Manuel Carrasco:“Ser padre te hace sentir un amor que lo encierra todo”

En plena promoción de “La Cruz del Mapa”, continuamos conociendo el presente de uno de los autores e intérpretes más queridos y populares de nuestro país

por Ricardo Castillejo

Manuel Carrasco cumplirá, el próximo martes 15, 38 años. Una etapa espléndida de madurez desde la que disfruta de su matrimonio con Almudena Navalón y, sobre todo, su paternidad de la pequeña Clhoe, la hija a la que le dedica uno de los temas de su nuevo álbum y que le ha enseñado lo que es AMOR con mayúsculas.

-¿Por qué le atraes tanto a las mujeres? ¿Tienes un lado femenino que les hace contactar más contigo?

-Estaría bien que hubiera sido tocado por la parte femenina, en cuanto a la sensibilidad. En eso, y en casi todo, nos ganan de largo. No lo sé… Supongo que es un compendio de cuestiones, algo que debo transmitir y que llega. Es una buena pregunta, pero no encuentro una respuesta clara. Quizás es que no intento adornar lo que soy, no crear nada que no sea. Me sentiría fuera del charco si no fuera en mi línea.

-Ahora que está el tema tan candente… ¿Qué es para ti la mujer?

-Debe estar siempre en primera posición. Ya está bien. Son muchos siglos y desde nunca se les ha tratado bien. Teniendo una hija lo pienso más que nunca y, de hecho, hablo de ello en su canción. Todo lo que hagamos es poco y, en ese sentido, los artistas poseemos una voz que debemos utilizar. Quizás no cambie nada o quizás sí. Algo es algo. La mayor responsabilidad es de los hombres, que deben hacer equipo para que, los que no lo tienen claro, lo entiendan.

-Pero, ¿cuáles son tus sentimientos hacia ellas?

-Te cambian la vida. Somos lo que somos por ellas. Desde que te pare tu madre. Y me enternece el que siempre se hayan llevado la peor parte. Por eso suceden las locuras que ocurren… Nos queda mucho camino por recorrer, empezando por la educación.

-¿Te gusta el mundo que tenemos para tu hija?

-Evidentemente, no, pero es el que nos ha tocado. Vamos a ser positivos y a cambiar lo que se pueda y a intentar ser mejores. Por eso en mis letras, en forma de desahogo, colaboro para que el mundo sea mejor.

-Es que tus mensajes suelen ser de ánimo…

-Pues es curioso porque soy un tío que se come la cabeza y, en ocasiones, hasta negativo. Lo mismo por eso lanzo ese mensaje, porque necesito estar cerca de él. Soy mejor persona y soy más capaz y más valiente cuando ves la realidad con ojos bonitos. Eso hay que transmitirlo pues, al final, el destino te dará un guantazo cuando menos los esperes.

-Dicen que con la paternidad se descubre el amor de verdad…

-Hay un amor infinito ahí que es para toda la vida. Es un sentimiento que crece, crece, crece… Cada vez es mayor y supone una emoción distinta. Descubres otra manera de amar y entiendes cuando te decían tus padres lo que te decían. Pasas a ser el padre de todos los niños, porque descubres a tu hija en todos ellos. Te pones en su piel y te duele. Es un amor que lo encierra todo.

-¿La fama te ha alejado de la realidad?

-(Contundente) No, no… No.

-¿Cómo lo sabes?

-Porque no lo contemplo como desde fuera. Para mí todo es más normal. Me he acostumbrado a esto, pero es que de veras que soy alguien normal a quien le preocupan los asuntos normales. Lo que sí tengo momentos excepcionales específicos, pero luego, cuando bajo del escenario, soy como el resto.

-Lo que pasa es que, a quienes tienen tu fama como la tuya, hay una tendencia a guardaros entre algodones…

-Es cierto. Debes medirlo bien todo porque es muy fácil perderse. Es más, reconozco que, a lo largo de estos años, me habré perdido seguro, pero también he aprendido. Es fácil caer en creerte el halago continuo y creerte mejor que los demás, pero no es así. Tengo bien fuertes, por dentro, mis cimientos. Antes rechazaba ciertos ensalzamientos. Ahora los escucho, los interiorizo, los acepto, pero los pongo en su justo valor. No pienso que sea un ser fuera de serie. Solo que se me da bien lo que hago. Igual que otros tienen arte para poner un cuadro (y yo, para eso, soy nefasto).

-“La cruz del Mapa” es un trabajo muy meditado, donde has invertido mucho tiempo y en el que has hecho muchos cambios… ¿por inseguridad o perfeccionismo?

-Por las dos cosas. Uno no está contento nunca con “ná”… Siempre piensas que lo puedes hacer mejor y el creador siempre tiene dudas. Quien diga lo contrario, miente. Y una crítica te derrumba. Por eso eres inseguro. Al final entiendes que mucha gente no escuchará mi música en su vida, o lo hará con desdén o sin ganas, ni atención, y otra sí y flipará con lo que haces. 

(Visited 504 times, 1 visits today)

Leave a Reply