Mantillas y moda… ¿Por qué no?


La presentación de una colección de mantillas diseñadas por profesionales de Sevilla, ha servido para reabrir una importante cuestión: ¿De dónde realmente viene esta tradición y esta moda?

Por Pepe Zarza

“Sí, mantillas. Sí, moda”. Así de tajantes se muestran desde la Asociación Qlamenco a la hora de reivindicar las tendencias y el estilo de este accesorio tan unido a la mujer en día como hoy, el Jueves Santo: “En un futuro queremos hacerlo con más actos, cosas peculiares como talleres para aprender a poner la mantilla, maquillajes…”, ha explicado el presidente de la asociación, Pedro González, a la prensa. En una iniciativa que pretendía promocionar el uso de esta exquisita prenda tradicional han desfilado, nada más y nada menos que en un entorno tan contemporáneo como la Setas de Sevilla, 15 modelos con los criterios y la filosofía de diseñadores como Agustín Roiz, Ana Morón, Antonio Gutiérrez, Atelier Rima, Aránega, Benjamín Bulnes, Carmen Vega, Francisco Tamaral, Javier García, José Galván, José Raposo, Loli Vera, Luis Fernández, Pedro Béjar y Yolanda Rivas. 

Y es que esto de la mantilla viene de lejos, concretamente, de los siglos XVII y XVIII, cuando las mujeres de la clase más pudiente comenzaron a utilizar los velos como complemento femenino en actos importantes añadiéndose la peineta como accesorio. Además, el paso del tiempo, factores sociales y, sobre todo, climáticos, han marcado la evolución del tipo de tejido utilizado y su estilo. De esta manera, en el Norte la finalidad era clara: servir de abrigo. Mientras, en el Sur su motivo era puramente ornamental usándose principalmente la seda como materia prima. Hoy día, su uso está limitado prácticamente a la Semana Santa, los toros y las bodas. Eso sí, hay que saber qué dice el protocolo sobre cómo colocársela, pues no están fácil como comprar una y encajarla. 

Para cualquier evento, su largo deberá ser hasta la altura de las manos por la parte delantera y unos dedos por debajo de la cadera en la parte trasera. La peineta también es algo importante para tener en cuenta a la hora de vestir, pues es fundamental que vaya acorde a la altura de la mujer y a la de su pareja, si va acompañada. 

¿Por qué de negro en Jueves Santo? En señal de respeto hacia el fallecimiento de Cristo, razón por la que se visitan los sagrarios, desde el siglo XIX en concreto, luciendo, además, guantes y rosarios. Blonda, Chantilly, tul… muchas posibilidades de tejidos con un único objetivo: ser una dama tradicional y a la moda. 

(Visited 274 times, 1 visits today)

Leave a Reply