Los helados no son solo para el verano…

 

Desde finales de 2012, las Heladerías La Abuela ofrecen a su clientela un amplio surtido de helados confeccionados con la mejor materia prima, tal y como hoy nos explica su gerente, Fernando Rodríguez

por Ricardo Castillejo

Las heladerías La Abuela nacieron en plena crisis gracias a la iniciativa de Fernando Rodríguez, gerente de la empresa, y Antonio Ruiz, socio del negocio y heladero experto en el sector. Ambos, con la experiencia de un primer establecimiento en Écija, pusieron sus ojos en Sevilla capital, donde han abierto tres centros (en la calle Laraña, Tetuán y en la avenida de la Constitución), que funcionan los 365 días del año –sí, en otoño e invierno también- ofreciendo un producto que cuenta con la mejor materia prima para encontrar una excelencia en los sabores única en el mercado.

Fernando Rodríguez, gerente de Heladerías La Abuela. Fotos: Jesús Bolín

Fernando Rodríguez, gerente de Heladerías La Abuela. Fotos: Jesús Bolín

-¿Cuál es la diferencia de vuestros helados a los de otros negocios similares?

-Fundamentalmente los productos con los que trabajamos. Eso y la forma de fabricarlos. Hoy día cualquier persona con una máquina sencillita, gracias a la industrialización del sector, puede fabricar helados. Se trata de echar unos polvos al agua y seguir el procedimiento adecuado. Nosotros nos hemos decantado por el método tradicional, dejando a un lado las bases y apostando por una formulación única para cada sabor. Luego la fruta la traemos de Francia, los pistachos de Argelia, el chocolate de la República Dominica… Así, el resultado es artesano y está de veras elaborado.

-Pero hoy día, con tanta alimentación “basura”, ¿sabemos apreciar un trabajo tan selecto?

-Yo creo que sí. Hay una gran competencia pero apenas la hemos notado porque el público sabe dónde está la calidad. Otros helados tienen cierta química que deja en el paladar una especie de acidez que hace que todo sepa casi igual. En La Abuela un helado de limón es de zumo de limón y, aunque haya quien piense que es amarillo, su auténtico color es blanco (lo amarillo es la cáscara). Es como el vino. Uno bueno y uno malo se diferencian enseguida.

-¿Qué comentarios de vuestros clientes os emocionan más?

-Cuando alguien nos dice que son los mejores helados de Sevilla o los mejores incluso del mundo. Eso es muy satisfactorio escucharlo.

IMG_2236

-¿El precio refleja la calidad que ofrecéis?

-No. Hablamos de un concepto que podríamos encuadrarlo en la categoría de “gourmet”, pero hay que adaptarse al mercado y a la competencia. No puedes desorbitar los precios.

-¿Cuáles son los sabores “estrella”?

-Para los turistas los de frutas. Son más frescos e hidratan. Y luego está el chocolate, nata con dulce de leche, turrón, nata con dulce de leche, chocolate con kínder, yogur…

-No me mencionas esos que llaman tanto la atención como los de fabada o tortilla de patatas…

-Es que esos helados son todos artificiales y se hacen a base de colorantes o edulcorantes. Química, en definitiva, para darle ese sabor o aroma. Hay helados que, de forma natural, son imposibles de fabricar.

-¿Y a los que les preocupan las calorías de más? ¿Qué puedes decirles?

-Lo que vendemos es sano. No lleva grasas malas, ni saturadas. Tiene leche fresca y alimentos de primera calidad. Es cuestión de decantarnos por el helado que menos engorde.

heladeria la abuela 3

(Visited 310 times, 1 visits today)

Leave a Reply