Maestros de la costura (flamenca)

Los diseñadores de QLAMENCO elevan a la Alta Costura un pase, en el Hotel Colón, que deja el buen sabor de lo bien hecho

 

 

Pedro González lo hace muy bien. El auténtico responsable que ha estado detrás de las iniciativas de moda más importantes de las últimas décadas en Andalucía -como SIMOF, SIQ o Andalucía de Moda-, lleva un tiempo vinculado como presidente a la Asociación Qlamenco que, el martes por la noche, presentó el desfile “Único Qlamenco” donde, 17 creadores del sector, presentaron modelos exclusivos y numerados -no puede, por contrato con los posibles compradores, haber otros iguales- en el Hotel Colón. En una palabra: maravilla.

Así, pasamos de la propuesta de Agustín Roiz, en negro y con detalles en blanco en la parte superior, plumas de Guinea y cristales de Swarovski en las flores, al fantástico modelo de Alejandro Santizo en terciopelo negro y con gran profusión de volantes en puños y bajos. A partir de ahí, Ana Morón imaginó un paisaje de encajes de flores de olores superpuestas a un cuerpo blanco y una capa de volantes sobre los hombros; Antonio Gutiérrez presentó una malla de hilo metálico con flores blancas y negras en el lateral; Aránega apostó por el infalible blanco sin volantes en unos puños rematados con una flor, también roja; Atelier Rima pintó su tejido con maravillosos paisajes y optó por un volate canastero; Benjamín Bulnes realizó un bellísimo patrón en nude transparente con increíbles aplicaciones en coral mientras que Carmen Vega hizo desfilar n coral con mantón enrejado blanco a modo de segunda piel.

Una clara reivindicación de que nuestro traje típico puede ser alta costura para cualquier “alfombra roja” del mundo. O si no, que se lo digan a Francisco Tamaral y a su maravilloso vestido verde agua con abundantes volantes de gasa. O a Javier García, elegante y sobrio con una impecable confección de matices plateados. O a José Galván y su batón rociero con trazos de color a modo de lienzo abstracto sobre el encaje blanco. O a Loli Vera, con volantes de solapa alrededor de un cuerpo ceñido con lentejuelas y rosas.

Ya en la recta final del pase, Luis Fernández y su opción en blanco con grandes lunares negros; Patricia Bazarot, siempre elegante y glamourosa con un body de asimetrías en las transparencias; Pedro Béjar sorprendió con su reinterpretación del sombrero de ala ancha para un azul celeste con escote barco; Yolanda Rivas derivó hacia las mangas asimétrocas con encaje verde y, en el cierre, Lina impactó con un dos piezas cuyo top tenía reminiscencias orientales recordando el “look” de los japoneses quimonos.

Resumiendo, buena jornada, ésta que relatamos, para amantes de la MODA con mayúsculas. Ojalá se tomara nota. Menos, y mejor, es mejor.

 

 

 

 

(Visited 66 times, 1 visits today)

Leave a Reply