Manuel Lombo “Si ser pijo es ser elegante, lo soy”

El cantante explora su lado más pop y melódico en un disco, “Yo”, que, por primera vez en su carrera, lo ha colocado en las listas de los más vendidos del momento

por Ricardo Castillejo

Está feliz de haber conseguido, por fin, lanzarse a la composición total de un trabajo que es como una declaración de intenciones. Así, tras cinco años sin sacar disco, vuelve Manuel Lombo al mercado con una serie de canciones que ha ido atesorando en este tiempo y que, desde el pasado 5 de febrero, están a la venta bajo el título genérico de “Yo”. Desde el pop a la balada, pasando por los ritmos que recuerdan a las “big bands” de la década de los cincuenta, el sevillano se atreve hasta con el inglés, logrando un conjunto final que le está dando muchas satisfacciones.

-No sabía que tenía conocimientos de música para atreverse a crear temas…

-Y no los tengo… Voy con el móvil y grabo con él. Mis acordes están en la cabeza y luego busco a los profesionales para que saquen la partitura.

-En algunos momentos recuerda a Raphael…

-Es un referente como profesional. Me fascina por su aguante en el escenario, donde, a pesar de su edad, puede estar hasta tres horas… ¡Increíble!

-¿Qué le provoca ver que su esfuerzo ha dado frutos?

-Satisfacción y sentimiento de incredulidad. Me he implicado mucho durante mucho tiempo. He participado más que nunca en el proceso del estudio, de fotografías (que, en principio eran de interior y luego se escogieron de calle)… Ha habido muchas casualidades que nos han ido llevando al resultado final. No quería defraudar a quienes me seguían pero sí incorporar a públicos nuevos. Que Cristina Heeren me haya dicho que era algo que tenía que haber hecho antes me llena de emoción…

-Todo el mundo sabe de su mecenazgo con usted… ¿Cuál es el lugar de ella en su vida?

-Desde una segunda madre a una consejera maravillosa con la que comparto muchos instantes. Sea como sea, en este sentido no puedo olvidarme de María Jiménez, sin la que no sé qué hubiera pasado (aunque ella considere que estoy aquí porque valgo).

-¿Es Manuel Lombo pijo? Hay quien le considera intérprete de la jet…

-Eso está en Google y, cuando se pincha, sale mucho. Está claro que, a través de Cristina, he accedido a personas de la aristocracia como Aline Romanones o la princesa de Kent, para la que actué durante la presentación de su libro. Me gusta el jamón pero también los macarrones. Por mi parte, si ser pijo es ser elegante, lo soy. Lo que no soy es un “niño bien” de cuna. Mi familia es una familia humilde y normal. He estudiado con libros heredados y continúo siendo muy bruto y muy de Dos Hermanas (risas).

-Tiene 36 años y, por tanto, está a un paso de los cuarenta…

-Sí… ¡Qué gracia! Creo que voy a envejecer fatal. Tengo el “síndrome de Peter Pan”. Mis amigos se ríen porque comentan que voy con nueve años de retraso y puede ser porque el carnet de conducir, por ejemplo, en vez de con 18 me lo saqué con 27. Empecé tarde a esquiar, a tomar clases de inglés… Creo que no tuve juventud y que, de pequeño, tuve una vida de mayor. De todos modos me da igual. No hay que hacer las cosas cuando la gente lo considere oportuno. Hay que dejarse de estereotipos.

(Visited 1.117 times, 1 visits today)

Leave a Reply