Lorena Gómez: “No nací para sentarme a contar mi vida en un programa”

 

Cada vez más ligada a nuestra tierra a través de la relación que mantiene con el jugador del Betis, Antonio Barragán, Lorena Gómez va dando pasos firmes y seguros en una trayectoria a la que suma el éxito ahora de “Vulnerable a ti”

 

por Ricardo Castillejo

 

Lorena ama a Sevilla. Desde mucho antes de tener como novio a Antonio Barragán, futbolista del Real Betis que ha sabido ganarse el corazón de la artista y junto al que es frecuente verle por nuestras calles. Con la copla y el flamenco como cimientos musicales, esta joven de 31 años nacida en Lérida, estuvo encantada protagonizando el editorial de enero en “Sevilla Magazine”, el primero del año en Andalucía en lo que a moda flamenca se refiere. Ganadora de “OT” en 2006, y finalista en “Tu cara me suena” hace dos temporadas, la artista ve cómo le sonríe el éxito con “Indomable” y “Vulnerable a ti”, nueva apuesta con la que vuelve a dar un giro de turca a una carrera ya extensa y en la que no ha faltado, rodando varias telenovelas, la aventura Hispanoamericana. Y parece ser que todo esto -que es mucho ya-, es solo el principio…

-Estás sonando por todos lados…

-Pues sí. “Vulnerable a ti” ha superado el medio millón de escuchas en Spotify y en Andalucía he sido “número 1” en Canal Fiesta. El 70 por ciento de quienes me escriben por redes son de aquí.

-¿Qué tienes tú de vulnerable?

-Pienso que tengo más “indomable” que de “vulnerable” pero, obviamente, me siento vulnerable con la familia, con mis sobrinos -que hacen lo que quieren conmigo-, ante la enfermedad, cuando estás enamorada también te vuelves vulnerable en muchos aspectos…

-En “Tu cara me suena” te tachaban de fría…

-Soy muy perfeccionista y muy exigente conmigo misma y, en televisión en concreto, siempre quiero que todo esté perfecto. Lo que pasa es que hay que dejar un lugar a la improvisación y no calcular tanto todo. Ése ha sido mi fallo toda mi vida, que siempre he querido ser tan perfecta en la ejecución que he resultado fría en el sentimiento. De todos modos, si se me viera en las distancias cortas lo mismo se pensaría diferente…

-¿Ha sido para ti más importante “OT” o “TCMS”?

-(Suspira) “Operación Triunfo” fue mi escuela, donde aprendí, me hice mayor. “Tu cara me suena” ha sido el resurgir. A los dos les debo mucho. Al primero darme a conocer y al segundo, devolverme a mi tierra. Si tengo que quedarme con uno sería con “OT”, que fue mi sueño desde el principio.

-¿Por qué has tardado tanto, a pesar de tener ya una trayectoria larga, en lograr el reconocimiento?

-Para todo hay un momento. He aprendido en esta última década mucho. Los seis años que estuve en Estados Unidos, sola, me han servido para conocerme mucho más, pero ha sido mucho bagaje de aprendizaje y ahora estoy preparada para lo bueno y para lo malo. Las adversidades me han hecho crecer y, mientras a nivel personal me he vuelto más sensible, a nivel profesional ya no me afecta nada tanto. Si me dicen que “no” ya no es la depresión más absoluta. Seguro que se abrirán otras puertas.

-¿Eres la mejor?

-Nunca he pensado eso. Solo que soy feliz con lo que hago y que, cuando me subo a un escenario, quiero hacerlo lo mejor posible. Quiero disfrutar, pero también hacer disfrutar al público. Creo que es el propósito de todo artista. Cuando actúas hay muchos focos pendientes de ti, los nervios juegan malas pasadas, no siempre tienes un buen día… Yo guardo todas las emociones en mi garganta y si no estoy bien, lo llevo ahí y se me nota.

-Ahora, por tu relación, eres más sevillana que nunca, ¿no?

-Vengo muchísimo, aunque mi casa esté en Madrid. Siempre me ha gustado mucho Sevilla. De hecho, viví una temporada aquí porque estuve de jurado en “Se llama copla” y, desde los quince que la pisé por primera vez, me enamoré de ella.

-¿Cuándo empezó todo con Antonio?

-Hace un año y algo más nos conocimos y llevamos nueve meses ya.

-Vuelve a cumplirse lo de artista y futbolista…

-Pero eso no se elige. Viene y viene. Ya sea futbolista, pintor… Evidentemente es más fácil tener acceso a este tipo de personas porque son con las que coincides en los eventos.

-¿Te casarás en la Macarena?

-(Risas) Es que él es de la Esperanza de Triana y siempre dice que, cuando se case, será ahí con lo que, por mi parte, ningún problema si es él el elegido (risas). Soy “fan” de la religión y de cómo se vive en vuestra tierra.

-¿Es necesario actualmente tener la parte social, como personaje, para estar arriba?

-Hay muchos cantantes que no son personajes. Yo, por ejemplo, si hubiera querido posar en “Interviú”, o ir a “Supervivientes” o “Gran Hermano” lo podría haber hecho pero ahí habría empezado, sin tener nada en contra de los “realities”, mi muerte profesional. Tengo claro lo que quiero y lo que no y lo que no quiero es echarlo todo por la borda por dinero o popularidad, que es muy efímera.

-Entonces, ¿dónde está el límite de la prensa?

-Los pongo. Si miras atrás nunca verás nada íntimo mío. A día de hoy no creo que me sentara a contar mi vida en un programa. No nací para eso.

-Lorena, eres una mujer atractiva, que gusta a los hombres… ¿Notas ese poder sobre el colectivo masculino?

-Bueno, queda mal decirlo pero sí, lo noto… No sé si me miran por ser conocida o llamativa, porque soy alta… ¡Lo mismo es por algo malo! (risas).

-¿Te consideras sexy?

-Hombre, me siento así. Si en este trabajo no te sientes sexy, estás perdido. Es muy triste subirte a un escenario y no dejar huella.

-Lo que sí te cuidas, ¿no?

-Especialmente desde que estuve en Miami, donde el culto al cuerpo es total. Tenía muchas amigas dedicadas al fitness por completo y todos los días había que levantarse a las… ¡cuatro y media de la mañana! Hacía una clase de “bootcamp” y luego cogía la bici para ir al gym. Mis piernas eran una piedra. Claro que luego llegas a España y ese culto al cuerpo se te olvida por completo, aunque hay que hacerlo más por salud que por estética.

-¿No estás sometida a la tiranía de la imagen?

-El secreto de la belleza está en la seguridad de ti misma. Los estándares de moda, delgada, grande… A mí me dicen “Tú eres un mujerón” y eso te lo puedes tomar bien o mal. Si cuando te miras al espejo te gusta lo que ves tienes mucho ganado y lo que te digan debe darte un poco igual. Hubo una época que quería estar delgada y, por mucho que me lo decían, no entraba en razón. Creía que la delgadez extrema era bonita y ahora, cuando veo fotos de antes, pienso: “Ésa no soy yo”.

Reportaje gráfico: Juanjo Moreno
Ayudante y fotos Making of: Jesús Barrero
Maquillaje y peluquería: Constan Sánchez
Producción: Iván Alcázar
Ubicación: Hotel Barceló Renacimiento

 

(Visited 420 times, 1 visits today)

Leave a Reply