Loreto Valverde “Seré una “cincuentona” estupenda”

La popular actriz protagoniza en el teatro Quintero “El otro lado de la cama”, función con la que estará en Sevilla hasta el domingo 20 de este mes

por Ricardo Castillejo

No hay trampa ni cartón. Loreto Valverde es tan simpática, natural, espontánea y cercana como se ve en televisión. Con una larga trayectoria en la que ha tocado desde la música al teatro pasando, por supuesto, por la televisión –medio que le dio la fama nacional-, la artista se incorporó al elenco, el pasado 1 de julio, de “El otro lado de la cama”, musical en el que comparte cartel con Alex Casademunt, Silvia Gambino y José Manuel Pardo y con el que llegó ayer a Sevilla para quedarse hasta el domingo de la próxima semana. Una buena oportunidad para charlar con una de las “risas más famosas de España”…

-¿Qué tal ha resultado el comienzo de esta nueva aventura en su carrera?

-Pues fíjate… He pasado de un musical clásico como “Sonrisas y lágrimas”, con el que he estado casi tres años, a esta comedia contemporánea. El cambio ha sido brutal pero muy bueno. De la baronesa a Paula, una chica con los problemas de hoy, que se enamora de uno pero se acuerda del de toda la vida, que no sabe qué hacer… Tenía algo más grande y he pasado a una producción más pequeña pero divertida y muy bien presentada.

-¿Le gustaba hacer de mala en “Sonrisas y lágrimas”?

-Mucho. La baronesa era completamente opuesta a mí. No toleraba a los niños, tenía una actitud prepotente… Ése es el privilegio de ser actor, poder representar otros roles. Es cierto que, al final, el público (los niños, sobre todo), la miraban con recelo pero me ha dado muchas satisfacciones.

loretovalverde02-Pero este nuevo papel le resulta más cercano, ¿verdad?

-Sí. Es el más bondadoso de toda la función, tiene los pies en el suelo y no sabe si con uno, si con otro, le toman el pelo… Es la más dulce y lleva mucho lucimiento musical para mí, más allá de las canciones que hace el elenco. Vamos, ¡un “bomboncito”!

-¿Cuál es su conclusión respecto a las historias de amor actuales?

-Es que eso no cambia por mucho tiempo que pase y tenemos poco que hacer en eso… A veces lucha el corazón con la cabeza y eso es algo que siempre existirá. La suerte es que llegue alguien, como me ha pasado a mí, que equilibre los dos lados de la balanza.

-Lleva con su pareja desde 1999… ¿Hay secreto?

-No. Es dar con la persona y no hay que darle más vueltas. Claro que es fundamental el respeto y la admiración, que debe ser mucha, por quien tienes al lado.

-Tiene dos hijas, de 9 y 14 años… ¿Son admiradoras suyas?

-A ellas ya les corre la vena artística por la sangre. Participaron en Madrid en “Sonrisas y lágrimas” y fue una experiencia maravillosa para mí. Lo mismo que mi padre me aconsejó a mí se lo traslado a ellas. Hay que prepararse y, si deciden dedicarse a esto, hacerlo dignamente. Son “carne de camerino”, como yo de pequeña (risas).

-¿Y le agrada a usted que decidieran seguir sus pasos? Es una profesión dura…

-Lo saben. Dura e inestable. No las forzaría a nada. Son muy buenas estudiantes y quieren hacer su carrera. Después, ya veremos… No siempre se tiene suerte en la vida. Gracias a Dios, su madre sigue manteniéndose y viviendo de lo suyo pero no es lo mismo con todo el mundo.

-Realmente nunca le ha faltado el trabajo…

-Hombre, ha momentos en los que, de pronto, tienes que dedicarte un año a tu familia pero no me han faltado proyectos ni de presentadora, ni de actriz, ni de cantante. Eso, en la madurez de la vida, es un lujo.

-¿Qué le debe a la televisión?

-Mucho. Fue un antes y un después para mí. Pero no la contemplo con nostalgia. Son etapas a recordar con cariño pero prefiero disfrutar del presente y mirar al futuro con ilusión.

El-otro-lado-de-la-cama-Su risa fue clave para llegar a la gente… ¿Era de verdad o un poco teatralizada?

-¡Qué va! Me hizo popular porque Emilio Aragón, al que adoro, sacaba tomas falsas de todo el material que había. Nos pasaba de todo y él era tan gracioso… Pero mi risa es así. Los que me conocen saben que es un acto involuntario. Se hizo famosa por rara pero, si te fijas, jamás la he hecho en un guión. Es más, cuando salía con mi hermana de “bolos”, me gritaban: “¡Ríete!” y yo lo pasaba fatal porque no me salía. Es un defecto de fabricación (risas).

-Va camino de los cincuenta… ¿Lo lleva bien?

-¡Qué raro escuchar eso de los cincuenta! (risas) Pues sí. Me veo fenomenal, tengo salud, una actitud vitalista, jovial… Llegaré siendo una cincuentona estupenda, con ganas de seguir, con fuerza… Con esa edad hoy día eres activo y estás “a tope” (risas).

(Visited 2.293 times, 1 visits today)

Leave a Reply