Manuel Cortés: “A la hora de subirte a un escenario, no va a darte éxito el ser guapo”

 

 

 

El hijo de “Chiquetete” y Raquel Bollo se presenta como cantante, muy con los pies sobre la tierra, con un trabajo, “Algo de mí”, donde comparte temas con populares intérpretes como Miguel Poveda o María Toledo

 

por Ricardo Castillejo

Tiene algo que enamora, una dulzura natural con la que, más allá de la belleza física -que también la posee-, te embauca. Manuel Cortés llega al mundo discográfico con toda la humildad del mundo pero también siendo consciente de que por sus venas corre la misma sangre de un artista tan destacado como lo es su padre, “Chiquetete”. Y aunque con éste no mantiene contacto alguno, el también hijo de Raquel Bollo muestra respeto en cada una de sus respuestas, siendo un estupendo conversador que no solo no elude ningún tema sino con el que es posible, sin guion previo, tratar cualquier asunto. A sus 22 años lo aborda todo con la misma naturalidad y simpatía, demostrando un respeto por los medios que no es sino su mejor carta de presentación.

-¿Por qué la música, Manuel? Porque, aunque no lo parezca en principio, puedes tenerlo más difícil que otra gente…

-Sí, bueno… Uno se decanta por lo que desde pequeño te tira y, en mi caso, eso era ser cantante y artista. Incluso cuando de niño jugaba al fútbol cantaba. Hasta que llega el día en el que quieres ver ese sueño hecho realidad.

-Pareces un poco tímido…

-Depende de la situación. No lo soy tanto lo que pasa es que, hasta que conozco a la gente, sí que parezco un poco distinto, aunque después me relaciono muchísimo.

-Lo que sí serás, como buen cáncer, es extremadamente sensible, ¿no?

-Ahí sí estoy de acuerdo… Soy un chico un poco débil cuando algo me hace daño.

-También dicen que los hombres nacidos bajo este signo tenéis pasión por la madre…

-¡Ah, claro! (Risas). En mi caso queda demostrado. El amor y el cariño por mi madre es increíble y mutuo.

-¿Qué te ha dicho ella de este camino?

-Siempre me ha animado. Hace bastante que comencé en esta andadura y han sido unos años en los que he hecho muchos bolos en muchas salas de muchas ciudades de toda España cogiendo fuerzas para afrontar este proyecto. Sí que al principio le daba un poco de reparo, porque ha vivido en primera persona cosas que no querría que me pasaran a mí, pero cuando decidí tirar para adelante me apoyó y me transmitió su confianza.

-Cierto que antes se vinculaba lo de ser artista con una vida de desfase mientras que hoy día es casi todo lo contrario, ¿verdad?

-Conozco a figuras nacionales que se dedican a esto y están en lo más alto y que son supersanos, la verdad…

-¿Te cuidas mucho tú?

-Por etapas. Hay épocas en las que se me olvida. Me encanta comer pero también el deporte y, en mis ratos libres, dedico mi tiempo a esto último. Amo el fútbol y soy sevillista hasta la médula.

-¿La imagen es algo importante para ti?

-No es mejor artista el que mejor cante, sino que se necesita un conjunto de requisitos. Me considero un chico atractivo pero normal, aunque la moda me disloca. Lo que pasa es que, a la hora de subirte a un escenario, no va a darte éxito el ser guapo. Creo que tengo más facultades que la de la belleza.

-¿Dónde te ubicas en estilo?

-Bueno, me siento flamenco pero no puro, que es algo que dejo para cuando estoy en casa y con amigos. Me acerco al pop pero sin dejar mis raíces.

-Hablando de ellas, tu tía es Isabel Pantoja… ¿Te ha dado algún consejo?

-Claro. Es una de las grandes folklóricas que quedan. La he acompañado desde siempre a sus conciertos y disfruto como un niño chico viéndola actuar y moverse. Para el lanzamiento no me ha dicho nada especial pero de pequeño sí que me insistía en la dulzura y la humildad y en el trabajo y la constancia.

-Y luego está tu padre, “Chiquetete”…

-Inevitable… Otra de las grandes figuras del cante. Su forma de cantar es supergitana y superflamenca, aunque triunfó después, cuando no hizo flamenco puro.

-¿Te pareces a él?

-Lo dejo para que opinen los demás. No sería sincero si lo hiciera yo de mí mismo. Aprendí mucho de él, pero llevándolo a mi terreno.

-¿Tenéis relación?

-No. Pasó mucho tiempo. En su momento sufrí pero hoy lo llevo con normalidad y me he acostumbrado a esta forma de vivir. Gracias a mi familia no lo he echado en falta. He aprendido a ser más fuerte y a caminar solo.

-Los tuyos están muy marcados por la “prensa del corazón”… ¿Tu intención es vincularte a este ámbito?

-Atiendo a todo el mundo con naturalidad. He nacido en la casa que he nacido pero, pudiendo elegir otro camino, he optado por el de la música. He crecido en muchos programas donde mi madre ha trabajado y donde me han tratado muy bien, permitiéndome mostrar en ellos mi arte. Mi intención es construir una carrera seria, no algo de hoy a mañana. He demostrado que soy de esas personas que luchan por lo que quieren.

-Llevas tres años y medio con tu novia… ¿Qué piensa ella de todo esto?

-Me apoya y se crió en ese ambiente. En casa se pone conmigo y con la guitarra pero todavía soy muy joven para pensar en proyectos de futuro. Primero tengo que estabilizarme y construir una trayectoria.

-Por cierto, de todo lo que se dice de tu familia, ¿hay más mentiras que verdades?

-Escuchas testimonios y noticias ciertos y otros que no lo son. Estoy acostumbrado a todo eso. Incluso mi madre habrá dicho algo que no era o cuya fuente no era certera…

(Visited 149 times, 1 visits today)

Déjanos tu opinión