Mar Cambrollé «Las personas transexuales estamos acostumbradas a ser ninguneadas»

Después de haber promovido la celebración del día «Orgullo del Sur» desde 2009 a 2013, éste será el primer año en el que la Asociación de Transexuales de Andalucía estará ausente en una jornada que, sobre todo, reivindica que, sea cual sea la sexualidad de cada uno, todos tenemos los mismos derechos sociales

Ricardo Castillejo

Está dolida y no lo oculta. Mar Cambrollé, presidenta de ATA (Asociación de Transexuales de Andalucía) y una de las personas que más ha luchado por la integración social de “gays”, lesbianas y “trans” en nuestra comunidad autónoma, ha visto cómo, por luchas y protagonismos políticos, la causa que abanderó hace cinco años ha quedado, sin explicación alguna, en manos de otros. Así, la cabalgata -y posterior fiesta- que se organiza mañana sábado en Sevilla -y que ha sido rebautizada como «Al Andalus Pride»-, no contará con la presencia de un colectivo acostumbrado, desde siempre, a ser excluido de causas que parten de sus reivindicaciones.

ATA-Mar-Cambrolle-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-Piel
-¿Qué ha pasado, Mar? ¿Por qué no están las transexuales este año en «Al Andalus Pride»?
-Pues no sé qué ha sucedido. Lo cierto es que, por diferentes intereses políticos y afán de protagonismo de diversas agrupaciones, nos han dado un golpe de estado expulsando a quienes somos transexuales. No hemos sido ni invitados, con lo que tuvimos que crear, la semana pasada, el que ha sido el primer “Día del orgullo trans de España y Europa”.


-¿Cómo se lo han tomado?
-Con deportividad. A las “trans” no nos pilla de sorpresa que nos aparten de la vida social. De hecho, las revueltas de «Stonewall» tuvieron como origen las protestas de un grupo al que, luego, se sumaron homosexuales. Eso dio lugar al «Día del Orgullo Gay», en el que ya no se nos mencionaba. En España fue igual con la primera manifestación que en 1975 tuvo lugar en Cataluña y en la que las trans fueron las más atacadas. Luego se nos tachó como «maricones con tetas», con lo que estamos acostumbradas a ser ninguneadas.


-Entonces, ¿con qué ojos contemplan los eventos de mañana?
-Objetivamente ha sido una herramienta política de visibilidad y avances. Tenía una connotación social sin ser servil a la política pero ha derivado hacia una convocatoria mercantilista. Los empresarios no quieren una fiesta popular sino que les llenen las cajas. Ellos forman parte de la gestión aunque la cara la den movimientos.


-¿Sevilla es homófoba?
-No. Ni Sevilla, ni España. Es un pueblo muy tolerante que ha asumido que la igualdad es para todos y que cada uno haga lo que quiera.

Mar Cambrolle J.


-Entonces, ¿se acepta ya la homosexualidad como algo natural?
-Eso está muy asumido. Ha habido encuestas del Instituto Nacional de Estadística en las que se mostraba que, el 70 por ciento de los españoles, están a favor del matrimonio igualitario. Hay una corriente de respeto.


-Pero muchos siguen pasándolo mal por tener una condición sexual distinta, ¿no?
-Claro. En la juventud un 24 por ciento de ese sector sufre «bulling». La norma pesa y, hasta que no se fomente desde la escuela y la educación una normalidad, no la habrá. Legalmente dos chicos pueden casarse pero también en paralelo les pueden insultar. Hay que crear valores de respeto y pluralidad.


-¿Qué le parece el Papa Francisco?
-Que ha repetido el catecismo de la Iglesia católica. No condena la homosexualidad pero sí las prácticas homosexuales. No hay ningún aspecto innovador en la Iglesia aunque los gays y lesbianas sí que han intentado amoldarse a la normativa para agradar a la sociedad. De ahí que el matrimonio homosexual no moleste. Reproduce el modelo tradicional. Si algún día la Iglesia bendijera las bodas «gays», muchas estarían loquitas por casarse…

15836523
-Hay quien piensa que, con dos o tres años -como se han visto casos-, es demasiado pronto para saber si una persona se siente en un cuerpo con un sexo equivocado…
-No es una novedad. En todo caso ahora es más visible. Eso conlleva a que tenga que asumirse esa realidad y articular algo. No es que lo crea yo sino que existe un gran consenso internacional donde se asevera que todos empezamos a tomar consciencia del sexo a partir de los dos años y se estabilizan a los siete. Sí es posible que con dos o tres años un niño se sienta niña (y al revés). Es la identidad sexual.


-¿Cuál es la sensación, siendo transexual, cuando se despiertan miradas y codazos a su paso?
-Yo en concreto no siento discriminación porque mi imagen se acerca al patrón de feminidad establecido pero hay quien lo pasa muy mal. A nadie le gusta que le hagan sentir diferente. Eso provoca ansiedad y estrés.

(Visited 335 times, 1 visits today)

2 Comments

  1. Manolo Rosado
    • jose miguel nuñez

Leave a Reply