Los mejores editoriales de la temporada: Ana Obregón

2017-2018 ha sido una temporada muy intensa para SEVILLA MAGAZINE, realizando en estos meses aplaudidos editoriales de moda y entrevistas de entre las que, este verano, queremos recordar algunas de ellas… como Ana G. Obregón.

Amante de nuestra ciudad, su gente, sus calles y sus tradiciones, verla vestida de flamenca como nunca antes había hecho, era no solo un reto para el equipo de “Sevilla Magazine” sino, sobre todo, un placer. Sin duda, no podíamos haber encontrado mejor embajadora de la moda andaluza que esta mujer de energía inagotable y eterna sonrisa.

 

-Antes de nada, ¿qué tal tu “experiencia flamenca”?

-Me ha encantado. Parte de mi familia es de Huelva y creo que lo llevo en la sangre. Son vestidos maravillosos y me lo he pasado genial toda la sesión.

-Porque en esto de la moda, ¿dónde te ubicas?

-Bueno… Yo voy a mi bola. Revistas de moda, por ejemplo, no compro. No hay que ponerse algo porque se lleve. Eso es ser un borrego. Uso lo que me apetece y me parece que me va bien. No porque se lo pongan dos “influencer” me tiene por qué servir a mí.

-La imagen habla de uno. ¿Qué te gustaría que la tuya dijera de ti?

-Pues lo que suelen comentarme. Que soy natural, optimista, vitalista… Es que es mi forma de ser y lo que se percibe desde fuera.

-Por eso te dimos el premio a “La más querida” en “Favoritos 2017”… ¿Eres consciente del cariño que despiertas?

-He sido más consciente desde que empecé a hacer teatro hace tres años, que es algo increíble. Ahí empiezas y no hay cortes ni repeticiones. Es como tirarse en paracaídas. Y no es lo mismo estar metida -como he estado tres décadas-, en la “tele” o rodando películas -que son casi 30-, que salir y contactar con el público. He trabajado mucho y soy un poco como el mobiliario de cada casa.

-Cuando piensas en Ana Obregón se te viene a la cabeza una eterna sonrisa… ¿Nunca lloras?

-Es que llorar o ir cabreado y hecho polvo es sencillo. Hacer sonreír a los demás es generosidad. Tengo momentos supercomplicados, como el actual, con una situación terrible con mi madre, y, a pesar de todo, he salido a actuar y he hecho reír a quienes estaban enfrente.

-¿No has tenido nunca una depresión?

-No me ha dado tiempo. Soy muy positiva. No puedo bajar la guardia. He sido madre soltera y eso me ha hecho muy fuerte. Era padre, madre, tenía que educar al niño, ir a grabar…  

-¿Lo has hecho de madre bien?

-Soy supermadraza. Me he quitado horas de sueño para bañarle, para llevarle al colegio… Tiene 24 años, ha creado su empresa. Empezó en el garaje de casa, como Steve Jobbs, y ahora tiene 20 clientes importantísimos y un equipo que depende de él.

-¿Te ves de abuela?

-No, no… Ahora se tienen hijos a partir de los treinta y tantos…

 

-¿El destino te ha superado en expectativas?

-Muchas veces. Hombre, la verdad es que me imaginaba una familia como la de mis padres, que llevan más de cincuenta años casados con un amor increíble. Cuando los miro de la mano delante de la televisión pienso, “Madre mía, el amor existe”… Eran otras épocas. Ahora todo es muy rápido. La tecnología va en detrimento del romanticismo. Se queda por whatsapp y se deja por whatsapp. No cuesta nada.

-¿Has dejado de confiar entonces en el amor de pareja?

-Amo la vida y cada segundo en ella pero no busco para nada el amor de pareja. Estos años sin novio están siendo los más felices para mí porque mi felicidad depende de mí y ésa es la verdadera dicha. Hay muchos que se confunden. La felicidad no depende de una audiencia o de un compañero sentimental. Está dentro y, gracias a la meditación y al yoga -que practico desde hace unos ocho años-, he encontrado esa paz.

-¿Puedes llevar una vida normal?

-Sí, sí. Voy al supermercado y a todos sitios. Nunca he ido de famosa ni ser lo que es ir de eso. Aún me sigo sorprendiendo cuando voy a los sitios y me tratan tan bien.

-¿Llevas bien el paso del tiempo?

-Lo que mejor. Si potencias mucho tu interior te importa un pito que te salgan arrugas. Ya has tenido 20 y sabes lo que es. A partir de los 50 es como un milagro. No lo hubiera llevado bien si me hubiera basado en un físico. Es más, lo que más me ha dolido de mi profesión ha sido cuando me elegían la más guapa o el sex symbol. Era como si me crucificaran. Me parecía muy machista. Tengo una carrera, me he preparado intelectualmente y duele que seas un físico solo.

-Pero tú gustas mucho…

-Ya pero no es nada. Si quieres estar con alguien guapo, ponte una foto de un modelo. De lo que te enamoras es de la personalidad.

-¿Has conquistado a los hombres que has deseado?

-Es que va a sonar prepotente… Pero la verdad es que cuando he querido tener un hombre, lo he tenido. Aunque siempre me han buscado. Con todas mis relaciones ha sido así. Como Sucker, que cuando llegó a España me descubrió en la “tele” y se empeñó, durante tres o cuatro meses, en conocerme. Y con Fernando Martín igual.

-¿Te han sido infieles?

-Sí… Solo uno muy popular, que todos saben quién es. Yo no lo he sido nunca. Es como ser infiel a ti mismo.

-Por cierto, si alguien quisiera conquistarte, ¿lo tendría muy difícil?

-No… Pero me cuesta un montón pensar en eso. Estoy tan feliz, tan en paz… No sé si me quedaría tiempo siquiera… Sí que me ganan con el sentido del humor. Necesito reírme. ¡Ah! Y la honestidad también es esencial…

 

Reportaje gráfico: Nacho Álvarez
Maquillaje y peluquería: Lole Díaz Ramírez (Equipo Paco Cerrato)
Producción: Iván Alcázar
Complementos: Florsali, MM Garrido y Sabina
Ubicación: Hotel Ateneo Sevilla

(Visited 58 times, 1 visits today)

Leave a Reply