Los peligros de ser famoso

Ser una “celebritie” no es tan sencillo como parece. Y si no, que se lo digan a los protagonistas de algunas historias rocambolescas que evidencian algunas precauciones que hay que tener cuando uno es muy popular

por Marcelino Mora

La noticia de Eugenia Martínez de Irujo respondiendo a un insulto en sus redes sociales esta semana está dando mucho de qué hablar. Sin embargo, éste no es el único caso: Kiko Hernández, Las Campos, Sara Casasnovas o, a nivel internacional, Madonna también han vivido el acoso de fans.

Eugenia Martínez de Irujo

La pequeña del “clan de los Alba” compartía una foto este lunes en su Instagram diciendo: «Con mi sobri Carlos en los premios Mecenazgo». La imagen rápidamente generó varios comentarios entre los que destacó uno por su mal gusto. Una persona bajo un perfil anónimo le escribía: «Joder qué fea eres. Hasta se te sale de la boca el diente puto ese que tienes. Horrenda», ofensa que tuvo su contestación por parte de ella: «La verdad es que no sé si eres hombre o mujer porque bien que te escondes. Tampoco me extraña por lo desagradable que eres sin necesidad. Siento hacerte sentirte tan mal como para expresarte así, pero créeme que el perjudicado/a solo eres tú. Porque todo esto dice muy poquito de ti seas quien seas. Besitos mi amor y que puedas pasar buena noche».

EUGENIA martinez INSTAGRAM2

Kiko Hernández

Lo que empezó también como unas mofas en internet acabó en una auténtica “película de terror vivida en primera persona”, según palabras del propio tertuliano para la revista “¡Qué Me Dices!”. Su acosador se presentó en Telecinco con un cuchillo: “Dijo que era mi ex novio y que hasta que no me matara no iba a parar, que yo era suyo y de nadie más”. Pero ésta no fue la única vez, volvió a personarse en la puerta de su casa con un arma blanca y quemó revistas con imágenes suyas en su felpudo. El colaborador de “Sálvame” tuvo que cambiar de domicilio después de esto aunque el agresor volvió a dar con su nueva dirección, ya que después de mudarse recibió un mensaje a las tres de la madrugada: “Baja, estoy en tu jardín, ¿es que no me vas a abrir la puerta?”. A pesar de haberlo denunciado varias veces y haber conseguido una orden de alejamiento, el “ex Gran Hermano” ha llegado a confesar que estaba atemorizado: “Escucho un ruido en casa y ya estoy alerta. Así no se puede vivir”.

kiko-hernandez

“Las Campos”

Nuestras protagonistas de la portada de enero de “Sevilla Magazine” también han sido perseguidas, según narraban madre e hija en el episodio de “Las Campos” en Málaga. La presentadora de “¡Qué tiempo tan feliz!” recordaba que una mujer la llamaba para invitarla a quedar y le enviaba un ramo de flores por todos sus cumpleaños. María Teresa empezó a preocuparse cuando esa misma señora apareció junto su tumbona un verano para poco después, mientras estaba con sus hijas tomando café en un bar, aparcar el coche delante de ellas y rociarlas con pintura blanca: “Terminamos en urgencias, pusimos varias denuncias y al final un miembro de su familia nos dijo que la retirásemos porque no estaba bien psicológicamente”.

Las-Campos

Sara Casasnovas

La actriz gallega, conocida por sus papeles en series como “Amar es para siempre” o “Hospital Central”, sufrió un ataque a la salida de un teatro donde actuaba. El individuo, que había estado enviándole cartas de amor desde hacía un año, se lanzó sobre ella e intentó herirla con una ballesta en la cara por negarse a responder a sus mensajes. Por suerte, ella pudo apartar la cara a tiempo y él fue detenido. La Policía descubrió además en su mochila un bote de gasolina y una soga.

sara casasnovas

Madonna

La «reina del pop» también sufrió las consecuencias de un perturbado enamorado de ella, el cual llegó a colarse hasta en dos ocasiones en su mansión de Hollywood. La primera vez amenazó con rajarle el cuello «de oreja a oreja» si no podía tenerla. Igualmente dejó una nota diciendo: «Te adoro. Serás mi esposa para siempre». Tras huir, se cruzó con la artista corriendo un día después. La segunda y última vez que el hombre saltó el muro del domicilio fue reducido por sus guardaespaldas. Madonna, que vendió su casa, reconoció en el juicio tener pesadillas desde entonces. Él ingresó en un centro psiquiátrico, del que consiguió escapar durante una semana.

madonna

(Visited 393 times, 1 visits today)

Leave a Reply