apetecía mucho trabajar con mujeres ya que pienso firmemente que hay menos papeles femeninos en ficción y desde siempre me considero una mujer que busca la igualdad, aunque por suerte en mi propia experiencia nunca he sufrido esa discriminación de género. Así que, si estos tres personajes que consiguen romper con esos estereotipos marcados aportan algo en esta lucha, bienvenidos sean.

-El lema aquí es “Si no te ríes te devolvemos el dinero”…  ¿Ha sido la clave del lleno?

-Sinceramente, no se nos ocurrió como una estrategia de marketing sino porque lo creemos de verdad. Es algo arriesgado, pero si me lo reclaman están en su derecho. Eso sí, no pueden aguantarse sin reírse solo para eso (risas)

-Eres una cara muy conocida en nuestra televisión. ¿Crees que eso te ha ayudado a impulsar tu carrera en otros ámbitos?

-No, ya que llevo muchísimos años escribiendo obras de teatro por encargo e incluso, cuando estuve un año y medio viviendo en Londres, fuera de la televisión, no me faltaba el trabajo como escritora. Es verdad que a posteriori sí ayuda, cuando ya está todo hecho, pues si yo no fuera popular posiblemente no estaría concediendo esta entrevista…

-¿Cómo ha cambiado la María que empezó en ‘La Banda’ a la de ahora?

-Pues ha cambiado mucho. No en la esencia, ya que soy igual de alocada, divertida, natural, aunque ahora tengo mucho más equilibrio, conocimiento… Además, los inicios fueron brutales. Todo era nuevo, el programa tuvo mucha audiencia y no podíamos tomarnos ni un café en la calle. Fue sorprendente pero gracias a mi familia siempre me mantuve con los pies en la tierra. Ahora que ya me he formado, he adquirido mucha más experiencia y te das cuenta que la tele al final es un trabajo, que me hace feliz y me gusta, pero, sobre todo, una oportunidad para transmitir y comunicar valores, aportando tu granito de arena en la sociedad.

-Echando la vista atrás… ¿Te arrepientes de algo?

-La verdad es que no. La vida me ha tratado bien porque yo he tratado bien a la vida, nunca he pisoteada a nadie y he intentado ayudar a todo el mundo que me lo ha pedido. Todo lo que quizás haya podido ser peor me lo llevo como enseñanza, pero estoy muy agradecida por todo a la vida y a Dios, que me ayuda a ser buena persona.

-Tienes una escuela de actores y presentadores con tu nombre… ¿Cómo te lanzaste a ello?

-Eso es lo más importante que tengo y lo que no descuidaría jamás. No hay nada que me puedan ofrecer laboralmente para que deje la escuela. Me ha dado muchas cosas bonitas y me ha servido para entregarme totalmente a los demás. Viene muchas personas tímidas, a las que les cuesta enfrentarse a los problemas, sin poder hablar en público y que hoy día vayan con la cabeza alta, con ganas de luchar y emprender… Para mí eso es impagable, algo que no puede traducirse en dinero, fama o popularidad… El verdadero éxito es ése. Esta es una de las razones por las que no quiero tener hijos, ya que tengo muchos a los que debo ayudar y no puedo descuidarles…  Tengo cubiertas esas necesidades como madre por ese lado y, sin duda, será lo que me quede mientras esté viva.

 

(Visited 110 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión